Estas aquí =>

Gobierno no aceptará ser condicionado por indígenas

El Gobierno Nacional mostró su apoyo a la presidenta del Instituto Nacional del Indígena (INDI), Ana María Allen, frente a las protestas de colectivos de indígenas que piden su destitución por no defender sus intereses, y advirtió que no aceptará ningún diálogo condicionado con esos grupos de nativos.

Desde la presidencia confirmaron que se está apoyando la gestión de Allen porque es una persona comprometida con la honestidad y la dedicación en su trabajo, en referencia a las demandas de los indígenas que permanecen desde hace más de 20 días acampados en las inmediaciones del Congreso y de la sede del INDI.

Los acampados denuncian lo que consideran un abandono total por parte del Estado y reclaman que les defienda frente al despojo de sus tierras que afirman sufrir por parte de las compañías que van ingresando a sus tierras para trabajarlas.

Esos grupos indígenas, procedentes de la zona oriental del país, consideran que la titular del INDI desconoce su función y no defiende sus derechos respecto a la propiedad de la tierra por lo que piden que sea cesada en su cargo.

Aseguraron que el Ejecutivo creó una mesa de trabajo para atender los desafíos y reclamos de los líderes indígenas, y a la vez solicitaron además una reunión con el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, para transmitirle sus peticiones.

En ese sentido, el ministro de la Unidad de Gestión de la Presidencia, Hugo Cáceres, aseguró que el Gobierno no tiene inconvenientes en hablar con ellos, pero advirtió que el mandatario no va a aceptar ningún diálogo condicionado por la destitución de Allen.

En referencia a las denuncias de usurpación de tierras, Cáceres indicó que si se identifican irregularidades, que tengan la seguridad de que, caiga quien caiga, se van a activar los recursos de la Justicia.

Uno de los representantes indígenas, Ángel Vera, señaló este miércoles que si Abdo Benítez nos da la espalda, tras seguir los pasos correspondientes apelarán a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que resuelva los litigios por la posesión de la tierra que afectan a los pueblos originarios.

La mayor parte de los indígenas acampados en Asunción proceden del departamento de Canindeyú, que llevan semanas denunciando presuntos ataques de pistoleros brasileños.

La población indígena de Paraguay asciende a unas 120.000 personas, el 76 % de las cuales vive en situación de pobreza extrema, según datos oficiales, debido especialmente a la expropiación de sus tierras.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?