Estas aquí =>

Consultora internacional sube perspectiva para la economía paraguaya

La calificadora Fitch Ratings elevó ayer jueves su perspectiva para la economía paraguaya de “estable” a “positiva”, gracias al crecimiento y a las políticas de disciplina macroeconómica y fiscal que están implementando en el país, según publicó la agencia.

La calificación positiva en las perspectivas de Paraguay refleja la resistencia demostrada a los choques externos, un favorable ritmo de crecimiento combinado con evidencia de diversificación económica, fortalecimiento de amortiguadores externos y un continuado compromiso con la política de disciplina macroeconómica, manifiesta parte del comunicado.

Fitch destacó que a pesar de la volatilidad registrada en sectores dependientes de las condiciones climáticas, como la agricultura, Paraguay logró mantener estables la inflación, el empleo o la fiscalidad gracias a la diversificación de su economía y de la seguridad que le aporta el sector de la maquila, a través del que introduce en Brasil autopartes y textiles.

El continuo desarrollo de estos sectores podría respaldar un fuerte y más estable crecimiento del producto interno bruto (PIB) real, resaltó.

Fitch mencionó también que la inflación se situará de media en el 4 % en los próximos dos años, según sus previsiones, en línea con la visión del Banco Central del Paraguay (BCP), cuyo régimen de objetivo de inflación ha incrementado la credibilidad de la política monetaria.

Las medidas monetarias aplicadas por el BCP contribuyeron a generar estabilidad en la divisa y a minimizar su dependencia de las monedas extranjeras, según Fitch.

La cobertura de las reservas internacionales, a siete meses de cuentas por pagar, se ha elevado durante los últimos cinco años y ha ayudado a mitigar riesgos relacionados con la dependencia de las materias primas y a la alta dolarización financiera, resalta parte del comunicado.

En otra parte del documento también alude al Presupuesto General de la Nación (PGN 2018) y advierte de que amenaza con romper el límite del 1,5 % del PIB de la ley (de Responsabilidad Fiscal), lo que evidencia que todavía existen dificultades en su desarrollo como ancla institucional para la política fiscal.

A pesar de esto, la agencia de calificación reconoció el continuo compromiso con la disciplina fiscal y la estabilidad macroeconómica y manifestó su confianza en un posible veto ministerial a los PGN si ponen en riesgo ese 1,5 %.

Fitch espera que el Ministerio de Hacienda alcance el objetivo de déficit a través de un veto o del veto parcial del presupuesto de 2018, o mediante una subejecución en otras partidas del presupuesto, como el gasto de capital, menciona otra parte.

En lo referente al próximo ejercicio, Fitch ratificó esas perspectivas positivas, ya que no prevé cambios significativos en los marcos de la política macroeconómica y fiscal tras las elecciones de 2018 y confía en que el próximo Gobierno continúe con la línea marcada por la Ley de Responsabilidad Fiscal.

De hecho, la calificadora no descarta que para 2022 el país cuente con ingresos fiscales extraordinarios gracias a la cancelación de la deuda que Paraguay tiene contraída con Brasil por la represa de Itaipú.

El documento de Fitch mencionó también la estabilidad de la deuda paraguaya en relación al PIB, que se mantiene en torno al 20 % y se espera que continúe esa tendencia hasta 2019. La deuda se situó así como la más baja de los países con calificación BB, (grado especulativo, el escalón justo por debajo del grado de inversión.

Ese paso todavía se le resiste al país debido a los indicadores de gobernanza y al PIB per cápita, que están muy por debajo de la media BB, aunque ambos factores han estado en una tendencia de mejora gradual, encerró la calificadora.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?