Estas aquí =>

Hallan a cientos de supervivientes bajo los escombros del huracán Michael

Voluntarios de búsqueda y rescate localizaron a cientos de personas desaparecidas en el sureste de Estados Unidos tras el paso devastador del huracán Michael por Florida, aunque todavía se esperaba que aumente la cifra de al menos 18 muertos.

Los equipos de rescate escucharon gritos pidiendo ayuda y lograron liberar a un grupo de supervivientes que habían estado atrapados durante dos días en una casa rodante apelmazada por la tormenta en la localidad de Panama City, dijo el sábado Matthew Marchetti, cofundador de CrowdSource Rescue con sede en Houston.

Entrando en cada domicilio, los equipos de rescate encontraron a más de 520 de las 2.100 personas desaparecidas desde que Michael impactó en la costa cerca de Mexico Beach, en Florida, como una de las tormentas más poderosas en la historia de Estados Unidos.

Esperamos que ese número aumente drásticamente hoy lunes, dijo Marchetti, agregando que las esperanzas aumentaron con la llegada de voluntarios el fin de semana y el restablecimiento del servicio eléctrico en algunas áreas.

Los voluntarios trabajan codo a codo con los socorristas. Están haciendo agujeros en los techos. Tratan de tomar una foto para que podamos llamar a la familia y decirles que hicimos contacto, agregó.

Pero a medida que se despejaban las carreteras para permitir búsquedas más amplias, también se estimaba que pudiera aumentar el número de muertos, en la medida que se accede a poblados antes incomunicados. Hasta el sábado a la mañana, las autoridades contabilizaron al menos 18 fallecidos en Florida, Georgia, Carolina del Norte y Virginia.

Mermados en sus capacidades por los cortes de energía y de servicios de comunicaciones, los equipos de rescate usaban perros rastreadores, drones y maquinaria para dar con personas atrapadas entre los escombros.

Las redes sociales estaban repletas de mensajes de personas tratando de localizar a familiares o amigos.

Michael golpeó la costa de México Beach el miércoles con vientos de hasta 250 kilómetros por hora (kph) que arrojaron un verdadero muro de agua tierra adentro por el alza de la marea y causaron inundaciones fatales.

La tormenta tropical que en dos días se fortaleció a la categoría 4 en la escala de cinco niveles de Saffir-Simpson redujo muchas casas a un esqueleto de concreto desnudo y destrozó barrios enteros.

Se desplegaron más de 1.700 trabajadores de búsqueda y rescate, incluyendo siete equipos de rescate de aguas rápidas y cerca de 300 ambulancias, dijo la oficina del gobernador de Florida, Rick Scott.

La energía y el servicio telefónico se estaban restaurando lentamente, con cerca de 236.000 hogares y negocios aún sin electricidad en Carolina del Norte, frente a un pico de más de 600.000, dijo un portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Carolina del Norte. Podrían pasar semanas antes de que se restablezca la energía en las partes más dañadas de Florida.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?