Estas aquí =>

Denuncian que Conatel no cuenta con aparatos correctos de medición

Una denuncia realizada por radioaficionados desnudó la falta de preparación y conocimiento de parte de funcionarios del departamento de Monitoreo de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) en el uso de aparatos de medición de transmisiones de ondas de radio y falta de equipos para la correcta medición de ondas de radio. Esto se suma a una serie de ignorancias de parte de los encargados de operar los equipos para realizar mediciones en los aparatos que el ente regulador tiene instalado en sus móviles.

La persona afectada por un control de rutina es Miguel Ángel Burgos, radioaficionado con licencia al día, domiciliado en la ciudad de Luque. El mismo, explicó a El País que ya es la tercera visita técnica que recibe de los encargados del monitoreo de Conatel a su domicilio en la que constataron, de una manera irregular, las supuestas malas condiciones de transmisión en la que Burgos se encuentra operando su estación de radioaficionados.

El afectado notó un procedimiento fuera de lo común cuando los funcionarios solicitaron que este transmita en una banda que se encuentra fuera de la categoría de que la misma Conatel autorizó para su uso. Por este motivo, Burgos llamó la atención a los intervinientes quienes respondieron que estos no poseen la frecuencia de 7 megahercios (mhz) correspondiente a la banda de 40 metros en el móvil de control y era por esta razón que solicitaron que pruebe emitir en una frecuencia en la que el radioaficionado no está autorizado para realizar emisiones al aire. Una vez más Burgos se negó por una cuestión técnica ya que no posee antenas para la frecuencia que solicitaron y claro, al usar antenas que no corresponde al corte necesario, esto produciría errores de lectura y correría el riesgo de estropear sus equipos, algo que los funcionarios pasaron por alto u obviaron apropósito.

Otro llamativo procedimiento se dio en el acta redactada por los intervinientes donde constaron que en la frecuencia de 58.0 Mhz y 60.2 mhz se recibía interferencias provenientes de la banda de 40 metros. Los intervinientes hicieron figurar en acta una frecuencia de VHF que corresponde al segmento de televisión donde por “reboteo”, según los del departamento de Monitoreo, alcanzaba la señal del afectado, declarando en el acta que proviene de un servicio inexistente nombrando al mismo como “servicio de 40 metros”, en vez de “servicio de radioaficionados” en un documento que flagra el desconocimiento de parte de los intervinientes sobre la propia reglamentación que Conatel vela desde el año 2004 y rige actualmente a quienes tienen interés de experimentar en frecuencias de radio.

El acta fue firmada por Burgos y el funcionario de Conatel Juan Carlos Méndez, mismo funcionario quien en todo momento exigía al titular de la licencia a transmitir fuera de banda para corroborar el “reboteo”, jerga que si bien es parte de las transmisiones de radio, significa refracción en frecuencias VHF o superiores de una señal a consecuencia de un objeto y no las señales espurias que deberían ser encontradas como el caso del luqueño, lo que denota la falta de preparación del interviniente según la comunidad de radioaficionados.

Sobre el caso en particular, el Radio Club Paraguayo (RCP), única entidad en Paraguay que se encuentra reconocida por la IARU (Unión Internacional de Radioaficionados por sus siglas en inglés), la cual participa activamente en la elaboración del plan de bandas de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la cual Conatel es miembro, ya se encuentra trabajando sobre el caso debido a que los funcionarios del ente regulador, suspendieron momentáneamente el uso de la frecuencia de 40 metros en la estación del afectado, algo que según algunos asociados al RCP es la primera vez que ocurre en Paraguay y no deshabilita el uso de la licencia al intervenido sino que solo restringe el uso de una porción del espectro habilitado.

Otro punto que el gremio de radio operadores vio como algo preocupante es que pese a tener la estación en condiciones, con la última tecnología en filtros y las antenas calibradas correctamente, los funcionarios de Conatel hayan advertido sacar la licencia de Burgos si este no adecua sus instalaciones, cuando no se trata de mejorar más de lo que está y son ellos quienes deben adecuar sus equipos para mediciones en Alta Frecuencia (HF) y de esa manera puedan dar una lectura certera si la estación del afectado se encuentra o no en condiciones para emitir al aire.

Medir una estación por “reboteo” no es un parámetro, dijo un radioaficionado quien no quiso identificarse por temor a represalias departe de Conatel. Explicó que si bien, todas las emisiones tienen una, dos o tres ondas harmónicas, estas al no estar en una frecuencia central pierden potencia a medida que ingresa a otro espectro de frecuencia y mucho más si se trata de bajas potencias como las que Conatel habilita a estos experimentadores de ondas.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?