Estas aquí =>

Miles de personas exigen veto al acuerdo sobre Yacyretá y el fin de la corrupción

Miles de personas se concentraron anoche en Asunción para denunciar la corrupción política y exigir además el veto presidencial a las Notas Reversales que introducen modificaciones en el Tratado de Yacyretá, en la represa homónima que comparten Paraguay y Argentina.

Ambos temas fueron objeto de denuncias por los reunidos en la Plaza de Armas, frente al Congreso, muchos con banderas paraguayas y que acudieron ante la llamada de varias organizaciones estudiantiles.

Desde el estrado instalado en el lugar se celebró el hecho de que horas antes se produjera la renuncia a su escaño del diputado oficialista José María Ibáñez, que había admitido ante la Justicia un hecho de corrupción. La renuncia de Ibáñez era uno de los motivos de esta convocatoria, que además fue de rechazo a la votación de la semana pasada en la Cámara Baja, donde no prosperó el pedido de pérdida de investidura del diputado.

“No a la impunidad” o “fuera delincuentes disfrazados de gobernantes” fueron algunos de los lemas que se gritaron y se leían en los carteles de quienes se juntaron en la Plaza de Armas.

Los organizadores instaron a la ciudadanía a no mostrar solo su indignación en las redes sociales y a bajar al campo de batalla para seguir propiciando la renuncia de otros legisladores imputados.

El repudio ciudadano a Ibáñez se intensificó después de que la semana pasada la Cámara de Diputados tratara el pedido de pérdida de investidura.

En esa votación, Ibáñez conservó el escaño gracias a las abstenciones de 42 diputados y solo 27 votos a favor de apartarle del Congreso, lejos de los 53 requeridos para ese fin.

Días después se produjeron manifestaciones frente al domicilio de Ibáñez, además de una campaña de boicot de varios restaurantes y establecimientos, que le prohibieron la entrada en base al derecho de admisión.

Y esta tarde Ibáñez presentó su renuncia con una carta al presidente de la Cámara de Diputados, Miguel Cuevas.

La campaña ciudadana hacia Ibáñez se debe al caso de los “caseros de oro”, como se conoce popularmente, y se remonta a 2013, cuando la prensa forzó al Poder Legislativo a publicar los nombres y sueldos de sus funcionarios, lo que reveló la contratación por parte de parlamentarios de familiares y allegados.

Los datos sirvieron para conocer que Ibáñez pagaba a cada uno de los tres cuidadores a su servicio 2,5 millones de guaraníes a través del Congreso.

El congresista reconoció los hechos y propuso una donación de 200 millones de guaraníes a varios hospitales públicos a modo de reparación.

El segundo eje de la protesta en la Plaza de Armas fue la aprobación por parte del Congreso de las Notas Reversales que introducen modificaciones en el Tratado de la represa de Yacyretá.

El acuerdo es dañino para el país por el hecho de que se entrega prácticamente la Binacional por más de 20 años aproximadamente y ayuda más a la Argentina que al país, señaló Miguel Vera, vicepresidente de la asociación de estudiantes de odontología de la Universidad de Asunción.

Horas antes de esas expresiones en la Plaza de Armas, la Conferencia Episcopal Paraguaya solicitó al Ejecutivo que postergue la sanción y promulgación de las Notas Reversales.

Instó al Ejecutivo a esperar al 15 de agosto, fecha de entrada del nuevo Gobierno, para evaluar de forma más completa, las repercusiones que esa firma representa para los bienes, los recursos y la soberanía nacional

La aprobación de las Notas Reversales implica una modificación del tratado y establecerá el reconocimiento de la deuda de Yacyretá con el Tesoro de Argentina, cifrada en más de 4.000 millones de dólares.

Al mismo tiempo que indemnizará a Paraguay con 940 millones de dólares, en compensación por la inundación del territorio paraguayo durante la construcción.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?