Estas aquí =>

Nuevamente el BCP baja proyección económica del 2019

El Banco Central de Paraguay bajó nuevamente la proyección de crecimiento de la economía paraguaya para el 2019 a un 3,2 por ciento desde un 4,0 por ciento estimado en diciembre. Esto es debido a una caída en la producción de soja vinculada al clima que desde fin del año pasado causó mermas importantes en el rendimiento de la campaña.

La entidad modificó el pronóstico en línea con el del Fondo Monetario Internacional, que lo bajó a 3,5 por ciento a comienzos de marzo por la sequía que afectó el ciclo de la soja, principal producto de exportación del país.

Los resultados que arrojó la última cosecha nos obligaron a hacer una revisión a la baja, dijo a periodistas César Rojas, jefe de estimaciones y proyecciones sectoriales del Banco Central.

El sector primario caería un 1,8 por ciento este año contra una proyección de crecimiento de 0,5 por ciento en diciembre, señaló un reporte del banco, que también destacó un menor dinamismo de otros sectores como las manufacturas y las construcciones.

El documento agregó que el sector secundario crecería un 2,6 por ciento desde un 3,8 por ciento previo, una reducción explicada por una menor expectativa de producción de energía hidroeléctrica en las dos centrales que el país comparte con sus vecinos, por problemas en la cuenca del río Paraná.

En tanto el sector terciario se expandiría un 4,5 por ciento, levemente inferior al 4,7 por ciento proyectado inicialmente, debido a una moderación en el comercio por la retracción en la agricultura y la situación económica de los vecinos Brasil y Argentina, principales socios comerciales de Paraguay.

Además las importaciones crecerían un 1,5 por ciento y las exportaciones un 2,0 por ciento. La estimación del PIB per cápita para el 2019 es de 5.598 dólares corrientes, según el Banco Central.

Leer mas...

BCP actualiza informes del agro y vaticina caída del PIB agrícola 2019

El Banco Central del Paraguay (BCP), tomando en cuenta los nuevos informes de la campaña sojera 2018/2019 y sus correspondientes expectativas para el año, demostró una retracción que afectará al sector de la agricultura. Sin embargo las estimaciones también afectarán al sector pecuario donde estiman que la producción ganadera se estancará.

Lastimosamente, los efectos climáticos que se registraron en el último trimestre del 2018 y sus correspondientes consecuencias en el 2019 para el sector agrícola, hará que el sector finalice el corriente año con números negativos a consecuencia de los efectos producidos por el clima. Entre el rubro que más se hará caer la balanza agraria, se encuentra el sojero, donde los productores de la oleaginosa no obtendrán las mismas ganancias que otros años por este concepto.

Las últimas proyecciones de la banca matriz corrigen a la baja lo que venían previendo desde diciembre último, cuando se creía que el PIB agrícola tendría un aumento del 0,5%. Por lo explicado por el economista Miguel Mora del BCP, en la última campaña 2018/2019 se notó un descenso de aproximadamente un 13,4%, aunque para la zafra 2019/2020 se espera un crecimiento moderado pero no suficiente para revertir las pérdidas causadas por el fracaso agrícola del año pasado.

En la proyección anterior (de diciembre de 2018), habíamos supuesto una caída de 5% a 6% (de la presente zafra sojera), de ahí la explicación del desenvolvimiento de la agricultura, principalmente en lo que se refiere a la primera parte de la producción de soja, que atañe al año 2019. La producción de soja en el año no va a caer en 13%, es una media entre esta caída y el crecimiento que esperamos para la siguiente campaña, mencionó Mora.

Continuó diciendo que la recuperación que estamos previendo para la campaña sojera 2019/2020 es modesta. Puede darse el caso de que tengamos una producción récord, pero cómo está el factor climático depende mucho de eso. Hay que ver qué ocurre con los demás cultivos: maíz, trigo; aun así, en el conjunto creemos que podría ser negativo el resultado de la agricultura en el 2019, dentro de un moderado optimismo.

En cuanto al sector pecuario, el experto en economía, César Barreto, dijo que se espera una variación de 0% en su PIB; es decir, que cierre con el mismo volumen de producción que el observado en 2018, según información proporcionada por los referentes del sector sobre los niveles de faenamiento. Sin embargo, otras perspectivas como las desarrolladas por la fundación Desarrollo en Democracia (Dende), hablan de un retroceso en el PIB agropecuario de aproximadamente el 7,2% en el presente 2019, mencionó.

Por último, Mora explicó que existe un sesgo a la baja en la proyección oficial de crecimiento económico para el 2019, de 4%, cuyos ajustes se darán a conocer el 29 de abril próximo, por parte del BCP. “En el segundo semestre del año vamos a ver una mayor dinámica, el crecimiento del año está sostenido en servicios, manufactura y construcción. Explicó finalmente.

Leer mas...

Lamentan que millones de dólares dejarán de ingresar por producción de soja

A consecuencia de la baja producción debido a los problemas meteorológicos registrados en la última campaña sojera y sumado a la caída de los precios internacionales de la soja, este año dejará de ingresar aproximadamente 700 millones de dólares al país. Héctor Cristaldo, titular de la Unión de Gremios de la Producción (UGP) detalló lo ocurrido económicamente con la pasada campaña.

Mencionó que en la zafra 2018/2019 de siembra de soja, estiman una merma entre 20% y 30%. Pese a no contar con los números definitivos, aclaró que los números se da tomando en cuenta la caída dependiendo de las regiones de la producción.

Puntualizó que de las 10.300.000 toneladas de la oleaginosa cosechadas en la campaña anterior en esta ocasión llegarán solo a 8.000.000 toneladas. La caída es fuerte. A esto se le suma la disminución de precios y eso, así rápido, sin afinar los números, representan unos US$ 700 millones menos en exportación para el país. Pueden cambiar los números, pero en principio ese es el primer cálculo que tenemos, manifestó.

Se mostró esperanzado que con la cosecha “zafriña” de la soja se pueda recuperar la producción ya que la cantidad de agua caída con las últimas precipitaciones se podría balancear la producción. Ahora vamos a ver cómo llegamos porque todavía falta la zafriña la cual puede ayudar a paliar, pero de la campaña normal vamos a tener merma importante con relación al año pasado.

El titular de la UGP calculó que la incidencia dentro de la economía nacional podría llegar a los USD 700 millones que dejarán de ingresar al circuito económico nacional y se notará en toda la cadena que viene detrás de la producción ya que la merma se resiente desde el transporte, ventas de combustible, de repuestos, de maquinarias. El productor se vuelve más cauteloso porque tiene menos plata disponible en su flujo y empieza a gastar menos, recordó.

Finalmente expresó que los principales factores para una buena campaña sojera son el clima y el precio internacional y en esta ocasión, el fracaso estuvo asociada con el clima desfavorable y el conflicto económico entre China y Estados Unidos hizo que el mercado caiga.

El costo de producción, costo de comercialización y el clima, son tres factores que definen cuánto se va ganar, y si el clima y el precio están en contra, entonces complica el escenario, encerró.

Leer mas...

Argentina apuesta a la soja para su recuperación económica

El área sembrada con soja del ciclo 2018/19 en Argentina sería de 17,5 millones de hectáreas, por encima de los 17,2 millones de la temporada previa, dijo la Secretaría de Agroindustria del país vecino, en su primera estimación de la nueva campaña para la oleaginosa.

En su reporte de cultivos de octubre, el Gobierno argentino dejó estables sus previsiones de superficie para el trigo y el maíz 2018/19 en 6,2 millones y 9,35 millones de hectáreas, respectivamente.

Por su parte, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) reiteró que podría recortar su pronóstico de cosecha de trigo, actualmente de 19,7 millones de hectáreas, debido a los efectos de condiciones secas y temperaturas bajas en regiones productoras en las últimas semanas.

Según el último reporte semanal de cultivos de la BCBA, en Argentina los agricultores sembraron 6,2 millones de hectáreas con trigo y ya implantaron el 32,6 por ciento de los 5,8 millones de hectáreas que prevé para el maíz de uso comercial.

Argentina es el principal exportador mundial de aceite y harina de soja, el tercero de maíz y es un proveedor global clave de trigo por lo que sí hacen bien los deberes ayudará a su recuperación económica.

Leer mas...

Pese a daños, la lluvia del pasado domingo trajo alivio a productores

Según el titular de la Unión de Gremios de la Producción (UGP), Héctor Cristaldo, las fuertes lluvias registradas al inicio de la presente semana trajo una suerte de alivio a los productores, quienes ya se encontraban muy preocupados por la falta de precipitaciones que ayuden a la siembra de soja que inició a mediados de setiembre.

Con las lluvias caídas se podrá dar cierta seguridad al inicio de la siembra, manifestó el líder gremial y recordó que desde el lanzamiento de la campaña sojera el pasado 14 de setiembre, se dieron precipitaciones muy aisladas y con las que se registraron el domingo a la tarde, los productores están satisfechos.

Ahora llovió y están todos felices. Cayeron entre 30 a 40 milímetros en todos lados, suficiente cantidad para que el campo pueda arrancar tranquilamente la presente campaña, manifestó el presidente de la UGP.

La gente estaba preocupada, sobre todo desde la ruta 7 para arriba, toda la zona norte para arriba donde no habían llegado las últimas lluvias y no se podía sembrar. Son más o menos dos millones de hectáreas las que están sin poder trabajar con tranquilidad, explayó el productor quien además dijo que esto da una tranquilidad como para poder arrancar ya la siembra y trabajar aceleradamente, porque había variedad que ya estaba por salir de su época de siembra.

Según Cristaldo, este retraso en las precipitaciones no fue a destiempo. Si las precipitaciones del pasado domingo no llegaban y se pasaba al 5 de octubre sin poder sembrar, sí iba a ser mayor el impacto. Ahora creo que estamos a tiempo para recuperar las cosas.

El gremio productivo anunció que si no se daban las lluvias se podría sufrir un retraso de cuatro meses entre esta siembra y la siguiente zafra. Afortunadamente la naturaleza llegó al filo de la hora y los productores podrán seguir normalmente con sus planes para la presente campaña.

Leer mas...