Estas aquí =>

FIFA Gate: Testigo reveló que Napout gastaba mucho en citas, masajes y manicuras

El ex asistente de Juan Angel Napout, Nelson Sanabria, testificó ante la justicia estadounidense y afirmó que al ex presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol),  le gustaban mucho los masajes, las manicuras y los pedicuras, además de las “citas organizadas por su discreto chofer”.

Un nuevo acusado del FIFA Gate se ha sentado ante la Corte Federal de Brooklyn para dar testimonio sobre el escándalo más grande de la historia del fútbol mundial. El empresario brasileño Fabio Tordin testificó en Nueva York y entregó increíbles revelaciones que incluyen bailes, viajes en jet privado y masajes entre los dirigentes.

Tordin, quien se declaró culpable en 2015 de formar parte del escándalo de corrupción de la FIFA, devolvió 600.000 dólares y ahora está cooperando con el gobierno de Estados Unidos, contó en primer lugar que ayudó a entregar un “enorme soborno” a funcionarios de fútbol sudamericano para garantizar los derechos para un nuevo torneo.

El brasileño, ex director ejecutivo de Traffic Sports USA y funcionario de Media World LLC, dijo todo se llevó a cabo en una lujoso campo en Uruguay. Aquella noche de verano, tres altos funcionarios de la Concacaf, aceptaron cerca de 500.000 dólares de la compañía argentina de derechos deportivos Full Play, pero el torneo en cuestión finalmente nunca se hizo.

El acuerdo había sido establecido por Miguel Trujillo, un consultor colombiano de fútbol con enlaces a los propietarios de Full Play, y Hugo y Mariano Jinkis, propietarios de la empresa, según reveló Tordin. Su relato coincide con el de Trujillo, quien anteriormente le dijo a la Corte Federal de Brooklyn que ayudó a establecer sobornos entre las compañías argentinas de mercadotecnia deportiva y la Concacaf.

Bailes y viajes en jet privado

Tordin detalló que el acuerdo se gestó después de almorzar en la playa. Él, Trujillo, y los dirigentes Alfredo Hawit (Honduras), Rafael Salguero (Guatemala) y Ariel Alvaradoregresaron a la casa de campo de los Jinkis. El objetivo era “convencer a los jefes de Concacaf de que Full Play podría ser su socio comercial”, según atestiguó.

“Full Play les ofreció 300.000 dólares a cada funcionario a cambio de que firmen el acuerdo, pero Hawit, presidente de la Concacaf, dijo que merecían al menos 150.000 más y acordaron un pago total de 450.000 dólares”, dijo Tordin.

Alfredo Hawit, uno de los directivo de Concacaf que participó de los sobornos con Full Play (AP)

Alfredo Hawit, uno de los directivo de Concacaf que participó de los sobornos con Full Play (AP)

El ex CEO de Traffic Sports USA también contó que en 2011, después de una noche de baile y cena en Buenos Aires, los tres dirigentes de la Concacaf disfrutaron de un viaje en un ultra exclusivo jet privado.

También reveló que se pagaron cientos de miles de dólares en sobornos a través de bancos en Panamá a ex figuras destacadas del fútbol hondureño, costarricense, salvadoreño y guatemalteco. Tordin dijo que él y Trujillo algunas veces exageraban las cantidades para quedarse con una parte para ellos mismos.

Los masajes de Napout

Otro testigo ante la Justicia estadounidense fue Nelson Sanabria, ex asistente del paraguayo Juan Ángel Napout, ex presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol). Según su relato,  a su ex jefe le gustaban mucho los masajes, las manicuras y los pedicuras, además de las “citas organizadas por su discreto chofer”.

Napout, de 59 años, es uno de los tres ejecutivos sudamericanos que están actualmente en juicio por el mayor escándalo de corrupción en la historia del fútbol mundial. Junto al brasileño Jose Maria Marin, de 85 años, ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol; y Manuel Burga, quien dirigió el fútbol en Perú, están acusados ​​de crimen organizado, fraude electrónico y lavado de dinero. Los tres ​​se han declarado inocentes.

Un total de 24 acusados ​​ya han admitido su culpabilidad en un caso con casi 100 crímenes separados y 15 esquemas de corrupción por una suma de 200 millones de dólares.

Infobae

Tal vez te interese...

¿Que opinas?