Estas aquí =>

Joven pareja produce 1.200 litros diarios de leche y comenzó con dos terneros

Jesús, la antigua reducción jesuítica, atrae al turista hasta donde se encuentra las antiguas ruinas. El camino, bordeado de hierbajos y matorrales, que sigue hacia los alejados parajes, es de tierra roja y varios altibajos en el camino, conducen al tambo de Marieli Vanesa Budtinger, joven esposa, madre y administradora de los 1.200 litros de leche producida a diario que entrega a la Cooperativa Colonias Unidas Limitada.

La ligera lluvia refrescó el follaje y el camino rojo que debía transitarse con cuidado. En aquella paz itapuense, allá en el barrio Carumbey, Marieli cumple a diario rigurosamente su agenda: estar en pie con su marido, Aníbal Buss,  y sus ayudantes desde las tres y media de la madrugada, así en la noche anterior haya llovido copiosamente.

Ella es una más en la lista de los numerosos socios de la cooperativa que provee la materia prima retirada periódicamente por un transportista que, a su vez, controla en el tambo la calidad de la leche.  Para cumplir con las exigencias sanitarias en el tambo se invirtió 500.000 dólares.

Tenemos que trabajar duro para terminar de pagar en unos diez a quince años el préstamo contraído. El respaldo es el trabajo garantizado que tenemos, dijo mientras mostraba a este diario las dependencias del tambo.

Empezaron con un par de terneros obsequiados por los padres de la pareja al contraer matrimonio. Trabajaron duro en la propiedad de los progenitores para luego hacerse de lo suyo y hoy, la unidad láctea está asentada en unas 15 hectáreas.

Las vacas lecheras, unas 70, que producen un promedio de 15 litros diarios por cabeza, se encontraban en galpones a la hora de nuestra visita al tambo. Al balanceado consumido en esos momentos por las lecheras, Marieli suplementó con cascarilla de soja.

Es muy bueno para aumentar la proteína de la leche. A más proteína, mejor precio en tambo, que promedia los 2.100 guaraníes por litro, explicó la mujer mientras repartía a sus correspondientes raciones a sus lecheras.

En otros galpones están los desmamantes, más allá, las vaquillas próximas a ser inseminadas y en un lugar también correctamente protegido los recién nacidos, explicó mientras señalaba el sitio donde se encontraban sus animales.

“Trabajo tenemos durante todo el día. A la noche, mi marido no deja de vigilar los galpones. Siempre está alerta cuidando de los planteles y, desde luego, vigilante contra los abigeos que también aparecen por la zona”, comentó la tambera.

Explicó que en el tambo no hay descanso ni en Nochebuena, Navidad, Año Nuevo ni Viernes Santo, ni si llueve con tormentas eléctricas y vientos. Hay que extraer la leche para evitar la mastitis, la no extracción de la leche puede causar la inflamación de las ubres, explicó durante la larga recorrida en el tambo.

En la unidad de producción está radicada la familia de Marieli, lo mismo que de otras cuatro familias que son mis ayudantes, no mis empleados. Ellos son mis compañeros, expone aclarando su relación con quienes trabajan en las diversas actividades demandadas por la producción de leche.

El marido también produce en la chacra de modo que no falten los alimentos básicos necesarios ni a ellos ni a los que colaboradores del tambo. El grano también es ensilado para alimentar las lecheras.  La tarea es constante, en los galpones, en los piquetes, en la chacra y desde luego, en la casa, donde Marieli debe organizar los trabajos propios del hogar.

Tal vez te interese...

2 Thoughts to “Joven pareja produce 1.200 litros diarios de leche y comenzó con dos terneros”

  1. Esvan Paz

    Podrían publicar el LUGAR donde ocurre…. No es la primera vez…

  2. Ninfa Maldonado

    Jesus dice en el primer párrafo
    Excelente es compartir experiencias
    Muchos creen que el campo da ganancias sin esfuerzos
    Éxitos! !

¿Que opinas?