Desidia permitiría graves daños ecológicos - El País
Estas aquí =>

Desidia permitiría graves daños ecológicos

El ministro de la SEAM Rolando de Barros negó nuevamente que la alta mortandad de peces se deba a contaminación de los cauces hídricos con desechos industriales.

Destacó que también en la Argentina se está dando el mismo fenómeno, que sería causado por la gran cantidad de sedimentos arrastrados por las desacostumbras crecidas sucedidas últimamente, en la cuenca de nuestros 3 ríos limítrofes, que también bañan costas argentinas.

“La causa principal es por la gran cantidad de movimiento de suelo que hubo por las lluvias”, declaró el ministro.

Pero ello resulta un tanto insólito, pues Paraguay soporta crecidas cíclicas que prácticamente cada dos años, pero nunca se ha presenciado ese fenómeno, por lo menos no con esa magnitud, que inclusive alarma a la población del vecino país.

Contaminación del Acuífero Patiño

Con relación a esta lamentable realidad, el ministro de la SEAM también se refirió a la contaminación del Acuífero Patiño, donde se observa un alto nivel de coliformes fecales en los 80 pozos que son monitoreados periódicamente por la Secretaría.

Adujo que el principal problema de la contaminación del acuífero es la inadecuada infraestructura para disposición de los residuos cloacales, que por la característica humedad de nuestros suelos, termina en filtraciones subterráneas que permean las napas freáticas del acuífero.

Es alarmante la desidia con que se manejan los temas ambientales en nuestro país. Es de tener en cuenta que los recursos naturales son patrimonio nacional, no propiedad de particulares. Por lo tanto, aun cuando alguien sea dueño de una propiedad, lo que es del ecoambiente es propiedad del estado, así los bosques, los efluentes y afluentes, y la biósfera en general. Que por ser propiedad de todos ningún particular se puede abrogar el derecho de destruir, contaminar o privar en cualquiera de sus formas al soberano de esos bienes, que finalmente es el pueblo.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?