Estas aquí =>

National Geographic destaca a Paraguay como destino a descubrir

El gigante de los documentales a nivel mundial, National Geographic con sede en Washington DC, Estados Unidos y que es dueña de una red de canales de televisión emitidos a nivel global, destacó al Paraguay turísticamente y lo catalogó como un destino por descubrir en un reciente artículo publicado en su sitio web.

Inicia diciendo que Paraguay tiene bellísimos atractivos que debes conocer. Aquí encontrarás ruinas arqueológicas, reconocidas por la Unesco, una gigantesca represa hidroeléctrica y cataratas en plena selva. Esto lo convierte en un destino idóneo a descubrir.

En una parte de la frontera con Brasil, Paraguay se une por medio de un puente angosto que cruza de forma nada espectacular el río Paraná. Es difícil imaginarse que a sólo unos cuantos kilómetros el agua del río se junta con la de otras corrientes para formar las impresionantes Cataratas de Iguazú.

Sigue el artículo diciendo que un gran atractivo que se encuentra a unos cuantos kilómetros río arriba de las imponente cataratas, en territorio paraguayo, es la represa hidroeléctrica de Itaipú. Esta palabra significa piedra que suena en guaraní. Esta es una de las más grandes del mundo.

Detrás de la gigantesca muralla de hormigón, de casi 200 metros de alto y ocho kilómetros de longitud, se estancan las aguas del río para formar un lago de más de 170 kilómetros de extensión. Este es un proyecto común de Brasil y Paraguay y se organizan con regularidad visitas guiadas. Los visitantes también pueden acceder al interior del muro de contención para ver las 20 turbinas por donde cae el agua generando electricidad.

National Geographic, sigue su descripción del país diciendo que si se toma la ruta 6, un destino que debes conocer es la fábrica de (yerba) mate en Bella Vista. Aquí podrás ver cómo se tuestan y muelen las hojas y ramas de los arbustos. El mate es una de las bebidas nacionales de Paraguay. A solo pocos kilómetros de Bella Vista se encuentran las ruinas jesuitas de Jesús de Tavarangue y Trinidad de Paraná. Aquí los padres jesuitas trabajaron de 1608 a 1767 en Paraguay para evangelizar a los indígenas guaraníes. Los jesuitas crearon más de 30 misiones con el objetivo de que los guaraníes se asentaran en ellas.

En 1767, el rey de España expulsó a los jesuitas por considerar que los religiosos habían logrado demasiada influencia. Lo que ha quedado de la época de las misiones son impresionantes ruinas de las iglesias, fortificaciones y viviendas. Estas edificaciones se encuentran a 200 kilómetros de Asunción, la capital paraguaya, pero como algunos tramos de la carretera no están asfaltados, el viaje dura más de tres horas.

La publicación recuerda que Paraguay es un país sin mar y sin playas de arena blanca, pero tiene una naturaleza asombrosamente variada que se debe conocer.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?