Estas aquí =>

Enemigos políticos pero amigos en el deporte, Coreas organizarían olimpiadas del 2032

Las reuniones bilaterales en Pyongyang entre los líderes de ambos países han generado varios acuerdos políticos. También habría un plan similar para el Mundial de 2030 quien también tiene como competidor a Paraguay en conjunto con Argentina y Uruguay. La tercera cumbre bilateral entre los líderes de Corea del Norte, Kim Jong-un, y Corea del Sur, Moon Jae In, arrojó un proyecto de gigantescas dimensiones simbólicas, geopolíticas, históricas, ideológicas y económicas; el epítome del espíritu olímpico y el paso más rotundo en el deshielo de las turbulentas relaciones entre dos países que técnicamente continúan en guerra desde 1953. 

Ambas naciones, divididas por el paralelo 38 norte y la zona desmilitarizada más vigilada del planeta, tienen la intención de organizar, en conjunto, los Juegos Olímpicos de 2032: Seúl y Pyongyang como sedes paralelas. Sería la primera ocasión en que la máxima justa deportiva a nivel mundial se realice en dos países a la vez. Aunado a lo inédito de la ocasión, el simbolismo de la propuesta abriría una nueva época en la política deportiva y un frente de consideración para el Comité Olímpico Internacional, que deberá lidiar con las reticencias que la candidatura podría conllevar.

El mandatario surcoreano difundió el acuerdo en el marco de las reuniones celebradas en Pyongyang, capital del Norte; un plan que fortalecerá aún más los vínculos entre ambas naciones, que han utilizado al deporte como una plataforma para amainar la creciente beligerancia en los últimos años: los ensayos nucleares de Corea del Norte, contrarios a las disposiciones internacionales y motivo de rotundas sanciones por parte de la ONU, y los ejercicios militares conjuntos entre Corea del Sur y Estados Unidos han regado la pólvora en la península.

La tensión rebajó a raíz de las reuniones bilaterales a finales de 2017 y las buenas intenciones se confirmaron con el desfile de una delegación coreana unificada durante la ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang, evento al que asistió una de las hermanas de Kim Jong-un, Kim Yo-jong, primera representante oficial en la historia de la hermética nación en su vecino sureño.

Una de las primeras reacciones al anuncio corrió por cuenta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien ha acompañado el proceso de deshielo coreano. “Muy emocionante”, calificó el mandatario a través de un mensaje en su cuenta de Twitter en la que también saludó otros acuerdos saldados tras la cumbre de Pyongyang, como el desmantelamiento de la central atómica de Yongbyon y la admisión de inspectores internacionales para supervisarla.

Es decir, el proyecto nuclear norcoreano, sus lanzamientos de misiles y sus pruebas subterráneas, quedarán suspendidas entre tanto, lo que materializa la principal exigencia de la administración Trump: la desnuclearización de la península coreana.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?