Estas aquí =>

Cucho denuncia a Senad por apropiación de bienes

El presunto líder de una trama de narcotráfico y lavado de dinero, Reinaldo “Cucho” Cabañas, detenido el pasado septiembre en Alto Paraná, denunció este miércoles a siete agentes antinarcóticos por apropiarse supuestamente de objetos y dinero en los registros que efectuaron en sus propiedades.

Entre los agentes denunciados, según el escrito presentado por su abogado, Pedro Marinoni, se encuentra el jefe del Departamento Técnico de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), Alejandro Rodríguez, quien presuntamente se apropió durante los registros de relojes, ropa y dinero, mientras que el resto se llevó objetos menores.

En la denuncia también involucra como testigos del robo a las fiscales Lorena Ledesma y Katherine López, y afirma que en sus propiedades los agentes se incautaron de más de 60.000 dólares y 200.000 reales (52.500 dólares), aunque la suma plasmada en el acta fue menor.

En un comunicado remitido también hoy, la Senad aseguró que todas las actuaciones del personal de la institución se encuentran estrictamente documentadas, y que los registros se realizaron en presencia de los fiscales y los implicados.

Por ello, el ente calificó de falsos los hechos denunciados y afirma que obedecen a una estrategia de desprestigio hacia la institución, a través de una poderosa estructura movida por intereses económicos.

Cabañas se encuentra recluido en la prisión asuncena de Tacumbú, tras ser capturado el pasado septiembre en Ciudad del Este, en el marco del conocido como “Operativo Berilo, que desbarató una red de lavado de dinero y tráfico de cocaína hacia Brasil, de la que es considerado líder.

El operativo se saldó con la detención de otras 30 personas de nacionalidad colombiana y paraguaya. Entre las personas arrestadas hubo varios miembros de la Policía, funcionarios y el diputado oficialista Ulises Quintana.

En la operación policial, que se desarrolló en los departamentos de Alto Paraná, Caaguazú y Central, se realizaron 38 allanamientos, que dieron como resultado la incautación de dinero, 22 kilos de cocaína, 26 vehículos de alta gama y una veintena de inmuebles, de los que 13 pertenecían a Cabañas y ahora están en manos del Estado.

Una de esas viviendas, la finca Quinta Nápoles, ubicada en el este del país, junto al lago Acaray, fue alquilada por el Estado a un empresario que la convirtió durante unos meses en una atracción turística, hasta que abandonó el negocio tras recibir amenazas, según denunció.

El presunto narcotraficante también denunció el robo de varios artículos de esa estancia, algo en lo que la Senad niega su responsabilidad y explica que hubo una alerta previa al inminente allanamiento que posibilitó que personas desconocidas extrajeran los objetos de la vivienda.

Según el comunicado, tras el “Operativo Berilo” y la realización del inventario de los objetos, que tuvo lugar al día siguiente, los encargados de la custodia de la finca fueron agentes de la policía municipal.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?