Estas aquí =>

Luego de la tormenta, el frío amenaza a damnificados en Asunción

El temporal de fuertes lluvias que azotó a partir del viernes y la caída de las temperaturas que se notaron en Asunción, han puesto en jaque a las miles de familias que desde hace varios meses viven en casetas de madera y chapa en el centro de la capital paraguaya porque sus casas quedaron anegadas por el agua con la última crecida del río.

Muchas familias se aglutinan en la plaza de Armas, a las puertas del Congreso Nacional, donde los desplazados trabajan para reparar los desperfectos que han causado en las últimas 48 horas las precipitaciones, recolocando las lonas de plástico y las chapas metálicas que cubren sus refugios.

Casi voló todo mi techo, dijo una mujer que junto a su familia comparten un precario refugio cubierto con una carpa y apuntalada con clavos.

Tengo dos criaturas (niños) y en cualquier momento se puede caer todo encima de nosotros, lamentó esta mujer, quien ya ha tenido que mudarse en tres ocasiones de su casa en zona baja como consecuencia de la crecida del río Paraguay y las lluvias a su paso por Asunción.

La cabeza de familia reconoció que ha tenido que gastar de su propio bolsillo cerca de 400.000 guaraníes, para comprar las planchas y puntales para arreglar su vivienda provisional.

Confesó que en los últimos dos días su familia ha sufrido mucho frío como consecuencia de una bajada de las temperaturas, poco habitual en el país y de que no disponen de muchas de sus cosas de su vivienda original.

De su casa, solo ha podido rescatar su cama y la cómoda de su hijo, mientras que el resto de sus objetos personales han quedado anegados por el agua y duda de si podrá llegar a recuperarlos.

Según afirma, el desplazamiento les impide tanto a su marido como a ella continuar con una vida normal e ir a trabajar: No puedo dejar a mis hijos con esta condición en el refugio, lamentó finalmente.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?