Estas aquí =>

Lactancia Materna: la alimentación del niño luego de los 6 meses

Dar el pecho o amamantar a un bebé siempre despierta ciertas dudas y preguntas a las madres, que van encontrando sus respuestas según vayan conociendo más a su bebé, pero la incertidumbre surge cuando el niño debe recibir otro tipo de alimentación.

¿Hasta cuándo dar el pecho o amamantar al bebé? ¿Cuándo ha de iniciarse la alimentación complementaria? Son tantas las dudas que en unas ocasiones las resuelven el sentido común de cada madre, o los consejos de la abuela. En esta ocasión te presentamos una guía acerca del cambio que se somete el niño en cuanto a la alimentación.

Durante los primeros 6 meses de vida del bebé, la alimentación ideal es la leche materna en forma exclusiva, es decir pecho y solamente pecho. Al llegar a los 6 meses, se iniciará la introducción de las primeras papillas.

Para informarnos mas acerca de este tema, nos pusimos en comunicación con la Licenciada en nutrición Lorena Chaves, quien dio algunos consejos y recomendaciones para las madres que deben iniciar un cambio en la alimentación del niño.

 

 

 

¿Como mínimo hasta los cuántos meses debería mamar el recién nacido?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de nacido, cumplido ese plazo, el/la bebé puede ser destetado. La lactancia materna puede extenderse hasta los 2 años de nacido.

¿Cuáles son los métodos para un destete adecuado?

No existe un método que pudiera considerarse correcto o incorrecto para el destete; se recomienda cumplir con la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, a partir de ahí, comenzar con la introducción de alimentos complementarios y seguir con la lactancia hasta los 9 meses idealmente, pudiendo extenderse hasta los 2 años, todo depende de la voluntad de la madre, y del interés del bebé, que puede disminuir a medida que adquiera más autonomía.

¿Qué hacer cuando la lactancia debe ser interrumpida?

En estos casos se encuentra disponible en el mercado una amplia variedad de fórmulas lácteas denominadas maternizadas, debido a que son elaboradas respondiendo a una composición de nutrientes semejantes a la leche humana. Este tipo de fórmulas constituye la alternativa de elección para reemplazar la lactancia materna.

¿Por qué no debe administrarse agua al bebé con lactancia exclusiva hasta los 6 meses, incluso en países con mucho calor como el nuestro?

La leche materna tiene más de 80% de agua, especialmente la primera leche que el bebé consume en cada mamada. Por tanto, si la madre siente que su bebé está sediento, ella debe amamantarlo para así calmar la sed. Los bebés no necesitan agua adicional, ni siquiera en climas calientes. Esta es una de las razones por las que la OMS recomienda que niños y niñas reciban lactancia materna exclusiva en los primeros 6 meses de vida.

¿Cuáles son las sustancias que alteran la leche materna y pueden provocar
cólicos en el bebé?

Algunos alimentos de la dieta materna han sido relacionados con este síntoma, especialmente cebolla, repollo, brócoli, coliflor, leche de vaca, chocolate, cítricos, por lo que se recomienda eliminarlos de la dieta, cuando los cólicos en el bebé están presentes.

¿Qué alimentos aumentan la producción de leche materna?

Ningún tipo de alimento aumenta la producción de leche materna. Esta depende exclusivamente de la voluntad de la madre, del reflejo de succión del bebé que estimula la producción de leche y del consumo adecuado de líquidos.
Se aconseja tomar 800 ml extra de 2 a 3 litros de líquidos aconsejados durante esta etapa, idealmente de agua mineral antes durante y después de dar de mamar.

¿Qué consecuencias tiene la lactancia materna para la salud de la madre?

La lactancia materna favorece la salud de la madre en el periodo inmediatamente posterior al parto, porque ayuda a que el útero se contraiga más rápidamente, y así reduce las pérdidas de sangre. En el corto plazo, la lactancia materna retrasa el retorno de la fertilidad, mientras que a largo plazo disminuye los riesgos de contraer cáncer de mamas, de útero y de ovario. Una vez que la lactancia se ha establecido, las mujeres con frecuencia se sienten muy bien anímicamente, ya que tienen mayores niveles de prolactina (una hormona relajante) y de oxitocina (hormona que estimula la subida de la leche e induce efectos anti-estrés). También la lactancia ayuda a estilizar la silueta (utilizando la grasa de reserva posparto para producir leche) y lo más importante es que favorece el vínculo madre-hijo.

¿Cuáles son las recomendaciones para la primera comida del bebé?

La OMS recomienda que los lactantes empiecen a recibir alimentos complementarios a los 6 meses, primero unas dos o tres veces al día entre los 6 y los 8 meses, y después, entre los 9 a 11 meses y los 12 a 24 meses, unas tres o cuatro veces al día, añadiéndoles aperitivos nutritivos una o dos veces al día, según se desee. Los alimentos deben incorporarse en forma gradual, en primera instancia se sugieren los cereales sin gluten (evitar el trigo y sus derivados), luego las verduras y frutas seguidas por las carnes y por último los huevos. Es deseable que se continúe con la lactancia durante la incorporación de alimentos sólidos, al menos hasta los 9 meses de edad.

¿Que alimentos son necesarios para después de la lactancia materna?

Como se indica en las Guías Alimentarias del Paraguay para Niñas y Niños menores de 2 años, en el libro parte 2, este proceso de consumir alimentos  distintos de la leche materna se conoce como alimentación complementaria. En
esta etapa los bebés deben comenzar comiendo alimentos de los distintos grupos que conocemos. De los vegetales y tubérculos se incluyen la papa, mandioca, zapallo, batata, espinaca, acelga y zanahoria. Entre los cereales se incluyen arroz, harina de maíz y fécula de maíz (maicena) y se recomienda comenzar con el trigo y sus derivados (harina) a partir de los 8 meses. Entre las frutas se recomienda banana, aguacate, manzana y pera y entre las carnes la vacuna y la de pollo. Aceite vegetal de maíz, soja y girasol. No olvidar incluir sal yodada en pequeña cantidad en las comidas.

¿Recibirá igual el bebé los nutrientes que necesita?

Se estima que a los 6 meses el niño presenta una capacidad similar a la del adulto para digerir y absorber los nutrientes, por lo tanto obtendrá los necesarios mediante una buena alimentación complementaria.

¿Se puede dar leche de vaca al bebé como sustituto de la leche materna?

Durante el primer año de vida del bebé se desaconseja la utilización de la leche de vaca para la alimentación del lactante. Su consumo está asociado a pérdida de pequeñas cantidades de sangre en las heces debido a que el intestino aún no se encuentra preparado para digerir la proteína de la leche.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?