Estas aquí =>

El escándalo de Lava Jato crece en Pascuas

El presidente Temer convocó a reunión emergencia el domingo

Semana Santa tensa en Brasilia donde el presidente Michel Temer convocó a una reunión de urgencia tras ser acusado de recibir un soborno de 40 millones de dólares de la empresa Odebrecht.

El presidente y sus asesores coincidieron en la necesidad de retomar la iniciativa política luego del impacto negativo de la denuncia del presunto soborno.

Un exejecutivo de Odebrecht confesó ante la Justicia que Temer fue el anfitrión de una reunión en la que se acordó el pago de 40 millones de dólares a cambio de fraguar una licitación de 800 millones de dólares en la petrolera Petrobras.

“Temer lanza una contraofensiva después de aparecer en las delaciones” de jerarcas de Odebrecht involucrados en el escándalo Lava Jato, publicó hoy como principal título de tapa el diario Folha de San Pablo.

En la reunión del próximo domingo para tratar la crisis estarán ministros y legisladores del oficialista Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) con los que Temer espera contar para aprobar las reformas laboral y previsional.

Ocurre que los parlamentarios también fueron alcanzados por la honda expansiva de Lava Jato, ya que 39 diputados y 24 senadores fueron incluidos en el pedido de investigaciones publicado esta semana por el Supremo Tribunal Federal.

Debido al agravamiento del escándalo Lava Jato los parlamentarios se ausentaron de Brasilia y vaciaron el Congreso pese a que el Poder Ejecutivo los instó a votar esas normas en las que Temer se jugó su prestigio.

Con semejante crisis política golpeando a la puerta de su despacho el mandatario decidió dar poco tiempo al descanso en este feriado religioso.

El jueves santo, cuando Brasilia era una ciudad desierta por la “fuga” de los políticos, Temer permaneció en el Palacio del Planalto desde donde se dirigió al país para negar su participación en el alegado soborno de Odebrecht en 2010.

“Jamás colocaría mi biografía en riesgo (…) mi mayor aliada es la verdad, que es la materia prima con la que trabaja el Poder Judicial que revelará la verdad de los hechos”, afirmó Temer en un pronunciamiento difundido por las redes sociales.

De esa forma el presidente refutó la denuncia de Marcio Faria, un exejecutivo de Odebrecht, que declaró ante la Justicia la presunta reunión celebrada en julio de 2010.

Según esa versión en aquel encuentro, realizado en las oficinas privadas de Temer en San Pablo, se pactó el pago de 40 millones de dólares para amañar una licitación de Petrobras.

“Lo que causa repulsa es la mentira (…) eso (el soborno, ndr) jamás aconteció, ni en esa reunión ni ninguna otra reunión que haya tenido en mi vida pública”, aseveró el jefe de estado en el discurso divulgado ayer.

La prensa nacional e internacional se hicieron eco de este caso que fue uno de los más citados dentro del escándalo Lava Jato.

El diario Wall Street Jornal dedicó una extensa nota al hecho y en el artículo se transcribió parte de la “delación premiada” del exejecutivo Faria, cuyo video tuvo miles de visitas en las redes sociales.

Por su parte, el diario financiero Valor Económico publicó que “las delaciones (de Odebrecht, ndr) enflaquecen al gobierno y complican la sucesión de Temer” en los comicios de 2018 puesto que toda la clase política quedó desprestigiada.

Mientras seguía trabajando en Semana Santa para remontar la crisis político el presidente solicitó al ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, que tome contacto con el mundo financiero para atenuar la incertidumbre.

Habrá que aguardar hasta el lunes para constatar el resultado de los movimientos ensayados por el Jefe de Estado, que enfrentó uno de los momentos más adversos desde que llegó al gobierno en mayo de 2016.

Este viernes el analista político Josías de Souza consideró que fue un fracaso la intervención de Temer.

“Hecho para tranquilizar a la opinión pública, el video de Temer causó miedo” ponderó De Souza para quien el mandatario “no fue un buen abogado de sí mismo”.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?