Estas aquí =>

FMI aumenta perspectivas sobre Brasil

El FMI subió de 0,3% a 0,7% su previsión de crecimiento de Brasil para este año hecha en julio y de 1,3% a 1,5% para 2018 por el buen desempeño del agro, una mejora del consumo y expectativas de una reforma fiscal.

El fuerte ritmo de las exportaciones y una mejora de la demanda doméstica permitieron a la economía regresar al crecimiento positivo en el primer trimestre de 2017 tras ocho trimestres en declive, señaló un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) divulgado este martes.

Una gran cosecha y un impulso del consumo, incluyendo una medida que permitió a los trabajadores retirar ahorros de su fondo de indemnizaciones, condujeron a una revisión alcista de medio punto porcentual para 2017 en relación a abril, reporte que fue actualizado en julio; pero la continua debilidad inversora y la creciente incertidumbre política llevaron a una revisión a la baja para 2018, menciona el informe.

El organismo multilateral subrayó que la nueva estimación para 2018 sigue por debajo del 1,7% proyectada seis meses atrás, debido a las recurrentes turbulencias políticas que golpean a Brasil, en momentos en que la Cámara de Diputados evalúa una denuncia contra el presidente Michel Temer por supuestos desvíos de fondos públicos.

El FMI consideró prioritario que Brasil contenga su déficit fiscal e implemente una reforma del sistema de jubilaciones para recuperar la confianza inversora, tras salir de la peor recesión de su historia. También vinculó la reciente depreciación del real con la crisis política.

El real brasileño se depreció más de 4% por una distensión de la política monetaria y preocupaciones en torno a la agenda de reformas» que en gran parte debe ser aprobada por el Congreso, dijo. «Si la economía se recupera más rápido de lo previsto, deberá garantizarse un ajuste fiscal mayor al estipulado en el presupuesto.

La primera economía de América Latina atraviesa un período de inestabilidad política desde 2015, a poco de iniciado el segundo mandato de la izquierdista Dilma Rousseff que sería finalmente destituida en agosto del 2016 por adulterar las cuenta públicas.

Su sucesor, Temer, redujo la intervención del Estado en la economía para intentar contener el gasto público, impulsó cambios en las leyes laborales y proyecta endurecer las condiciones para jubilarse. Pero el nuevo mandatario fue alcanzado por las investigaciones de corrupción que ya habían golpeado al gobierno de Rousseff y que condenaron al exmandatario Luiz Inacio Lula da Silva a casi 10 años de prisión.

Lula recurre su sentencia en libertad mientras se mantiene holgadamente al frente de la carrera presidencial para 2018. Pero la sentencia puso en jaque sus aspiraciones y agregó confusión a un escenario político ya muy incierto.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?