Estas aquí =>

El norte reclama el fin de la violencia y la vuelta de secuestrados

Con banderas y remeras blancas, familiares de secuestrados, colonos y ciudadanos de localidades vecinas se manifestaron esta mañana en Santa Rosa del Aguaray para exigir el fin de la violencia y la inseguridad en el campo, sobre todo en el norte del país, dominado por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

A pesar de las supuestas amenazas para que no participaran en la marcha por la paz, los colonos se participaron masivamente, recorriendo por las calles de la Santa Rosa del Aguaray, para pedir la liberación de los secuestrados y al Poder Ejecutivo mayor empeño para acabar con el grupo armado, que mantiene en zozobra a toda la región norteña.

Se observó a gran cantidad de menonitas en el acto de protesta y la ciudad sanpedrana quedó prácticamente paralizada hoy en sus actividades.

La ciudadanía está harta de vivir en zozobra, señaló hoy Luis Villasanti, presidente de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), fue enfático en señalar que la ciudadanía está harta de vivir en zozobra. El dirigente participó de la Marcha por la Paz, que se desarrolla en el Norte. “Estamos cansados de los secuestros, de la inseguridad”, manifestó.

Hasta el momento son cinco las personas de ese sector del país que se encuentran en cautiverio por parte del grupo criminal autodenominado EPP, que persigue a la gente humilde y trabajadora de la ciudad. El policía Edelio Morínigo fue secuestrado el 5 de julio de 2014; el menonita Abrahán Fehr, el 8 de agosto de 2015; el ganadero Félix Urbieta, el 2 de octubre de 2016; el colono menonita Franz Hiebert, el 21 de agosto de este año; y Bernhard Blatz, el 1 de setiembre pasado.

Instituciones no responden

Una de las organizadoras de la marcha, Rosana Oviedo, indicó que no se sienten representados por los grupos violentos que operan en la zona, así como tampoco, por las instituciones estatales que no responden a las necesidades de sus gobernados.

Añadió que «esta situación nos afecta a todos por igual, no solamente a los colonos, sino a la población en general», expresó. Fue enfática en su mensaje al gobierno señalando que «no queremos que se derrame una gota más de sangre de paraguayos».

Varios fueron los oradores en la ocasión, como el cura párroco de la ciudad, quien cuestionó la actuación de la Fuerza de Tarea Conjunta e incluso, se preguntó vale la pena que siga en la zona gastando un dineral. También el padre de Abrahán Fehr, expresó su desilusión hacia el trabajo del Gobierno en materia de seguridad.

 

Tal vez te interese...

¿Que opinas?