Estas aquí =>

Qatar anuncia que abandonará a la OPEP

Qatar, el mayor exportador de gas del mundo, anunció hoy lunes que abandonará la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) el próximo 1 de enero de 2019, para tener independencia y poner en práctica sus planes de aumentar la producción de hidrocarburos.

Las autoridades se quieren centrar en el gas, diversificar sus inversiones y ganar autonomía en su política de hidrocarburos, indicó hoy el ministro de Energía, Saad al Kaabi, en una rueda de prensa, en la que admitió el interés de su país por aumentar también la producción de crudo.

A pesar del bloqueo económico y político que desde junio de 2017 sufre el país por parte de sus vecinos, encabezados por Arabia Saudí, Al Kaabi aseguró que la decisión no tiene que ver con esa circunstancia, dando por descontado que mucha gente politizará la decisión de abandonar la OPEP.

Nuestro objetivo en esta estrategia es centrarnos en nuestros negocios y actividades principales en Catar y mejorar la posición internacional de Catar como el principal productor mundial de gas natural, indicó.

El ministro justificó la retirada de la OPEP como un paso necesario para desarrollar el potencial del país, dueño de las terceras mayores reservas de gas del mundo.

El anuncio llega en vísperas de la 175 conferencia ordinaria de la OPEP, que se celebra el jueves en Viena y en la que el organismo y sus aliados, entre ellos Rusia, planean estudiar un recorte de su oferta de crudo para frenar la abrupta caída de los precios del petróleo, de más del 30 % en menos de dos meses.

El ministro catarí afirmó que ha comunicado hoy su decisión al secretario general de la OPEP, Mohamed Barkindo, y explicó que ha realizado el anuncio antes de la reunión de Viena para no sorprender al resto de miembros del bloque y en aras de la transparencia.

A pesar del anuncio de Qatar, el precio del crudo abrió hoy con fuertes alzas, bajo la influencia de la tregua comercial alcanzada entre Estados Unidos y China y ante un eventual acuerdo entre la OPEP y Rusia para recortar la producción.

Después de abandonar la OPEP, organismo al que Qatar se incorporó en 1961, Doha tiene planes de elevar su producción de gas natural un 42 % en los próximos años, pasando de los actuales 77 millones de toneladas anuales a 110 millones, aunque el ministro no concretó el plazo para llevar a cabo ese incremento.

El emirato también planea elevar su producción de crudo, desde 4,8 millones de barriles diarios a 6,5 millones en el plazo de una década, y “expandir” sus proyectos en países como Brasil, México, Argentina, Chipre, Congo, Sudáfrica y Omán.

A la luz de estos esfuerzos y planes y en nuestra búsqueda por fortalecer la posición de Catar como proveedor de energía seguro y confiable en todo el mundo, tuvimos que tomar medidas para revisar el papel y las contribuciones de Catar, dijo Al Kaabi.

Asimismo, el ministro aseguró que el emirato está estudiando nuevas posibilidades de inversión en otros países de Suramérica, que mencionará a su tiempo.

El pasado septiembre el jefe de Estado catarí, el emir Tamim bin Hamad al Zani, realizó una gira por Ecuador, Perú, Argentina y Paraguay, para estrechar la cooperación con estos países.

En los próximos meses anunciaremos varias colaboraciones internacionales grandes, dijo.

Dentro de sus planes, Qatar también pretende construir un gran complejo petroquímico, que previsiblemente será inaugurado en 2025 e incluirá la mayor planta de craqueo de etano de Oriente Medio, con capacidad para procesar 1,6 millones de toneladas anuales, según previsiones de Qatar Petroleum.

Catar es el mayor exportador de gas natural del mundo, con cerca de 128.645 millones de metros cúbicos por año, según datos de la OPEP.

El pequeño emirato, el menor de los quince miembros de la OPEP por área y población, tiene reservas probadas de 23,8 billones de metros cúbicos, sólo superado por Rusia e Irán.

La mayor parte del gas natural catarí se encuentra en el Campo Norte, el mayor yacimiento de gas del mundo, ubicado en aguas del golfo Pérsico y que Doha comparte con Irán.

Leer mas...

Vecinos consideran a Qatar como país terrorista

Las diferencias de Qatar con sus vecinos han estallado este lunes. Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Bahréin y Egipto han roto relaciones diplomáticas con ese pequeño pero rico Estado del golfo Pérsico después de diez días de creciente tensión.

Riad, que acusa a Doha de alentar el terrorismo por su apoyo al islam político, también ha cerrado su frontera, la única terrestre del emirato. Qatar ha negado las alegaciones y denuncia un intento “inaceptable” de someterlo a tutela. Además de la caída de la bolsa catarí, el rifirrafe ha provocado una subida del petróleo y la cancelación de numerosos vuelos regionales.

La acción concertada de estos países, aliados bajo el liderazgo saudí, es un intento claro de aislar a Qatar, que siempre ha mantenido cierta independencia en sus políticas regionales.

Los cuatro Estados, a los que se ha unido el gobierno yemení de Abdrabbo Mansur Hadi (que vive en Arabia Saudí) y el gobierno del este de Libia (apadrinado por Emiratos), han anunciado el cierre de sus espacios aéreos, puertos y aeropuertos a las compañías cataríes.

Además, las tres petromonarquías también han prohibido viajar a Qatar a sus nacionales y dado dos semanas a los cataríes para que abandonen sus territorios.

Poco después de que se conociera la ruptura de lazos, las aerolíneas Etihad, Emirates, FlyDubai y Saudia han dejado de volar a Doha. Arabia Saudí y sus aliados también han comunicado que van a tomar medidas para intentar que países y compañías amigas bloqueen el tránsito de y hacia Qatar a través de su espacio aéreo. Tal medida amenaza los vuelos de Qatar Airways, la segunda mayor de la región tras Emirates.

El eventual bloqueo al espacio catarí y el cierre de la frontera saudí, la única terrestre de Qatar, amenaza el abastecimiento de alimentos al país, que prepara el Mundial de 2022. No está claro cómo puede afectar esto a la base que EE. UU. tiene en su territorio, aunque sin duda pone a Washington en el brete de tener que decantarse por uno u otro lado.

El secretario de Estado de EE. UU., Rex Tillerson, ha declarado en Australia, donde se encuentra de visita, que la riña no va a afectar a la lucha contra el yihadismo y que Washington ha animado a sus aliados del Golfo a resolver sus diferencias, informa Reuters.

De momento, Qatar se ha visto expulsado de la coalición militar que dirige Arabia Saudí en Yemen, donde facilitaba varios aviones para bombardear a los rebeldes Huthi. El enfrentamiento diplomático también ha hecho caer la bolsa de Doha y empujaba al alza el petróleo en los mercados internacionales.

Estas son medidas injustificadas y sin fundamento, se quejaba un comunicado el Ministerio de Exteriores catarí recogido por la agencia France Presse. Desde la perspectiva de Doha, tienen un objetivo claro: colocar al Estado de Qatar bajo tutela, lo que constituye una violación de su soberanía y es absolutamente inaceptable, sostienen.

El texto catarí recuerda que el respeto a la soberanía es uno de los principios de la carta del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), el foro que integra junto con Arabia Saudí, EAU, Bahréin, Kuwait y Omán. Pero a pesar de los intentos de forjar una postura común ante los retos regionales, como las primaveras árabes, el ascenso del islamismo o, sobre todo, el desafío que presenta Irán, las diferencias parecen insoslayables.

Mientras Riad, Abu Dhabi y Manama se han mostrado especialmente combativos frente a Teherán, Doha, Kuwait y Mascate se inclinan, con mayor o menor intensidad, por el diálogo con el vecino iraní. No obstante, ha sido de nuevo Qatar el que, a raíz de la reciente visita del presidente de EE. UU., Donald Trump, a Arabia Saudí, ha concitado el malestar.

El Reino del Desierto ha decidido romper relaciones con Doha para proteger su seguridad nacional de los peligros del terrorismo y el extremismo, explicaba una fuente oficial citada por la agencia saudí SPA al anunciar la noticia. Son palabras muy duras en un momento en que los atentados ocurridos en el Reino Unido, han hecho que algunos políticos europeos se quiten el guante de lo políticamente correcto y apunten hacia el extremismo religioso que deriva de la versión saudí del islam, el wahabismo.

Leer mas...