Estas aquí =>

Avanza ley para abolir el sistema de salud de Obama

Reformas. La enconada lucha por derogar y reemplazar la ley de salud que impulsó el ex presidente Barack Obama dominó los debates en el Congreso

La Cámara de Representantes de Estados Unidos, controlada por los republicanos, impulsó ayer en una votación 217-213 una nueva versión de la Ley de Atención Médica de Estados Unidos para revocar y reemplazar gran parte de Obamacare.

La votación fue arriesgada, pero representa un gran avance para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien no pudo hacer que el Congreso aprobara alguna ley importante durante sus primeros cien días en la Casa Blanca.

Lo que prevé la nueva iniciativa. La nueva iniciativa prevé poner fin al aumento de impuestos para personas que ganen más de 250.000 dólares al año y una serie de grupos industriales, incluyendo aseguradoras, fabricantes de medicamentos y dispositivos médicos y centros de bronceado.

Sin embargo, la iniciativa mantendrá en vigencia una cláusula clave de Obamacare que permite a los jóvenes estadounidenses mantenerse dentro de los planes de salud de sus padres hasta los 26 años de edad.

Un sistema centrado en el paciente. Una versión anterior del proyecto republicano para derogar el Obamacare fracasó en marzo, boicoteada por la oposición tanto de moderados como de conservadores dentro del partido oficialista.

Los que apoyan la nueva versión, que deberá ser analizada y votada por el Senado, la defienden como un sistema más libre, centrado en el paciente.

Siguen los puntos clave del sistema de salud actual -que ayuda a 20 millones de estadounidenses a tener cobertura pero ha sido criticado por aumentar las primas y otros costos- y los cambios propuestos por el último sustituto republicano.

No más cobertura obligatoria. En Estados Unidos, el seguro de salud es básicamente privado. Alrededor de la mitad de los estadounidenses tienen cobertura a través de sus empleadores, a menudo a un costo razonable, según la Kaiser Family Foundation.

Cerca de un tercio de los estadounidenses está cubierto por los planes gubernamentales, ya sea a través de Medicare para aquellos mayores de 65 años o Medicaid, el programa de seguros para los pobres.

El resto tiene que arreglárselas por su cuenta: compran seguros o no tienen cobertura, pagando en efectivo por sus gastos médicos. Los costos para estos grupos pueden ser muy altos. Bajo las reformas de Barack Obama, las personas deben obtener un seguro de salud o pagar una multa.

En el nuevo plan no habrían multas. Las personas sin seguro no serían multadas bajo el nuevo plan, que ya no obligaría a la cobertura individual.

El liderazgo del partido republicano convenció a varios escépticos con una enmienda que agrega 8.000 millones de dólares por cinco años para ayudar a cubrir los costos de seguros para las personas con condiciones preexistentes. Los estados podrían solicitar la exención de algunas disposiciones que eran claves en el Obamacare, incluida una que exigía una cobertura mínima de servicios considerados esenciales, como la atención de maternidad y los servicios de emergencia.

Obamacare permitió la expansión de Medicaid, un programa de atención médica administrado para individuos pobres.

Detalles

  • Vencidos, pero no rendidos, los demócratas insistieron en que los republicanos pagarán el precio en las elecciones por anular cláusulas fundamentales de la ley.
  • El presidente Trump elogió la aprobación y dijo que está “muy confiado” en que también pasará en el Senado.
  • Los republicanos prometieron anular la reforma de salud de Obama desde su promulgación en el 2010, pero este año -con Trump en la Casa Blanca y control pleno del Congreso- es su primera oportunidad real de lograrlo.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?