Estas aquí =>

Manifestantes marchan en Brasil en protesta contra recortes a gasto en educación

SAO PAULO, 15 mayo (Reuters) – Decenas de miles de personas marcharon en todo Brasil el miércoles para protestar contra el congelamiento del gasto en educación por parte del gobierno del presidente Jair Bolsonaro, quien calificó a los manifestantes de «idiotas e imbéciles útiles».

La Unión Nacional de Estudiantes (UNE) de Brasil convocó protestas a nivel nacional luego de que el Ministerio de Educación dijo que congelaría casi una cuarta parte de los gastos no obligatorios debido a la precaria situación fiscal del gobierno.

Las marchas marcan las primeras protestas nacionales contra la gestión de Bolsonaro, cuyos índices de aprobación están cayendo ante la debilidad de la economía, el aumento del desempleo, una coalición ingobernable en el Congreso y luchas al interior de su gabinete.

Desde Dallas, Texas, a donde viajó para asistir a una cena de gala, Bolsonaro negó que su gobierno hubiera recortado los presupuestos de educación y calificó las protestas como un espectáculo partidista.

«Son idiotas útiles, imbéciles, que están siendo utilizados como la masa de maniobra de una pequeña minoría inteligente que conforma el núcleo de muchas universidades federales en Brasil», dijo.

Los manifestantes marcharon al Congreso en Brasilia, y se congregaron en una vía principal de Sao Paulo por la tarde. Las estimaciones oficiales de la multitud no estaban disponibles de inmediato, y se espera que las protestas ganen fuerza a lo largo del día.

«Lo que importa es mostrar que la sociedad civil está organizada contra estos recortes», dijo Rodrigo Tonieto, de 22 años, en Sao Paulo. «Juntos, vamos a decir ‘no’ al gobierno de Bolsonaro, (…), a decir ‘no’ al lío que es este gobierno».

 

 

Leer mas...

Bolsonaro llega a EE.UU. para reunirse con Trump

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llegó a Estados Unidos, donde se reunirá el martes con su homólogo Donald Trump para sellar una naciente alianza, fortalecer lazos económicos y militares y aumentar la presión sobre Venezuela. Ambos mandatarios son considerados de idéntica ideología, tanto así que el representante del vecino país fue tratado en su momento como el Trump de Sudamérica.

El brasileño aterrizó en la base San Andrews, a las afueras de Washington. Este es el primer viaje oficial de Bolsonaro al exterior desde que asumió el poder el 1 de enero, aunque su estreno internacional fue el Foro de Davos, que se celebró en Suiza ese mismo mes.

Por primera vez en mucho tiempo, un Presidente brasileño que no es antiestadounidense llega a Washington. Es el comienzo de una alianza por la libertad y la prosperidad, como los brasileños siempre desearon, escribió el mandatario sudamericano en sus cuentas de redes sociales.

Bolsonaro viajó acompañado de seis ministros, entre ellos el canciller Ernesto Araújo, el titular de Economía Paulo Guedes y el de Justicia y Seguridad, Sergio Moro.

El mandatario brasileño estará en Washington hasta el martes y está alojado en la Blair House, la residencia oficial para huéspedes situada frente a la Casa Blanca, hasta donde llegó para iniciar trabajos bilaterales con autoridades norteamericanas.

Además de mantener una reunión con Trump el martes en el Salón Oval, Bolsonaro aprovechará su estancia en la capital estadounidense para reunirse con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y participará en varios foros sobre las oportunidades que ofrece la economía brasileña.

La presencia del brasileño en suelo estadounidense animó a aproximadamente 50 personas, para protestar frente a la Casa Blanca con pancartas que rezaban «Bolsonaro asesino» y «Liberen a Lula», en referencia al expresidente de izquierda (2003-2010) condenado a 12 años de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero por la justicia brasileña y que muchas personas se encuentra en contra por este hecho debido a que uno de los ministros de Bolsonaro, Sergio Moro, fue quien lo envió a prisión al líder del Partido de los Trabajadores (PT) luego de involucrarlo en la mega investigación denominada Lavajato (auto lavado), donde desnudaron algunos crímenes realizados en su gobierno.

Uno de los ejes de la agenda de Bolsonaro con Trump es la crisis en Venezuela. La férrea oposición a lo que ambos gobiernos consideran una «dictadura» en el país caribeño es uno de los temas que más une a los dos mandatarios.

Leer mas...

De trece candidatos a la presidencia de Brasil, dos son multimillonarios

Dos de los trece candidatos a las presidenciales de Brasil son exbanqueros que declararon bienes por decenas de millones de dólares, que podrían emplear, aunque con límites, para financiar sus propias campañas en las elecciones de octubre.

Estos serán los primeros comicios presidenciales y legislativos que se realizarán con la nueva ley que prohíbe aportes empresariales. La normativa fue adoptada tras las revelaciones de la Operación Lava Jato sobre sobornos pagados por constructoras a políticos para obtener contratos en la empresa estatal Petrobras.

Los gastos autorizados para cada campaña presidencial se limitan a 70 millones de reales (unos 18 millones de dólares).

En caso de que los fondos oficiales distribuidos por partido no alcancen, los candidatos podrán completar la suma echando mano a su propio bolsillo.

Así, según medios de prensa, el Movimiento Democrático Brasileño (MDB, centro-derecha) del presidente saliente Michel Temer escogió como candidato al exministro de Hacienda Henrique Meirelles con la idea de destinar la mayor parte de los recursos oficiales a las campañas legislativas, dejando que el expresidente mundial del BankBoston asuma gran parte de los gastos de su propia campaña.

Meirelles, con apenas el 1% de intención de voto, es el segundo candidato más rico. Sus bienes declarados ante el Tribunal Superior Electoral (TSE) suman 377,5 millones de reales (96 millones de dólares, a una tasa de cambio de 1 dólar = 3,9 reales), mayormente en acciones y colocaciones financieras, así como en propiedades inmobiliarias (21,8 millones de reales), joyas, obras de arte y antigüedades (917.287 reales).

El más rico de los trece es otro exbanquero, Joao Amoedo, del Partido Novo (derecha), con una fortuna de 425 millones de reales (más de la mitad en aplicaciones de renta fija), y con una intención de voto que también ronda el 1%.

Entre los que figuraron menos montos, se divulgó que los bienes del expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), favorito en los sondeos pese a purgar una pena de 12 años de cárcel por corrupción, se elevan a 7,98 millones de reales, mayoritariamente (6,3 millones) colocados en un fondo privado de pensiones con seguro de vida.

Lula, cuya candidatura debería ser impugnada a causa de su situación judicial, tiene también un terreno evaluado en 530.000 reales y dos vehículos con un valor total estimado de 266.950 reales.

El ultraderechista Jair Bolsonaro, primero en las intenciones de voto sin Lula, declaró bienes por 2,286 millones de reales, incluyendo cuatro viviendas que suman 1,4 millones.

El exgobernador de Sao Paulo Geraldo Alckmin (PSDB, centroderecha) declaró 1,379 millones de reales, mayoritariamente en bienes raíces; algo menos que los 1,695 millones de reales (igualmente con fuerte participación de propiedades inmobiliarias) del centroizqueirdista Ciro Gomes.L

a ecologista Marina Silva (segunda colocada en las elecciones sin Lula) declaró 118.835 reales (casi en su totalidad en dos apartamentos) y el izquierdista Guilherme Boulos (PSOL) dijo tener como único bien un automóvil evaluado en 15.416 reales.

La financiación oficial de las campañas se realizará por tres canales:
– Un Fondo especial de Financiación de campaña (FEFC), de 1.716 millones de reales (44.000 millones de dólares), a ser distribuidos en función del tamaño de las bancadas de cada partido en las dos cámaras del Congreso.
– El Fondo Partidario, constituido con multas, recursos presupuestarios y donaciones, busca asegurar los gastos de funcionamiento de los partidos. Se repartirá en un 95% según la proporción de diputados de cada bancada en las elecciones anteriores y un 5% entre todas las siglas.
– Donaciones individuales: limitadas al 10% de los ingresos brutos del año anterior, con un máximo equivalente al de diez salarios mínimos (un salario mínimo es 954 reales).

Leer mas...