Estas aquí =>

Negligencia acabó con la vida de un hombre en el Deportivo Sajonia

En la noche del sábado, un hombre de 32 años falleció en las instalaciones del Club Deportivo de Puerto Sajonia en Asunción. La emergencia bien pudo haber sido subsanada si no fuera por la falta de una ambulancia que lo socorriera y del equipo necesario para que lo atiendan.

Entraba la noche cuando Rubén Barchini se encontraba jugando un partido de fútbol en las instalaciones del conocido club del barrio Sajonia cuando a los 15 minutos del segundo tiempo se desploma al césped ya con notables problemas de salud. El hombre llevaba como 5 minutos caído en medio del campo de juego cuando fue trasladado a la enfermería del club casi convulsionando.

Ni bien se constató su situación llamaron a los servicios de emergencia y fue atendido por un kinesiólogo a la espera de la ambulancia que tardó como 45 minutos en entrar a la sede deportiva para atender al hombre, pese a que ya habían llegado móviles de la Policía Nacional y el Cuerpo de Bomberos Voluntarios, quienes a falta del equipo necesario no pudieron practicarle el tratamiento que necesitaba. El propio club no cuenta con personal que pueda atender este tipo de situaciones.

Pasaron los minutos y al fin llego no solamente una, sino que dos ambulancias que no contaban con desfibriladores que pudieran ser usados para reanimar a Barchini. Este indispensable elemento debería ser obligatorio en las ambulancias, pero ninguna contaba con el aparato, ni tampoco el propio club que en cuyas instalaciones se pueden dar este tipo de situaciones en cualquier momento.

Lastimosamente el hombre no resistió y dejó de existir físicamente luego de una hora de haberse sentido mal.

Testigos de lo ocurrido afirmaron que este tipo de hechos nunca debieron pasar por falta de ambulancias concentradas en un solo sitio y por sobre todo, sin el correcto equipamiento básico para atender este tipo de situaciones. Las autoridades saldrán a excusarse del tráfico, la falta de presupuestos, el mantenimiento nulo de sus desfibriladores, la situación es una vergüenza, coincidieron algunos presentes que lamentaron el actuar de los servicios de emergencias.

Tal vez te interese...

¿Que opinas?