La tecnología fue clave para rápida ejecución de obras del Itay - El País
Estas aquí =>

La tecnología fue clave para rápida ejecución de obras del Itay

El proyecto de regularización del cause de la zona del aeropuerto internacional Silvio Pettirossi,  terminará mucho antes de lo previsto inicialmente, gracias a la aplicación de tecnología de última generación, según explicaron responsables de la Unidad Ejecutora de Proyectos del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones.

La regularización del arroyo Itay consistió en el ensanchamiento del canal de agua para devolverle parte de su llanura de inundación. También contempló la construcción de dos puentes vehiculares y el diseño de dos áreas de retención temporal, además de la protección de las márgenes y el fondo del cauce.

Alberto Alcaraz, ingeniero del consorcio Conciv, empresa contratista explicó que se utilizan “equipos de GPS diferenciales, con un software mucho más amigable, que permiten ver en tiempo real el plano y la ubicación de la obra. De esta manera, el topógrafo puede hacer más rápido y con mayor precisión su trabajo”.

De lo contrario, ante cada lluvia importante, los 75. 000 pobladores de Mariano Roque Alonso y Limpio seguirán sufriendo los efectos del desborde del arroyo Itay.

Este ejército de máquinas operó 24 horas durante seis meses, junto con 200 obreros que trabajaron también a ese ritmo. Pero, sin duda, el clima fue un elemento importante, que ayudó y “eso sí es muy importante porque se trata de un factor determinante”, manifestó Alcaraz.

En días de lluvia intensa, su puesta en funcionamiento permite atenuar entre el 15 y el 20 por ciento del caudal del arroyo. Como resultado las viviendas aledañas al cauce ya no se inundan, lo que ha generado comentarios positivos de la gente de la zona de Mariano Roque Alonso y del barrio San Blas, de Asunción, sus principales beneficiarios.

Si bien, la obra ya impacta positivamente en estas zonas para que funcione al ciento por ciento deben construirse las áreas de retención temporal del Parque Guasu, porque está diseñada para que funcione como un sistema.

Con una inversión contractual de G. 76 604 222 719, financiada con fondos locales, los trabajos se iniciaron el 6 de marzo de 2017. Cuentan con la licencia ambiental aprobada por la Secretaría del Ambiente, y un plan de gestión ambiental con la finalidad de mitigar el impacto.

 

 

Tal vez te interese...

¿Que opinas?