Estas aquí =>

Huelga brasileña afecta fuertemente en Ciudad del Este

Luego de nueve días de haber iniciado la paralización general del Brasil con una huelga de camioneros que buscaban mejorar los precios de los combustibles, ahora el comercio fronterizo se encuentra muy mal herido indirectamente ya que prácticamente su principal fuente de ingreso viene de los turistas que ahora ya no llegan por las protestas.

Cual día feriado, desde que iniciaron los reclamos en el lado brasileño, llegar desde la capital de Alto Paraná hasta la ciudad de Foz de Yguazú apenas toma unos minutos por el poco tráfico en la pasarela internacional. Esto, a la falta de turistas que desde antes de salir el Sol ya se encontraban dando vueltas en el centro de Ciudad del Este esperando realizar compras.

Considerando que varios productos son importados desde el vecino país para el consumo de la ciudadanía esteña, los supermercados de la zona paraguaya comienzan a remarcar los precios de las hortalizas que se encuentran en sus góndolas a la alza. Esta especulación se da principalmente por causa de los vecinos del Brasil que se agolpan en nuestro país para abastecerse causando de esta forma la rápida venta del stock de alimentos básicos.

En el principal centro de ventas a nivel popular de Ciudad del Este, el Mercado de Abasto, la situación sigue siendo inusitada puesto que llamativamente faltan productos a raíz de la llegada de los ciudadanos brasileños para comprar, llevando a los vendedores a redoblar tanto en esfuerzo como en precios para poder satisfacer a todos los locales y visitantes. Pese a esos esfuerzos, muchos productos ya no se encuentran disponibles disparando la alerta entre los comerciantes.

En el Centro de Abastecimiento S.A. (CEASA) casi no hay frutas y verduras y esto afecta a Ciudad de Este. La producción paraguaya llega muy poco a la zona y no da abasto, mencionaron los vendedores.

La suerte no es la misma en el microcentro donde los comercios deben cerrar temprano a falta de compristas y a pesar de tener stock suficiente, los mismos no salen ante la falta de personas que llegan desde distintos puntos del país vecino a falta de combustibles en las rutas brasileñas. Se estima que las pérdidas se calculan en millones de dólares por cada día que no se mueve el comercio.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?