Estas aquí =>

Papa pide dignidad para las monjas y que ya no sean consideradas sirvientas

Ciudad del Vaticano.- El papa Francisco pidió combatir «el problema serio y grave» de los abusos sexuales a monjas en todo el mundo y también que sean utilizadas como servidumbre.

El papa Francisco mantuvo hoy un encuentro en Vaticano con las 850 religiosas que han participado en la Asamblea de la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG), que agrupa a 1.900 congregaciones y representa a unas 450.000 monjas.

La presidenta de la UISG, la maltesa Carmen Sammut, explicó al papa que en estos días de reuniones han hablado de los abusos a menores en la Iglesia, pero también de las religiosas víctimas de abusos sexuales y de poder, un problema que están afrontando «con valor y determinación».

Sammut agradeció al papa que en la ley divulgada ayer en la que se obliga a todos los religiosos a denunciar los casos de abusos, también se incluyese la violencia de todo tipo contra las consagradas.

«El abuso de religiosas es un problema serio y grave y yo soy consciente y también existe en Roma por la información que llega», dijo Francisco a las religiosas en el aula Pablo VI del Vaticano.

Francisco también pidió entonces «luchar» contra los abusos sexuales, de poder y conciencia, pero también contra el fenómeno de que las monjas tengan que ser siervas.

«Por favor, servir sí, servidumbre no. Tú no te has hecho religiosa para ser la sirvienta de un clérigo», clamó el papa.

El pontífice pidió ayuda también a las congregaciones para atajar el problema ya que son las superioras de las congregaciones las que autorizan esto (que las monjas se ocupen de las tareas domésticas).

«Trabajad en los dicasterios, en la administración de una nunciatura, pero sirvientas no. Solo en las casas de los enfermos, porque esto es servicio, pero no servidumbre», agregó.

En noviembre de 2018, la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG) denunció «la cultura del silencio y el secreto» que con frecuencia rodea a los casos de abusos sexuales y ha instado a las religiosas a informar de ello a la Policía y a sus superiores.

«Pedimos que cualquier religiosa que haya sufrido abusos informe a la responsable de su congregación, a la Iglesia y a las autoridades civiles, según se considere más conveniente», solicitó la UISG.

Respecto a la ordenación de diaconisas, que la UISG planteó en su anterior encuentro con el papa en 2016, Francisco reafirmó como ya hizo en el vuelo de regreso de su viaje a Bulgaria y Macedonia, que «no se ha llegado a un acuerdo».

«No es un gran resultado, pero es un paso adelante», dijo sobre la posibilidad del diaconado femenino, que es el grado de consagración anterior al del sacerdocio y puede otorgar la potestad de administrar algunos sacramentos como el bautismo y el matrimonio.

El papa que se saltó su discurso escrito y prefirió contestar a las preguntas de las monjas, aceptó la invitación de una de ellas de participar en la próxima asamblea de la UISG para que escuche la labor que hacen las religiosas.

«Si estoy vivo iré, si no recordarlo a mi sucesor», afirmó.

El papa Francisco ya reconoció el problema de los abusos a algunas monjas por parte de curas y obispos y aseguró que trabaja para buscar soluciones contra esta situación que «viene de lejos», durante su viaje de regreso de Emiratos Árabes Unidos.

Ya en 1990, después de años de investigaciones en veintitrés países de cuatro continentes, dos religiosas, Maura O’Donohue y Marie McDonald presentaron un informe en Vaticano sobre abusos a monjas, especialmente en África.

Un reciente documental francés titulado «Religiosas abusadas, el otro escándalo de la Iglesia» relevaba como durante décadas, las hermanas de todos los continentes fueron abusadas sexualmente por sacerdotes. EFE

Leer mas...

Presentaron alarmantes estadísticas sobres niñas embarazadas en el país

Aproximadamente 650 niñas, de entre 10 y 14 años de edad, se transforman en madres cada año en Paraguay, de acuerdo a las cifras presentadas por el Centro de Documentación y Estudios (CDE) en un libro que alerta sobre las consecuencias del elevado número de casos de abusos sexuales a menores registrados en el país.

La investigación realizada por esta organización no gubernamental emplea estadísticas documentales y datos de diferentes instituciones del país para explicar un problema que tiene consecuencias físicas, psicológicas, sociales y económicas para las niñas paraguayas.

Según los datos recogidos en el ejemplar, en el año 2015 un 10,6 % de las menores embarazadas no realizaron controles médicos prenatales, mientras que más de la mitad de las gestaciones no fueron detectadas hasta que habían transcurrido al menos 16 semanas.

Las adolescentes menores de 15 años presentan cuatro veces más riesgo de morir que en un embarazo que las adolescentes tardías y jóvenes del estudio, explicó la investigadora del CDE, Clyde Soto, en la presentación del libro.

Desde el Centro de Documentación y Estudios vinculan directamente esta situación con la victimización a la que son sometidas las menores tras quedarse embarazadas, en muchos casos como consecuencia de una violación.

De acuerdo a los datos presentados, el número de casos de abuso sexual registrados en el Ministerio Público de Paraguay se ha multiplicado exponencialmente en los últimos años.

Según recoge el ejemplar, los datos de la Policía Nacional reflejan que en un 22 % de las ocasiones los agresores son familiares de la víctima, especialmente sus padrastros, padres o tíos.

Además de las consecuencias físicas y psicológicas que produce un embarazo a una edad tan temprana, desde el CDE alertan de que más de la mitad de las adolescentes se ven obligadas a abandonar sus estudios cuando comienzan su periodo de gestación.

El embarazo significa la expulsión de la niña del sistema educativo formal y una violación de su derecho universal a recibir una educación, expresó Soto.

Para combatir este problema social, la organización no gubernamental reclama que se integre la educación sexual en los colegios de Paraguay, así como la puesta en marcha de políticas de prevención integrales.

Según las cifras de CDE, el 8,2 % de los menores que están escolarizados actualmente tuvieron relaciones sexuales antes de alcanzar los 15 años de edad.

Asimismo, los investigadores señalan que los embarazos a edades tempranas son un problema más frecuente en las zonas rurales del norte y del este del país, donde los habitantes hablan exclusivamente guaraní y cuyo poder adquisitivo es menor.

Desde el Centro de Documentación y Estudios reclaman una revisión del código penal paraguayo que prohíbe el aborto en todos sus supuestos, salvo que corra peligro la vida de la madre por una malformación del embrión o por un embarazo ectópico, cuando se desarrolla fuera del útero.

El libro tiene como objetivo arrojar luz sobre una realidad lacerante en Paraguay que, sin embargo, supone una gran dificultad para los investigadores que denuncian un déficit de datos públicos a los que poder acceder.

Para combatir este problema social, el Centro de Documentación y Estudios (CDE) reclama que se integre la educación sexual en los colegios de Paraguay, así como la puesta en marcha de políticas de prevención integrales.

Leer mas...

El Papa se reunirá con víctimas de abusos sexuales en Irlanda

El papa Francisco se reunirá con víctimas de abusos sexuales cometidos por clérigos durante el viaje a Irlanda que arranca el sábado, según confirmó este martes el portavoz Greg Burke en la Santa Sede.

Burke no ofreció detalles sobre el lugar y la hora del encuentro, pero explicó que el pontífice argentino de 81 años considera importante escuchar a las víctimas.

Además señaló que Francisco rezará por las víctimas el sábado, en el primer día de su viaje a Irlanda, durante la visita a la catedral en Dublín.

El pontífice argentino se encuentra bajo una fuerte presión para que incremente la lucha contra los curas pederastas y contra la práctica de la Iglesia católica de encubrir estos delitos.

Tras la publicación la semana pasada de un informe en el que se revelaba el nombre de más de 300 clérigos que habían abusado en Pensilvania durante un periodo de 70 años, el pontífice pidió perdón en una carta abierta por los abusos cometidos.

El Papa habló de delito y pidió que se persiga tanto a los autores de los abusos como a los que los encubrieron, en muchos casos obispos.

Se trata de una carta dirigida a toda la comunidad de católicos que suma más de 1.300 millones de personas en todo el mundo. El pontífice reconoció que el dolor de las víctimas «durante mucho tiempo fue ignorado, callado o silenciado» fue ignorado durante mucho tiempo.

El arzobispo de Dublín le contesta al papa Francisco: «No basta con pedir perdón»
La visita a Irlanda este fin de semana supone la primera de un pontífice en décadas luego de que Juan Pablo II fuera el último papa en ir a ese país a fines de los 70.

Devastadores informes de comisiones independientes sobre el abuso sistemático de menores en Irlanda por parte de curas terminó de minar la confianza de los fieles con la Iglesia, en un país que solía ser «el más católico del mundo».

Este lunes, el arzobispo de Dublín recordó a Bergoglio que «con pedir perdón no alcanza» y le exigió hablar del tema de los abusos en la Iglesia de manera «abierta y franca».

Leer mas...