Estas aquí =>

Con bajo perfil reiniciaron actividades de la oficina de la Primera Dama

La Oficina de la Primera Dama de la Nación (OPD), inició esta semana sus actividades con una agenda discreta de la que no mucho ha trascendido. Se supo apenas de unas cuantas reuniones en línea con las acciones de desarrollo social que se ha marcado esta dependencia que se reactiva luego de años sin ser ocupada.

Silvana López Moreira, esposa del presidente de la República Mario Abdo Benítez, se estrenó en el cargo con un encuentro con la Unidad de Gestión del Gobierno, creada por el nuevo Ejecutivo para coordinar programas enfocados a mejorar la calidad de vida y la cual es dirigida por el economista Hugo Cáceres.

Del encuentro, lo único que trascendió fue que se fijaron las prioridades de la OPD, pero ni López Moreira ni Cáceres informaron de cuáles son esos puntos, los cuales se espera puedan ser revelados en los próximos días. Este silencio sobre las actividades de la primera dama se ha trasladado al resto de actividades, de las que solo se conocen en parte a través de las redes sociales.

En el tren de actividades que poco trascendieron, se supo que López Moreira también se entrevistó con el embajador de Taiwán en Paraguay, Diego Chou, y su mujer, Celia Lee. El único proyecto de la OPD que se ha avanzado, también mediante publicaciones en las redes sociales, es la creación de una herramienta para empoderar a la mujer paraguaya junto con el Banco Nacional de Fomento (BNF), para conceder créditos a emprendedoras.

Además, la OPD financiará la inscripción, el alojamiento y el traslado aéreo de la deportista Karina Alejandra Molinas, que participará en un ultramaratón en Grecia, así como el de la delegación que la acompañará.

Nuestro país recuperó la OPD el pasado 21 de agosto, cuando el presidente, Mario Abdo Benítez, firmó el decreto por el que se establecía el despacho, eliminado por el Gobierno anterior. Por el momento, la oficina de López Moreira está instalada en Mburuvicha Róga y tiene entre sus funciones apoyar en tareas de orden social y cultural al mandatario.

La figura de la primera dama era prácticamente inexistente en Paraguay en los últimos diez años, ya que con el exobispo Fernando Lugo (2008-2012) el cargo fue ocupado de manera difusa por su hermana y su sobrina.

El puesto solo se recuperó oficialmente con Emilia Alfaro, mujer del liberal Federico Franco, que estuvo hasta 2013 en la Presidencia, a la que accedió un año antes, tras el juicio político que destituyó a Lugo.

Posteriormente y para evitar mayores escándalos con su ex esposa, Horacio Cartes cerró por el resto de su administración, esta dependencia de la Presidencia de la República.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?