Estas aquí =>

Familias de clase media son relegadas en soluciones habitacionales

Avanzan las obras complementarias en el futuro Barrio San Francisco, considerado como el nuevo modelo habitacional y que dará techo a 1.000 familias de escasos recursos, de la zona de la Chacarita. Sin embargo, hasta este momento la clase media no encuentra solución al problema de la vivienda, por lo menos de manos del Estado.

Con esta obra, decenas de familias postergadas que viven a orillas del río Paraguay tendrán la posibilidad de acceder a una vivienda digna, amplia, ya que cada unidad cuenta con más de 64 m2, en el caso de los monobloques, con equipamiento de iluminación Led, ventanas de vidrios, termocalefones solares como innovación y otras comodidades.

Además se construirán: una Unidad de Salud Familiar, Centro Comunitario, escuela, colegio, iglesia, así como espacios verdes, y la reparación de calles con la iluminación respectiva en la zona de acceso al barrio.

Las obras contemplan viviendas unifamiliares, al igual que las multifamiliares que conforman 78 edificios de 3 pisos cada uno. La obra se planificó como un plan piloto que tuviera la posibilidad de ser replicada en otras zonas como por ejemplo, el proyecto Costanera Sur.

Actualmente, existen más de 500 personas trabajando en la construcción del barrio San Francisco. El monto aproximado de la inversión es de USD 45 millones de fondos provenientes del presupuesto propio de la Itaipu Binacional.

La concreción de obras de infraestructura – en las que siempre Paraguay está rezagado -, no deja de ser estratégica, pero en cambio, hay importantes sectores ciudadanos que aún no cuentan con el respaldo de políticas habitacionales. Sectores más vulnerables, en contraposición a sectores que perciben 3 salarios mínimos, son los que actualmente disfrutan de las políticas habitacionales del gobierno. Sin embargo, grupos sociales intermedios, es decir aquellas familias que perciben sueldo mínimo o un poco más, no gozan de las mismas prerrogativas que aquellos.

Aún cuando en ese estrato socio-económico es donde se encuentra concentrada la mayor cantidad de trabajadores, familias con hijos pequeños, que actualmente no forman parte de los planes del Gobierno, que viven en viviendas alquiladas, por lo que se concluye que sí tienen la posibilidad de pagar las cuotas, si hubieran ofertas de viviendas, encuadradas en la misma dinámica que se plantean en las demás obras que se llevan a cabo.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?