Estas aquí =>

Michel Temer desafía y contraataca

Corrupción. La denuncia debe aprobarse en el Congreso.

El presidente brasileño Michel Temer afirmó ayer que la denuncia de corrupción formulada en su contra por la Fiscalía es “una ficción” movida por intereses que pretenden “paralizar al país”.

En una breve declaración a la prensa en el Palacio de Planalto en Brasilia, el mandatario conservador afirmó que ve los cargos que se le imputan como “una infamia de naturaleza política”, sin “fundamento jurídico”.

‘No huiré de las batallas’. “Quieren parar al país, quieren parar al Congreso. Atacan a la Presidencia de la República”, exclamó Temer, aplaudido al finalizar el discurso por unas decenas de legisladores y asesores.
“No huiré de las batallas ni de las guerras que tenemos por delante. No me falta coraje para seguir en la reconstrucción del país y en la defensa de mi dignidad personal”, desafió.

Acusado por un delito común. Temer se convirtió el lunes en el primer presidente en funciones de la historia de Brasil en ser acusado por un delito común, en una nueva fase de la crisis que hace poco más de un año llevó al Senado a destituir a la presidente izquierdista Dilma Rousseff, por manipulación de las cuentas públicas.

El fiscal general, Rodrigo Janot, acusó a Temer de haber recibido un soborno de 500.000 reales (150.000 dólares) de la empresa JBS, la mayor procesadora de carne del mundo. La policía fotografió a Rodrigo Rocha Loures, exdiputado y estrecho asesor del presidente, recibiendo una maleta con el dinero y lo arrestó.

Denuncia debe ser aprobada en el Congreso. Para que la denuncia llegue al STF, debe ser aprobada por tercios de los diputados (342 de 513). Una opción que ahora mismo parece improbable.

Si el caso llegara hasta la corte y ésta lo elevara a juicio, Temer quedaría suspendido de su cargo por un máximo de 180 días mientras el STF lo juzga. Si fuera declarado culpable, el Congreso debería elegir a un nuevo presidente.

¿Que opinas?