Estas aquí =>

Las pérdidas en la soja temprana ya llega al 50% en zonas productivas

La larga sequía que afectó a las zonas productivas del país, sumado con las altas temperaturas, echaron a perder al 50% de producción tempranera de soja. Así lo confirmaron desde la la Coordinadora Agrícola del Paraguay (CAP). Se estima un rinde de nada más que 1.200 kilos por hectárea.

Aurio Frighetto, miembro de la CAP de Alto Paraná, extendió la preocupación de varios productores de su región debido a la baja calidad de los granos que saldrán en esta campaña 2018/2019.

Recordó que la zafra anterior alcanzó 2.400.000 toneladas y, aunque no llegó a superar las cifras esperadas, fue bastante satisfactoria para quienes trabajan la tierra. Sin embargo, en este periodo la cosecha llegaría a 1.600.000 toneladas nada más, con una pérdida esperada de aproximadamente el 50% al final de la cosecha.

Mencionó que las parcelas de soja que fueron sembradas en forma temprana o adelantada, antes del 15 de septiembre, fueron afectadas por la falta de lluvia, hecho que se registró desde finales de noviembre hasta la semana pasada.

En su departamento (Alto Paraná), como en otras zonas del país no se registran precipitaciones considerables, por lo que las cosechas iniciales de la soja están dando muy bajos rendimientos, solo unos 1.200 kilogramos por hectárea y esto podría ir empeorando, explicó Frighetto.

Lamentó además la baja calidad de la oleaginosa porque se han detectado una importante cantidad de granos verdes al tiempo de realizar la recolección ya que en el desgrane de las vainas se observa que hay muchos granos verdosos. La cosecha se hace porque las plantas ya están secas”, explicó el representante del gremio de productores, recalcó Frighetto.

Hasta el momento detalló que la presente zafra registró una merma de unas 800.000 mil toneladas en comparación a la cosecha anterior, cuando alcanzó 2.400.000 toneladas.

Leer mas...

Medicamentos de países en vías de desarrollo son falsificados, advierte OMS

Uno de cada diez productos médicos en los países de renta mediana y baja es de mala calidad o falsificado, advirtió hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS). Un nuevo estudio basado en un centenar de sondeos realizados en 88 naciones en desarrollo reveló que esas medicinas abarcan desde fármacos utilizados para tratar el cáncer hasta anticonceptivos, además de que tocan por igual a los productos genéricos que a los de patente.

Frente a esta información, la OMS urgió a los países a mejorar los sistemas de detección y respuesta a la comercialización de esos medicamentos, tomando medidas que incluyan la cooperación regional y global para evitar su tráfico y circulación entre la población.

La OMS señaló que los datos indican que mucha gente toma medicinas que no alivian o previenen las enfermedades, lo que supone un desperdicio de dinero para las personas y los sistemas de salud y, sobre todo, puede causar padecimientos graves o, incluso, muertes.

El doctor Tedros Ghebreyesus, director general de la OMS, destacó el impacto de los medicamentos falsificados o de baja calidad en las comunidades más vulnerables.

Por su parte, la directora general adjunta de la OMS para Acceso a Medicinas y Vacunas, Mariângela Simão, se refirió a la gravedad del fenómeno.

Las medicinas de baja calidad o falsificadas no sólo tienen un efecto trágico en los pacientes y sus familias, sino que también son una amenaza para la resistencia a los antimicrobiales, lo que aumenta la cantidad de medicamentos que pierden su poder para tratar las enfermedades, explicó.

La agencia de la ONU detalló que, de 1.500 reportes recibidos a partir de 2013, un 42% provenía del África subsahariana, 21% de América y otro 21% de Europa. Los medicamentos contra la malaria y los antibióticos fueron los que se reportaron con mayor frecuencia.

Leer mas...