Estas aquí =>

Algunas recomendaciones para prevenir enfermedades respiratorias

El periodo de mayor actividad de los virus que causan enfermedades respiratorias coincide con el otoño e invierno e históricamente, el tiempo que concentra el mayor número de casos se inicia en los últimos días de mayo, extendiéndose hasta fines de agosto. El Ministerio de Salud reitera que se tienen que tomar precauciones y así evitar propagar el mal.

Esta situación, sumada a las condiciones climáticas propicias para la trasmisión de los virus respiratorios, hacen necesarias adoptar medidas para prevenir las enfermedades respiratorias, por tanto, es importante tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

Medidas de prevención diarias:

1.- Lávese las manos frecuentemente: esto ayuda a la protección contra gérmenes. El uso de alcohol gel es una alternativa al lavado con agua y jabón en caso que éste último no sea posible.

2.- Evite el contacto directo: con personas enfermas y si es usted el que se encuentra enfermo, mantenga la distancia con otra gente para evitar la dispersión del virus.

3.- Guarde reposo en su hogar cuando esté enfermo: el reposo domiciliario es lo indicado. Esto ayudará a evitar el contagio a otras personas y a una mejor recuperación.

4.- Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo al toser o estornudar: esto evitará que los gérmenes expulsados afecten a los que se encuentren cerca de usted.

5.- Evite tocarse los ojos, la boca, la nariz: los gérmenes pueden diseminarse cuando una persona toca algo que está contaminado con ellos y luego se toca los ojos, la nariz o la boca.

6.- Mantenga hábitos saludables: un buen estado de higiene bucal y personal, dormir bien, mantenerse activo físicamente, en lo posible controlar el estrés, beber mucho líquido y comer alimentos nutritivos son hábitos que mejoran el estado de salud. Evitar cambios bruscos de temperatura y corregir factores ambientales como la contaminación del aire interior (por ejemplo, no fumando al interior de la casa) y fomentando una higiene correcta en los hogares.

7.- Evite el intercambio de saliva: utilice utensilios personales como vasos, bombillas de tereré, chupetes, mamaderas, juguetes u otros utensilios que se lleven a la boca.

8.- Desinfección de sitios comunes: es importante prestar atención a la desinfección frecuente de superficies de “alto nivel de contacto” como picaportes y equipos comunes como auriculares de teléfono, mouse de computadoras, con hipoclorito de sodio (lavandina).

9.- Vacúnese: si usted se encuentra en uno de los grupos objetivos de la vacunación contra influenza debe vacunarse. Las vacunas contra la influenza hacen que el sistema inmune desarrolle anticuerpos aproximadamente dos semanas después de la vacunación brindando así protección contra la infección con los virus incluidos en la misma. Controle el carnet de vacunación de su hijo/a para verificar que se encuentre con los esquemas completos.

10.- Medicación: utilice medicamentos únicamente prescriptos por su médico y evite automedicarse.

Se recomienda a los padres no enviar a los niños a la escuela/guardería si están con fiebre o algún síntoma de enfermedad.

En la institución educativa /guardería: implementar los filtros de supervisión, y si se presenta un niño con fiebre u otros síntomas, se lo debe enviar de nuevo al domicilio, con la recomendación de llevarlo a la consulta médica.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?

Ir a la barra de herramientas