Estas aquí =>

Audios revelan escandolosos manejos de la justicia

El secreto a voces del tráfico de influencias en la justicia pudo ser comprobado estos días, luego de que fueran filtrados audios de llamadas entre una fiscal y el secretario del miembro del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, el senador Oscar González Daher.

En el pasado, la filtración de un audio en donde el senador Juan Carlos Galaverna, le daba el “criterio político” al entonces miembro colorado de la Corte Suprema de Justicia Wildo Rienzi, fue todo un escándalo.

Pero, ante esto, Calé queda como un aprendiz. Pues se filtró una grabación en la que supuestamente, Raúl Fernández Lippmann, secretario del senador Óscar González Daher, mantenía una conversación telefónica con la fiscala Karina Giménez.

La conversación filtrada, daba cuenta de los turbios manejos de nuestra justicia, del tráfico de influencias y todas las sospechas que siempre rondaron a estos estamentos.

En efecto, en un juicio, que supuestamente era por el robo de un celular, el transfondo aparentemente era una pelea entre barrabravas de Olimpia y Cerro.

En una parte de la conversación, la fiscala Karina Giménez amenazó con “trancar” una causa por invasión de inmueble que afecta al club Deportivo Estanzuela de Fernando de la Mora, transferido por el hermano del senador cartista Óscar González Daher, a Tabas Inmobiliaria.

Luego, se filtró otro audio, esta vez, el mismo secretario, pero con otra fiscala, Nadine Portillo, sobre un caso de disputa de tierras que tiene la secta Moon en el Chaco paraguayo. El litigio involucra a implica a Preston Moon, por un lado, y a uno de sus hermanos, Sean Moon, por unas 480.000 hectáreas en el Chaco.

Según el segundo audio, se entiende que González Daher y su secretario Fernández Lippmann operaron para lograr la designación del fiscal Igor Cáceres en el caso. La intención era la de imputar a los implicados para extender el caso, para seguir disfrutando de “beneficios económicos”.

En dicho caso, es representante de la secta Moon, el ex-ministro del Interior, Carmelo Caballero, quien admitió que Fernández Lippmann, le pasó datos clave sobre el caso, aunque negó haber “traficado” por esos datos.

Sin embargo, en la conversación, hasta se mencionan cuentas bancarias, porqué hablar con el secretario de un miembro del JEM, sobre lo que se cobraría por el juicio? Es muy “extraña” esa conversación, suponiendo que sólo fuera un favor de amigos la información que le dieron al abogado Carmelo Caballero.

“Todos jugamos con el poder mientras estamos. Después nos vamos a la p… y hule otra vez estamos”, dice quien es supuestamente Fernández Lippmann.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?