Estas aquí =>

Olimpia golea y humilla a Luqueño

Olimpia fue una máquina de precisión y contundencia, le metió cinco al Sportivo Luqueño y, con un partido menos, se sube al lote de punteros en la tabla de posiciones.

Demasiada diferencia, demasiada precisión y demasiada contundencia a favor de un Olimpia que fue una aplanadora. Goleó 5-1 a Luqueño y enciende nuevamente el expreso de la ilusión. El equipo de Garnero demostró por qué es el bicampeón del fútbol paraguayo y desnudó las falencias de un conjunto Auriazul que sigue sufriendo una dura realidad.

Un tiempo fue suficiente para que el Decano liquidara el pleito. El tridente Mendieta, Silva, Santa Cruz fue demasiado para una defensa de Luqueño que nunca mostró seguridad. A los 6 minutos de juego llegó el primer golpe. Centro desde la derecha de Rolón y gol en contra de Ferrari que nunca supo cómo sacar esa pelota.

Después comenzó el show de Alejandro Silva, que ya casi convierte el 2-0 con una definición por encima de Barreto que reaccionó a tiempo. El uruguayo fue una pesadilla para Luqueño y a los 17 minutos escapó de todos, quedó cara a cara con Barreto pero decidió cederle el gol a Santa Cruz que no perdonó.

Tres minutos después le llegó el turno de gritar. Otra vez ganó en velocidad y quedó mano a mano con Barreto y ante la salida del golero definió a lo Messi, con un suave toque para poner el 3-0 y que comience la goleada. Todo esto después de una mano en el área de Olimpia de Arias que debió haberse sancionado como penal para Luqueño.

Antes de que se cierre la primera mitad, otra muestra de precisión y contundencia. Pase de Mendieta para Roque que se mete al área y define con un derechazo potente que vence la resistencia de Barreto y se convierte en el 4-0 con el que van a vestuarios.

El segundo tiempo ya parecía estar de más. Roque casi tuvo el quinto en una tremenda contra que sobre la línea corta Noguera apagando el incendio. Fue solo una calma momentánea porque en la siguiente, Silva ganó nuevamente por derecha tras pase de Camacho y mete al medio para que Willy Mendieta rompa el arco y ponga el quinto.

Después Olimpia ya se tranquilizó y sacó el pie del acelerador. Luqueño encontró el gol del honor tras una mala salida del fondo Decano que quedó en los pies de Arévalos que no perdonó y puso el 1-5.

Olimpia fue demasiado para el pobre Luqueño y lo ganó merecida y sobradamente, triunfo que lo mete en el lote de punteros, con un partido menos.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?