Estas aquí =>

Entre huevos y balazos, Lula termina gira en Curitiba

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva termina este miércoles en Curitiba una caravana proselitista por el sur de Brasil marcada por la violencia, en la que dos autobuses de su comitiva inclusive fueron baleados. La presencia policial ha sido intensificada en la capital de Paraná, donde también confluirán grupos de derecha y adeptos del diputado ultraderechista Jair Bolsonaro.

Espero que tengamos seguridad, que la policía federal y la del estado, así como los servicios de inteligencia, puedan cumplir su papel para que podamos manifestarnos de forma pacífica y democrática como siempre lo hemos hecho, dijo la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), la senadora Gleisi Hoffmann, quien también es oriunda del Estado de Paraná.

La parlamentaria hizo esos comentarios después de los disparos efectuados en la noche del martes contra dos de los tres autobuses de la caravana, sin provocar heridos. Uno de los vehículos, que transportaba periodistas, recibió dos tiros y otro con invitados del PT fue impactado por una bala. Lula y Hoffmann viajaban en el único vehículo que salió indemne del ataque, indicó la legisladora.

Los adversarios del exmandatario (2003-2010) hostigaron a su comitiva a lo largo del trayecto de diez días por tres estados (Rio Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná). Las protestas fueron poco concurridas, pero no le dieron tregua.

Nuestra caravana está siendo perseguida por grupos fascistas. Ya lanzaron huevos, piedras. Hoy, hasta dispararon un tiro contra un autobús, había informado el propio Lula antes de que fuera detallado que habían sido tres los disparos.

Bolsonaro felicitó, antes de ese incidente, a los activistas que organizaron actos contra Lula, a quien calificó de «bandido».

El rico sur agrícola es una región hostil a Lula y, según medios de prensa, varios asesores le desaconsejaron emprender esa gira. El año pasado realizó una por su feudo electoral, el empobrecido noreste, donde comprobó y reforzó su popularidad.

Curitiba es la ciudad donde oficia el juez Sergio Moro, impulsor en la primera instancia de la Operación Lava Jato, que investiga un gigantesco esquema de corrupción con base en Petrobras. Esa megacausa llevó a la cárcel a empresarios poderosos y políticos de todas las tendencias, y está en la base de la condena de Lula.

El juez Edson Fachin, a cargo de los expedientes de Lava Jato en el STF, denunció el martes amenazas contra él y su familia. La violencia de tintes políticos demostró este mes que en Brasil puede ir más allá de las amenazas con el asesinato de la concejal de Río de Janeiro Marielle Franco, conocida por su lucha contra el racismo, las discriminaciones y las denuncias de los atropellos policiales en las favelas.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?