Estas aquí =>

Juró el nuevo presidente del Paraguay y promete un país sin impunidad

Puntualmente, siendo las 08:30, el presidente de la Cámara de Senadores y presidente momentáneo de la República desde que Horacio Cartes dejara sus atributos, Silvio Adalberto Ovelar Benítez, dio continuidad a la sesión del Congreso Nacional,en la que el ciudadano Mario Abdo Benítez juró como nuevo mandatario de la República. Fue enfático en señalar que la impunidad es el cáncer de nuestro país y que para se debe construir una verdadera justicia, cimiento para la paz.

Una vez terminó la entonación del Himno Nacional, inició el acto de posesión en la cual Ovelar con un mensaje al nuevo presidente mencionando, que “la juventud dejó de ser una promesa y hoy toma el poder”, haciendo alusión a la edad (46 años) del nuevo presidente de la República.

Invitó a construir un futuro común para reestablecer la confianza de la ciudadanía en las autoridades, recordando además que el gobierno es responsabilidad de los tres poderes. Pidió unir fuerzas en base a la prudencia y la mesura sea la fuerza para fortalecer la democracia. Pidió levantar del congreso todo manto de impunidad y corrupción.

Ovelar se comprometió ante el presidente entrante a que sacrificarán beneficios personales al bien común de los paraguayos.

A continuación se procedió a la lectura de la sentencia de la Justicia Electoral que los proclama como presidente a Mario Abdo Benítez y a Hugo Velázquez del Partido Colorado como presidente y vicepresidente de la República. La cual llevaba la firma de los ministros del TSJE.

Luego, Ovelar tomó el juramento del vicepresidente de la República, Hugo Velázquez y con un potente “si juro”, levantó la mano derecha y ya se convirtió en vicepresidente de la República del Paraguay.

Posteriormente el ciudadano Mario Abdo Benítez subió acompañado de su esposa Silvana López Moreira de Abdo para tomar posesión y con la mano izquierda sobre un ejemplar de la Biblia tomó juramento, se le impuso la banda presidencial y con el bastón de mando en la mano, saludó por primera vez a los presentes como presidente de la República.

En sus primeras palabras como mandatario, Abdo Benítez inicio diciendo, posterior al saludo protocolar a los presentes que en el inicio de esta nueva etapa, debemos decidir qué historia deberán ser protagonistas, si será un capítulo repetido o el inicio de una transformación. Decidir si miramos hacia el futuro o nos estancamos en el pasado.

Recordó que se llega de un proceso que ha enseñado mucho y desde las tribunas del congreso entendiendo que las diferencias para enriquecer el debate nacional y no murallas. Ese sueño hoy se convierte en una corresponsabilidad de todos. La nuestra es unir a nuestro país y que sea esta una herramienta para una transformación positiva y que venga de nuestras manos la transformación del Paraguay.

Invitó a construir desde el discenso en una democracia madura con poderes autónomos sin intromisiones y dentro de una justicia valiente. La paz es el resultado de la justicia y la impunidad es el cáncer a vencer. Me comprometo a llegar a los consensos necesarios para construir una justicia independiente y valiente porque yo no quiero un “juez amigo”, mencionó en otra parte de su primer discurso.

Parte del discurso transcribimos abajo

Prometimos un Paraguay de la gente, un Paraguay donde el ciudadano sea parte de una transformación, donde también se reconcilie la gestión de Gobierno con el pueblo y debemos recuperar esa confianza de la gente con su Gobierno. Invito a que nunca dejemos de oír esos reclamos de un Paraguay que espera mucho de su clase política.

Siento que hay una ciudadanía a ser parte de esa historia que busca un país lleno de oportunidades. Conversé con mi equipo de trabajo y confio que estará a la altura de la demanda de la ciudadanía. Les dije que no seré juez de nadie pero si en mi gobierno hay inconducta seré el primero que los llevará ante la justicia.

Seguiremos creciendo pero con un Paraguay más inclusivo, sacando de la pobreza a la ciudadanía y a la pobreza la derrotaremos con trabajo para que prosperemos. Consolidaremos los proyectos sociales existentes de modo que más paraguayos puedan salir de la pobreza y que tengan vida digna.

Aumentaremos las políticas tributarias para potenciar la economía, trabajaremos en una agenda digital utilizando la tecnología como herramienta para transparentar el control e invito a los empresarios para que se involucren para fortalecer la industria en el país iniciando por las pymes y seamos aliados del capital nacional y extranjero.

En cuanto a educación si es que no tomamos con seriedad estaremos hipotecando el futuro del país. Impulsaremos la capacitación constante con las herramientas que nos actualizarán para enseñar de manera integral. Promoveremos acciones que lleven a la educación a niños y jóvenes. Hagamos que la educación sea una causa nacional desde el 16 de agosto en el Paraguay.

En salud nos enfocaremos en una medicina preventiva cerca del ciudadano, en estos 5 años cuidaremos a la familia que en su seno se forja la verdadera identidad de la patria. Las mujeres serán protagonistas del futuro de la nación, ampliaremos programas de atención a la tercera edad, los indígenas ocuparán un lugar especial, el lugar que les corresponde.

Nos ocuparemos de los campesinos con todas las asistencias para que sean productivos, nuestros recursos naturales serán protegidos combatiendo, las binacionales deben ser llevados a cabo respetando nuestra soberanía energética, no queremos nada que no sea nuestro, pero lo que es nuestro lo vamos a defender.

Paraguay será un protagonista activo en la integración regional, fortaleceremos nuestras economías internacionales, ya no hay fronteras. Expresamos nuestra solidaridad con los pueblos de Venezuela y Nicaragua, Paraguay no quedará callado ante las hipocresías y levantarán la voz ante las injusticias. Combatiremos los crímenes internacionales, este presidente no dará tregua y no descansaremos hasta que los secuestrados vuelvan a sus casas. Daremos seguridad a todos los habitantes del Paraguay.

Se el orgullo que se siente al vestir el uniforme y por ello potenciaremos a las fuerzas de seguridad.

Finalmente recordó que se rompieron paradigmas en el proceso electoral, no ganó quien tenía más dinero sino que ganó quien tenía fe en la República del Paraguay. He jurado ante ustedes y la patria y al final del mandato seré senador vitalicio de la República porque nadie puede estar encima de la constitución y las leyes.

Finalmente, Silvio Ovelar dio por finalizada la sesión del Congreso de la Nación que tomó juramento del nuevo presidente de la República del Paraguay.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?