Estas aquí =>

Merkel llama a impulsar las inversiones en África para frenar las migraciones

La canciller alemana, Angela Merkel, apostó hoy por establecer nuevas alianzas entre las potencias del G20 y los países africanos que superen el concepto clásico de la ayuda al desarrollo, impulsen la inversión privada y propicien un crecimiento que frene los flujos migratorios.

La canciller alemana, Angela Merkel, apostó hoy por establecer nuevas alianzas entre las potencias del G20 y los países africanos que superen el concepto clásico de la ayuda al desarrollo, impulsen la inversión privada y propicien un crecimiento que frene los flujos migratorios.

Con ese objetivo, y bajo el lema “Asociación G20 África-Invirtiendo en un futuro común”, Merkel reunió en Berlín a los presidentes de Egipto, Costa de Marfil, Ghana, Mali, Níger, Ruanda, Senegal, Túnez y Guinea Conakry, éste último al frente de la Unión Africana (UA).

La propuesta alemana, presentada en el marco de la presidencia de turno del G20 y con apoyo del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Africano de Desarrollo, busca generar en los países africanos un marco que impulse la inversión privada, nacional e internacional.

Merkel reconoció que una condición básica es garantizar la seguridad y consideró que los países industrializados deben reflexionar sobre si la ayuda al desarrollo “clásica” ha funcionado de forma correcta para impulsar el crecimiento.

Cuestionó en este contexto que durante años los países donantes no se implicaran en la seguridad y no ayudaran a los países africanos en la lucha contra el terrorismo.

“Sólo donde la seguridad está garantizada se puede impulsar el desarrollo”, recalcó Merkel, que abogó por poner el acento en la juventud y en la educación, con especial atención a la inclusión de las niñas.

Su ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, afirmó que la ayuda pública al desarrollo sigue siendo indispensable, pero subrayó que se requieren inversiones privadas para “lograr un mayor dinamismo”.

Los países africanos que quieran unirse a esta iniciativa, denominada “Compact with Africa” y supervisada por los ministerios de Finanzas y los bancos centrales, deberán desarrollar instrumentos adecuados para mejorar las condiciones para los inversores.

Como primer paso, el Gobierno alemán firmó hoy con Túnez, Costa de Marfil y Ghana sendos acuerdos de asociación por los que destinará 300 millones de euros adicionales a proyectos de eficiencia energética, energías renovables y desarrollo del sector financiero a cambio de reformas en esos países.

“Queremos crear nuevos incentivos para los Estados más reformadores”, explicó el ministro alemán de Desarrollo, Gerd Müller, quien destacó el trabajo de los tres países elegidos en favor de la transparencia presupuestaria, la lucha contra la corrupción y la democratización.

El presidente de la Unión Africana, Alpha Condé, coincidió con la lectura de Merkel sobre la agenda de desarrollo que necesita el continente y la necesidad de atraer flujos de inversión.

“La falta de infraestructuras es un desafío, pero también una oportunidad”, afirmó Condé, quien, como el resto de líderes africanos, subrayó las posibilidades de inversión en carreteras y autovías o en sectores como las energías renovables o las telecomunicaciones.

Los presidentes africanos celebraron las propuestas de Berlín y resaltaron que África y Europa tienen problemas comunes -como el terrorismo, el crimen organizado y las migraciones- a los que tienen que responder como iniciativas comunes.

“Se trata de una iniciativa para impulsar inversiones, crear crecimiento y empleo y lograr que la gente en África tenga una vida digna”, resumió el presidente egipcio, Abdelfatah Al Sisi.

Por su parte, el presidente de Níger, Issoufou Mahamadou, comparó la iniciativa con el Plan Marshall para la reconstrucción de Europa tras la II Guerra Mundial y la calificó como un “Plan Merkel” para África.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, señaló que el reto será localizar los problemas específicos de cada país para “crear un plan hecho a la medida de cada uno de ellos” y consideró que las organizaciones internacionales pueden ayudar con garantías para reducir los riesgos.

En este contexto, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, instó a movilizar fondos privados para inversiones en África en lugar de guardar “billones y trillones debajo del colchón”.

Tras la primera jornada de la conferencia, Merkel invitó a los líderes africanos a una reunión con representantes del mundo empresarial para analizar las dificultades y los desafíos de la inversión en el continente. EFE

Tal vez te interese...

¿Que opinas?