Estas aquí =>

De trece candidatos a la presidencia de Brasil, dos son multimillonarios

Dos de los trece candidatos a las presidenciales de Brasil son exbanqueros que declararon bienes por decenas de millones de dólares, que podrían emplear, aunque con límites, para financiar sus propias campañas en las elecciones de octubre.

Estos serán los primeros comicios presidenciales y legislativos que se realizarán con la nueva ley que prohíbe aportes empresariales. La normativa fue adoptada tras las revelaciones de la Operación Lava Jato sobre sobornos pagados por constructoras a políticos para obtener contratos en la empresa estatal Petrobras.

Los gastos autorizados para cada campaña presidencial se limitan a 70 millones de reales (unos 18 millones de dólares).

En caso de que los fondos oficiales distribuidos por partido no alcancen, los candidatos podrán completar la suma echando mano a su propio bolsillo.

Así, según medios de prensa, el Movimiento Democrático Brasileño (MDB, centro-derecha) del presidente saliente Michel Temer escogió como candidato al exministro de Hacienda Henrique Meirelles con la idea de destinar la mayor parte de los recursos oficiales a las campañas legislativas, dejando que el expresidente mundial del BankBoston asuma gran parte de los gastos de su propia campaña.

Meirelles, con apenas el 1% de intención de voto, es el segundo candidato más rico. Sus bienes declarados ante el Tribunal Superior Electoral (TSE) suman 377,5 millones de reales (96 millones de dólares, a una tasa de cambio de 1 dólar = 3,9 reales), mayormente en acciones y colocaciones financieras, así como en propiedades inmobiliarias (21,8 millones de reales), joyas, obras de arte y antigüedades (917.287 reales).

El más rico de los trece es otro exbanquero, Joao Amoedo, del Partido Novo (derecha), con una fortuna de 425 millones de reales (más de la mitad en aplicaciones de renta fija), y con una intención de voto que también ronda el 1%.

Entre los que figuraron menos montos, se divulgó que los bienes del expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), favorito en los sondeos pese a purgar una pena de 12 años de cárcel por corrupción, se elevan a 7,98 millones de reales, mayoritariamente (6,3 millones) colocados en un fondo privado de pensiones con seguro de vida.

Lula, cuya candidatura debería ser impugnada a causa de su situación judicial, tiene también un terreno evaluado en 530.000 reales y dos vehículos con un valor total estimado de 266.950 reales.

El ultraderechista Jair Bolsonaro, primero en las intenciones de voto sin Lula, declaró bienes por 2,286 millones de reales, incluyendo cuatro viviendas que suman 1,4 millones.

El exgobernador de Sao Paulo Geraldo Alckmin (PSDB, centroderecha) declaró 1,379 millones de reales, mayoritariamente en bienes raíces; algo menos que los 1,695 millones de reales (igualmente con fuerte participación de propiedades inmobiliarias) del centroizqueirdista Ciro Gomes.L

a ecologista Marina Silva (segunda colocada en las elecciones sin Lula) declaró 118.835 reales (casi en su totalidad en dos apartamentos) y el izquierdista Guilherme Boulos (PSOL) dijo tener como único bien un automóvil evaluado en 15.416 reales.

La financiación oficial de las campañas se realizará por tres canales:
– Un Fondo especial de Financiación de campaña (FEFC), de 1.716 millones de reales (44.000 millones de dólares), a ser distribuidos en función del tamaño de las bancadas de cada partido en las dos cámaras del Congreso.
– El Fondo Partidario, constituido con multas, recursos presupuestarios y donaciones, busca asegurar los gastos de funcionamiento de los partidos. Se repartirá en un 95% según la proporción de diputados de cada bancada en las elecciones anteriores y un 5% entre todas las siglas.
– Donaciones individuales: limitadas al 10% de los ingresos brutos del año anterior, con un máximo equivalente al de diez salarios mínimos (un salario mínimo es 954 reales).

Leer mas...

Un Lula preso y deshabilitado es registrado como candidato a presidente en Brasil

El Partido de los Trabajadores de Brasil, registró ayer miércoles al encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como su candidato para la presidencia de Brasil, intentando forzar su ingreso en la contienda para dirigir al vecino país, en franco desafío a las autoridades electorales.

Más de 10.000 simpatizantes de Lula tomaron las calles aledañas al Tribunal Superior Electoral en la capital brasileña, Brasilia, mientras los dirigentes del PT ingresaban al inmueble para presentar la candidatura en el último día de registro. Al poco tiempo, la presidenta del partido, Gleisi Hoffmann, salió y mostró orgullosa a los periodistas la prueba del registro.

El exalcalde de Sao Paulo Fernando Haddad fue registrado por el PT como candidato a la vicepresidencia.

La única manera de que no sea candidato es si muero, me doy por vencido o las autoridades electorales me sacan de la contienda, manifestó Lula en un mensaje que fue leído a la multitud por Haddad. No espero morir. No me daré por vencido. Y lucharé hasta el final por mis derechos en el sistema de justicia electoral.

Lula cumple una sentencia por cargos de corrupción, pero continúa encabezando las encuestas para los comicios presidenciales de Brasil programados para octubre. Se prevé que el tribunal le prohíba postularse por su condena.

Lula y sus simpatizantes insisten en su inocencia y afirman que los cargos fueron fabricados para evitar que regresara a la presidencia.

Horas después del registro de Lula, la procuradora general Raquel Dodge presentó una solicitud en el tribunal electoral para que se le niegue a Lula la inscripción. Los dirigentes de grupos conservadores, entre otros, hicieron lo mismo.

El ministro del Supremo Tribunal Federal Luis Roberto Barrosso se encargará del caso o lo compartirá con un panel del tribunal electoral. Tanto Dodge como Barroso han dicho que la candidatura de Lula para la presidencia no estaría permitida.

Había una fuerte presencia policial alrededor del tribunal, aunque la concentración fue pacífica. Muchos de los simpatizantes vistieron camisetas rojas con la cara de Lula plasmada en ellas. Algunos portaron máscaras de su rostro. La multitud gritaba: ¡Liberen a Lula! y ¡Lula, guerrero de la gente brasileña!.

Lula es respetado en muchas zonas de Brasil por sus orígenes humildes y por compartir los frutos de los años de crecimiento del país con los pobres y las clases trabajadoras. Sin embargo, su condena y la cuestión sobre si puede postularse para la presidencia ha dividido a Brasil, donde algunos ven su encarcelamiento como una prueba de que nadie está por encima de la ley, y otros sienten que es perseguido por un sistema de justicia que está siendo manipulado para evitar que vuelva a ocupar el cargo.

La ley brasileña prohíbe que cualquier persona cuya declaración de culpabilidad haya sido ratificada ocupe un cargo público, aunque el tribunal tiene la última palabra.

Ni siquiera pensamos en la posibilidad (de una elección sin Lula), porque una elección sin Lula sería un fraude, manifestó Elen Neves, una agricultora de 22 años del estado de Paraná. Pero si por casualidad su candidatura es rechazada, seguiremos luchando por él para que llegue a la presidencia.

Haddad destacó que los derechos políticos de Lula no han sido suspendidos y que sigue apelando su condena. No está claro cuánto tiempo tomará la decisión del tribunal, pero el Partido de los Trabajadores tiene hasta el 17 de septiembre para registrar a alguien más en su papeleta, en caso de que le prohíban a Lula postularse. Se piensa que Haddad ocuparía su lugar.

Lula fue declarado culpable el año pasado de hacer favores a una constructora a cambio de la promesa de un apartamento en la playa.

Su proceso fue parte de la pesquisa “Lava Jato”, en la que los fiscales han acusado a políticos de repartir favores y contratos estatales a cambio de sobornos y contribuciones de campaña. La investigación ha sacudido al sistema político de Brasil y puesto a docenas de personas poderosas en la cárcel, incluidos algunos de los hombres más ricos del país.

Leer mas...

Maduro “a la orden” para seguir frente al régimen

Nicolás Maduro, se declaró este martes «a la orden» para ser reelegido como presidente de Venezuela, después de que la Asamblea Constituyente que gobierna con poder absoluto adelantara la votación para el 30 de abril a más tardar.

Si el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) cree que debo ser el candidato presidencial de los sectores revolucionarios, estoy a la orden, dijo Maduro en un mitin.

El mandatario anunció que el próximo 4 de febrero, fecha emblemática del chavismo, al conmemorar la intentona de golpe de Estado que el fallecido Hugo Chávez dirigió en 1992, se escogerá formalmente al candidato del PSUV.

Durante la sesión en la que la Constituyente acordó adelantar los comicios, previstos inicialmente para finales de año, Diosdado Cabello, asambleísta y poderoso dirigente del partido afirmó que Maduro será el elegido.

No vamos a tener problema, tenemos un solo candidato, manifestó Cabello mientras el plenario coreaba: «¡Nicolás, Nicolás!».

Analistas y opositores habían advertido que el gobierno adelantaría la fecha para aprovechar la crisis de credibilidad y las divisiones de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Para el gobierno tiene lógica adelantar la elección, primero porque se enfrenta a un año muy complicado económicamente y segundo porque está tratando de agarrar a la oposición en un momento de desarticulación, declaró el analista Benigno Alarcón.

Maduro, exconductor de autobús de 55 años elegido presidente el 14 de abril de 2013, un mes después de la muerte de Chávez, enfrenta una impopularidad de alrededor de 70% debido a la crisis económica que abate al país petrolero con hiperinflación y escasez de alimentos y medicinas.

Vamos a vencer unidos, dijo Cabello, quien aseguró que será el Poder Electoral, acusado por la oposición de servir a Maduro, el que fijará la fecha exacta. El asambleísta presentó la propuesta de adelantar la elección en respuesta a sanciones impuestas contra Venezuela y varios de sus funcionarios por Estados Unidos y la Unión Europea.

Si el mundo quiere aplicar sanciones, nosotros aplicaremos elecciones (…) Poderes imperiales y poderes fácticos han desatado una campaña sistemática y de odio contra Venezuela, agregó el dirigente chavista.

El lunes, la Unión Europea aprobó sanciones contra siete altos funcionarios venezolanos, entre ellos Cabello, algo que el gobierno calificó de un golpe al diálogo mantenido desde el 1 de diciembre con la MUD en República Dominicana.

Cabello argumentó que la oposición se retiró del diálogo con excusas fútiles, pues sus delegados no se presentaron a la cuarta ronda el pasado jueves ante la ausencia de dos cancilleres facilitadores, los de México y Chile.

Maduro dijo en el mitin que las fechas planteadas para una nueva ronda de negociaciones serían el 28 y 29 de enero para la firma de un acuerdo de paz y agregó que el gobierno está listo para firmar.

Pero la fecha y las garantías de los comicios presidenciales han sido temas álgidos del diálogo en Santo Domingo.

En Santiago, el Grupo de Lima, gobiernos críticos de Maduro encabezados por Argentina, Brasil, Chile y México, rechazó el adelanto de los comicios. Imposibilita la realización de presidenciales democráticas, transparentes y creíbles, indicó un comunicado leído por el canciller chileno, Heraldo Muñoz.

Paralelamente, el canciller mexicano, Luis Videgaray, anunció en Santiago que su país se retira del proceso de negociación venezolano ante el adelanto de los comicios.

Pese a la impopularidad de Maduro, la oposición, maltrecha tras las violentas protestas que lideró contra el presidente entre abril y julio de 2017 con saldo de 125 muertos, no la tiene fácil para participar.

¡Hoy, mañana, pasado, la única gran verdad es que a este Gobierno y su cúpula lo aborrece la inmensa mayoría de los venezolanos! Si se libera el derecho que tiene nuestro Pueblo a decidir se van, apuntó el excandidato presidencial Henrique Capriles en Twitter.

La Constituyente, considerada «ilegítima» por la MUD y desconocida por parte de la comunidad internacional, ordenó a esa coalición y a sus principales partidos reinscribirse ante el CNE tras marginarse de las elecciones de alcaldes del 10 de diciembre.

Los partidos Primero Justicia, de Capriles; Voluntad Popular, del líder Leopoldo López, que permanece en arresto domiciliario y Acción Democrática, del veterano parlamentario Henry Ramos Allup, denunciaron irregularidades en los comicios de gobernadores del 15 de octubre y no asistieron a las municipales.

En ambas votaciones arrasó el chavismo. Para revalidarse, deben llevar al CNE firmas del 0,5% de los inscritos en el Registro Electoral en al menos 12 estados, según la ley. Unos 19 millones de venezolanos están inscritos. Pero además la MUD no tiene un dirigente que entusiasme a sus seguidores. Sus principales líderes, Capriles y López, están inhabilitados políticamente. Tras el adelanto de los comicios, Ramos Allup aseguró que la oposición está en capacidad de elegir en primarias un candidato en cuatro o cinco semanas.

El politólogo Luis Salamanca dijo a la que la decisión de la Constituyente se veía venir y que no fijar una fecha ya introduce una inseguridad jurídica total para participar.

Leer mas...