Estas aquí =>

Choferes de línea cancelada de Areguá se encadenan por volver a trabajar

Son choferes que habían sido despedidos por causa de la cancelación del itinerario de la empresa San Agustín, que hoy reclaman ser asimilados por la nueva empresa, tal y como lo habían convenido con la tutela del Viceministerio de Transporte.

Conductores que fueron despedidos luego de que se cancelara el permiso de la empresa San Agustín reclaman que llevan varios días sin trabajar. Piden que a los 60 afectados se les devuelva sus puestos y se encadenaron frente a la Comisaría 7ª.

Los conductores se quejan de que la empresa beneficiaria con el itinerario no cumplió con su compromiso de absorberlos, sino que contrató a otros en su reemplazo, ignorando el compromiso que habían suscripto en aquella oportunidad.

Uno de los trabajadores, Héctor Quiñónez se encadenó esta mañana frente a la Comisaría 7ª, sobre Eusebio Ayala, junto con otro compañero conductor para exigir que todos los vuelvan a trabajar.

Quiñónez dijo que tiene 15 años de antigüedad en San Agustín, y afirmó que la empresa tenía todos sus documentos y vehículos en regla, pero igualmente no se respetó su legalidad y le fue cancelada la licencia. Sin embargo, la nueva empresa presenta varias irregularidades.

“Nunca los ministros nos dieron información”, reclamó. Igualmente, destacó que lo único que piden es que les acerquen un compromiso firmado y los habiliten para volver a trabajar, más aún teniendo en cuenta que muchos son padres de familia con hijos que retornan a clases esta semana.

Agustín Encina, viceministro de Transporte, afirmó que en noviembre pasado se había abierto un sumario con el cual se comprobó varias irregularidades en la empresa San Agustín que derivaron en su cancelación.

En primer lugar, pese a que la firma renovó un 20% de su flota de vehículos en 2015, Encina aseguró que no hizo lo mismo con el 10% correspondiente a 2016, lo cual está establecido en un decreto presidencial.

Además, señaló que durante ese mismo proceso administrativo, los empresarios reconocieron no contar con la flota necesaria para operar y estar prestando servicios con buses que no están en condiciones ni cuentan con las documentaciones requeridas por el Viceministerio de Transporte.

De todas maneras, en lo que al público se refiere, la línea 11 era de mucha utilidad para los pobladores, tenía buena regularidad, sus vehículos era limpios y cómodos. Sin embargo, con la nueva empresa, la regularidad no es la misma, y tardan mucho más en los circuitos, lo cual perjudica bastante a los usuarios, según manifestaron.

Si de equidad en el cumplimiento del decreto se refiere, muchas líneas, incluso de la capital, están en estado ruinoso, tienen un pésimo horario, pero las autoridades ni amagan ocuparse de reemplazar. Resulta llamativo que se hayan ocupado con vehemencia de una línea que sí era útil a los pobladores.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?