Estas aquí =>

Las pérdidas en la soja temprana ya llega al 50% en zonas productivas

La larga sequía que afectó a las zonas productivas del país, sumado con las altas temperaturas, echaron a perder al 50% de producción tempranera de soja. Así lo confirmaron desde la la Coordinadora Agrícola del Paraguay (CAP). Se estima un rinde de nada más que 1.200 kilos por hectárea.

Aurio Frighetto, miembro de la CAP de Alto Paraná, extendió la preocupación de varios productores de su región debido a la baja calidad de los granos que saldrán en esta campaña 2018/2019.

Recordó que la zafra anterior alcanzó 2.400.000 toneladas y, aunque no llegó a superar las cifras esperadas, fue bastante satisfactoria para quienes trabajan la tierra. Sin embargo, en este periodo la cosecha llegaría a 1.600.000 toneladas nada más, con una pérdida esperada de aproximadamente el 50% al final de la cosecha.

Mencionó que las parcelas de soja que fueron sembradas en forma temprana o adelantada, antes del 15 de septiembre, fueron afectadas por la falta de lluvia, hecho que se registró desde finales de noviembre hasta la semana pasada.

En su departamento (Alto Paraná), como en otras zonas del país no se registran precipitaciones considerables, por lo que las cosechas iniciales de la soja están dando muy bajos rendimientos, solo unos 1.200 kilogramos por hectárea y esto podría ir empeorando, explicó Frighetto.

Lamentó además la baja calidad de la oleaginosa porque se han detectado una importante cantidad de granos verdes al tiempo de realizar la recolección ya que en el desgrane de las vainas se observa que hay muchos granos verdosos. La cosecha se hace porque las plantas ya están secas”, explicó el representante del gremio de productores, recalcó Frighetto.

Hasta el momento detalló que la presente zafra registró una merma de unas 800.000 mil toneladas en comparación a la cosecha anterior, cuando alcanzó 2.400.000 toneladas.

Leer mas...

Altas temperaturas “queman” a la mitad de la producción de soja

El fenómeno de masa de aire caliente que desde primeros días de diciembre se instaló sobre el país, produce hasta el momento grandes pérdidas al sector sojero. Esto traería consigo una notable reducción en los ingresos por exportación que podría incluso repercutir en la economía paraguaya. Expertos hablan que más del 50% de la cosecha de soja temprana ya está perdida.

Las altas temperaturas y la falta de precipitaciones que se notaron desde la primera quincena del último mes del año y fueron nefastas para productores de Itapúa, Alto Paraná, Caaguazú, Caazapá, Canindeyú, San Pedro y parte del Chaco norte quienes veían impotentes como caían las plantas debido a las altas temperaturas.

Creo que la soja tempranera va a tener grandes pérdidas. Se cosecharán 1.300 a 1.500 kilos por hectárea nada más, y en algunas parcelas creo que no habrá cosecha, dijo Aurio Frighetto, dirigente de la Coordinadora Agrícola del Paraguay (CAP) filial Alto Paraná.

La preocupación fue notable en el rostro de Fukui Ishiro, también miembro de la CAP de Alto Paraná. El mismo confirmó que el 50% de la soja tempranera se perderá por completo y para mayor preocupación de los productores, este clima es propicio para enfermedades que afectan directamente la raíz de la planta y que podrían impactar mucho en el rendimiento final.

Varios factores también influyeron para la reducción como ser las abundantes lluvias de octubre y en reducido pero no por ello menos importante razón, los conflictos que se registraron entre personas que buscan evitar el cultivo del principal producto alimenticio que exporta el Paraguay y productores de diferentes zonas del país que, además de los castigos naturales, tuvieron que soportar fuertes manifestaciones de personas que se sienten supuestamente perjudicadas por el uso de agroquímicos en el campo.

Leer mas...

Preocupación en el campo por falta de lluvias

El ingeniero Héctor Cristaldo, directivo de la Unión de Gremios de la Producción (UGP), en el campo se comienzan a notar grandes pérdidas debido a los daños ocasionados por la falta de lluvias y el excesivo calor por lo que actualmente se está pasando en nuestra región agrícola.

En los últimos días se dieron estrictos cambios climáticos, ya que la semana pasada predominaba el viento sur, lo que propiciaba temperaturas bajas a primeras horas de la mañana y ya esta semana, un bolsón estacionado de masa de aire caliente sobre nuestro país, mantendrá altas temperaturas hasta aproximadamente la próxima semana, con bajas probabilidades de precipitaciones.

En cuanto a la situación actual, Cristaldo dijo que no están bien las variedades sembradas temprano antes del 15 de setiembre y vaticinó una merma en la producción, además de una fuerte caída del rendimiento por hectárea de las plantaciones.

El gremio que encabeza, tendrá en los últimos días de diciembre un informe pormenorizado de los daños y perjuicios que se notaron a nivel país a consecuencia de la falta de agua caída en la presente temporada.

Fin de mes podremos tener mejor cuantificado, pero no es menor la pérdida, mencionó el titular de la UGP que se encuentra además esperanzado en que en los próximos días una lluvia pueda salvar parte de la producción. A modo de entender mejor, mencionó que se requiere de suficiente humedad para que el grano se desarrolle correctamente.

La situación no pinta nada bien, hay mucho en juego y la naturaleza lastimosamente no cumple con su parte por lo que la preocupación ya es general entre diferentes productores que en su mayoría se concentran entre los departamentps de Itapúa y Alto Paraná.

De manera institucional,  la UGP mencionó que  agricultores de las principales zonas de producción, como Itapúa, Alto Paraná y Caaguazú, reportaron que el descenso térmico de la semana pasada y la falta de lluvia influyen en el desarrollo del cultivo de soja. Hasta ahora no hay pérdidas significativas, pero los productores se encuentran preocupados.

El productor Aurio Frighetto, dirigente de Alto Paraná de la Coordinadora Agrícola del Paraguay, mencionó en el boletín de la UGP que el viento sur seca mucho la planta y las temperaturas por debajo de los 20 grados pueden perjudicar un poco el crecimiento. Lo que en realidad preocupa es que tuvimos muchas lluvias en octubre y noviembre y la soja no se desarrolló bien; este clima de fresco a frío por la madrugada y calor intenso durante el día no conviene, mencionó el productor en el reporte informativo repartido a los productores.

Leer mas...