Estas aquí =>

“Criadito” murió trabajando como “jockey”

El niño fue traído en calidad de criado por un hombre, quien había prometido mandarlo al colegio y apoyarlo económicamente. Todo fue mentira.

El jovencito fallecido fue identificado como Antonio Daniel Sánchez, de 13 años de edad, quien falleció luego de caer de un caballo, cuando entrenaba para las carreras clandestinas que se realizan en el interior.

Antonio fue traído de interior por César Darío Portillo, quien viendo la situación de pobreza en la que se encontraba su familia, ofreció a la madre del mismo hacerlo estudiar y ayudarlo para salir adelante.

Ninguna de esas promesas se cumplieron. Portillo lo tenía como “criadito”, lo obligaba a limpiar las caballerizas, cuidar y alimentar a los caballos, además de jinetear los animales en las carreras en los que lo obligaba a participar. No concurría a la escuela y pasaba hambre.

Además de estos “trabajos”, al malvado Portillo le vino bien para jinetear sus caballos de carreras, así que lo obligó a hacer de jockey en las carreras clandestinas de las que participaban su “pura sangre”, a pesar que ello está terminantemente prohibido por la ley.

Es más, para mayor estupor, dispuso un viejo colchón en las propias caballerizas, para que Antonio durmiera “cerca” de sus tareas, casi en peores condiciones que los animales a quienes cuidaba.

El menor dormía en las caballerizas y no le daban la alimentación adecuada, porque debía participar de las carreras de caballos.

Para mantener un peso bajo y ganar las competencias de caballos, Portillo no le proporcionaba la alimentación adecuada a sus necesidades nutricionales.

Y en ese rosario de atentados contra la seguridad e integridad del pobrecito Antonio, practicando para las carreras, sufrió una grave caída que le provocó un traumatismo cráneo-encefálico, así que fue atendido en el Hospital Regional de Villarrica y posteriormente fue trasladado al Hospital del Trauma en la capital, donde fue diagnosticado con muerte cerebral. Ayer, a las 6 de la tarde, falleció.

Luego de ser examinado el cuerpecito de Antonio por los peritos forenses, se comprobó que además de todos los padecimientos que le tocó vivir, también habría sido abusado sexualmente.

La madre del niño realizó la denuncia penal ante el Ministerio Público y comentó que la pobreza en la que se encuentra le obligó a entregar a su hijo a Portillo.

La fiscala Teresa Martínez imputó a Portillo Colmán, de 38 años de edad, por la supuesta comisión del hecho punible de trata de personas en su modalidad de explotación laboral y solicitó su prisión preventiva. El encausado fue detenido y el juez de turno de Villarrica ya decretó su prisión en el penal regional de esta localidad.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?