Estas aquí =>

Referente socialista de Brasil: Maduro hundirá a la izquierda brasileña

La excandidata presidencial brasileña en el 2014, Luciana Genro, una de las principales dirigentes del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), de tendencia progresista, afirmó que la izquierda terminara de hundirse en Brasil si insiste en apoyar al cuestionado presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Genro, que en el pasado octubre fue elegida diputada regional en el sureño estado de Río Grande do Sul, criticó la decisión de la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann, de acudir este jueves a la toma de posesión de Maduro para manifestar el apoyo del mayor partido brasileño de izquierda al presidente venezolano.

Gleisi representó al PT en la posesión de Maduro y de paso, le dio una mano a aquellos que quieren liquidar la izquierda, afirmó Luciana Genro en un mensaje en su cuenta en Twitter en el que alegó que el presidente venezolano carece de legitimidad.

Tan sólo una izquierda enmohecida apoya a Maduro a estas alturas. Hace mucho tiempo que dejó de ser un Gobierno progresista, agregó Genro, una de las diputadas que en 2005 lideró un cisma en el seno del PT, liderado por el entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que terminó con el nacimiento del PSOL. Mientras estuvo en el poder (2003-2016) en Brasil, primero con Lula y después con Dilma Rousseff, el PT mantuvo un firme apoyo al Gobierno de Hugo Chávez y a Maduro como su sucesor.

Para Genro, la izquierda, que sufrió un duro golpe en Brasil al ser derrotada por Jair Bolsonaro en las elecciones presidenciales de octubre, seguirá perdiendo apoyo en el país por mantener el apoyo a un presidente cuya legitimidad es poco reconocida internacionalmente.

Pero que nadie piense que, por posicionarme contra Maduro, le estoy dando apoyo a una intervención imperialista. Maduro no tiene más legitimidad ante su pueblo pero no es el imperialismo el que tiene que derribarlo, aclaró la dirigente izquierdista, que fue la cuarta candidata más votada en las presidenciales de 2014.

Genro rechazó la “injerencia” en los asuntos de Venezuela promovida tanto por el Grupo de Lima como por el presidente estadounidense, Donald Trump. El Grupo de Lima, formado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, aprobó la semana pasada, con la única excepción de la delegación mexicana, una declaración en la que anunció que esos países no reconocerán al nuevo Gobierno de Maduro.

El Gobierno de Trump, por su parte, anunció este jueves que no reconoce la toma de posesión ilegítima de la dictadura del presidente venezolano, y que incrementará su presión sobre ese “régimen corrupto”.

Tanto Brasil como la mayoría de los países de América Latina, Estados Unidos y la Unión Europea (UE) decidieron no enviar representantes a la investidura de Maduro.

Seguimos sosteniendo que los Maduro y los Ortegas (en referencia al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega) deben irse pero son los trabajadores y los pueblos de Venezuela y Nicaragua los que deben movilizarse hasta sacárselos de encima y sin ningún tipo de injerencia externa, decidir su futuro, agregó la fundadora y dirigente del PSOL en otro mensaje que publicó en español.

La líder izquierdista es hija de Tarso Genro, uno de los principales ideólogos del PT y que fue ministro de Educación, de Relaciones Institucionales y de Justicia en los gobiernos de Lula, así como gobernador de Río Grande do Sul y alcalde de Porto Alegre.

Leer mas...

Un Lula preso y deshabilitado es registrado como candidato a presidente en Brasil

El Partido de los Trabajadores de Brasil, registró ayer miércoles al encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como su candidato para la presidencia de Brasil, intentando forzar su ingreso en la contienda para dirigir al vecino país, en franco desafío a las autoridades electorales.

Más de 10.000 simpatizantes de Lula tomaron las calles aledañas al Tribunal Superior Electoral en la capital brasileña, Brasilia, mientras los dirigentes del PT ingresaban al inmueble para presentar la candidatura en el último día de registro. Al poco tiempo, la presidenta del partido, Gleisi Hoffmann, salió y mostró orgullosa a los periodistas la prueba del registro.

El exalcalde de Sao Paulo Fernando Haddad fue registrado por el PT como candidato a la vicepresidencia.

La única manera de que no sea candidato es si muero, me doy por vencido o las autoridades electorales me sacan de la contienda, manifestó Lula en un mensaje que fue leído a la multitud por Haddad. No espero morir. No me daré por vencido. Y lucharé hasta el final por mis derechos en el sistema de justicia electoral.

Lula cumple una sentencia por cargos de corrupción, pero continúa encabezando las encuestas para los comicios presidenciales de Brasil programados para octubre. Se prevé que el tribunal le prohíba postularse por su condena.

Lula y sus simpatizantes insisten en su inocencia y afirman que los cargos fueron fabricados para evitar que regresara a la presidencia.

Horas después del registro de Lula, la procuradora general Raquel Dodge presentó una solicitud en el tribunal electoral para que se le niegue a Lula la inscripción. Los dirigentes de grupos conservadores, entre otros, hicieron lo mismo.

El ministro del Supremo Tribunal Federal Luis Roberto Barrosso se encargará del caso o lo compartirá con un panel del tribunal electoral. Tanto Dodge como Barroso han dicho que la candidatura de Lula para la presidencia no estaría permitida.

Había una fuerte presencia policial alrededor del tribunal, aunque la concentración fue pacífica. Muchos de los simpatizantes vistieron camisetas rojas con la cara de Lula plasmada en ellas. Algunos portaron máscaras de su rostro. La multitud gritaba: ¡Liberen a Lula! y ¡Lula, guerrero de la gente brasileña!.

Lula es respetado en muchas zonas de Brasil por sus orígenes humildes y por compartir los frutos de los años de crecimiento del país con los pobres y las clases trabajadoras. Sin embargo, su condena y la cuestión sobre si puede postularse para la presidencia ha dividido a Brasil, donde algunos ven su encarcelamiento como una prueba de que nadie está por encima de la ley, y otros sienten que es perseguido por un sistema de justicia que está siendo manipulado para evitar que vuelva a ocupar el cargo.

La ley brasileña prohíbe que cualquier persona cuya declaración de culpabilidad haya sido ratificada ocupe un cargo público, aunque el tribunal tiene la última palabra.

Ni siquiera pensamos en la posibilidad (de una elección sin Lula), porque una elección sin Lula sería un fraude, manifestó Elen Neves, una agricultora de 22 años del estado de Paraná. Pero si por casualidad su candidatura es rechazada, seguiremos luchando por él para que llegue a la presidencia.

Haddad destacó que los derechos políticos de Lula no han sido suspendidos y que sigue apelando su condena. No está claro cuánto tiempo tomará la decisión del tribunal, pero el Partido de los Trabajadores tiene hasta el 17 de septiembre para registrar a alguien más en su papeleta, en caso de que le prohíban a Lula postularse. Se piensa que Haddad ocuparía su lugar.

Lula fue declarado culpable el año pasado de hacer favores a una constructora a cambio de la promesa de un apartamento en la playa.

Su proceso fue parte de la pesquisa “Lava Jato”, en la que los fiscales han acusado a políticos de repartir favores y contratos estatales a cambio de sobornos y contribuciones de campaña. La investigación ha sacudido al sistema político de Brasil y puesto a docenas de personas poderosas en la cárcel, incluidos algunos de los hombres más ricos del país.

Leer mas...

Lula reitera su inocencia, pero se entregará a las autoridades

Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de Brasil, dijo el sábado que cumplirá con la orden de arresto en su contra tras una condena a 12 años de cárcel por corrupción, aunque reiteró que es inocente y que la historia va a demostrar que la justicia está equivocada.

En sus primeras declaraciones públicas luego de la orden de arresto en su contra, Lula afirmó que el juez mintió y por eso lo condenó, e instó al pueblo a seguir la lucha.

Voy a cumplir con el mandato y cada uno de ustedes, todas las voces de aquí, se van a transformar en mí y van a hacer lo que tienen que hacer, dijo Lula a una multitud tras una misa en honor a su esposa fallecida en la sede de un sindicato metalúrgico en Sao Bernardo Do Campo, donde pasó las últimas dos noches.

El encarcelamiento de Lula remueve a la figura más influyente de la política brasileña de la campaña para las elecciones presidenciales de este año en las que destacaba como favorito, dejando la contienda abierta y fortaleciendo las chances de otros aspirantes, de acuerdo a analistas y enemigos políticos.

El juez federal Sergio Moro había dado a Lula plazo hasta el viernes por la tarde para entregarse a cumplir la sentencia, que podría terminar con las esperanzas del primer presidente de la clase trabajadora de Brasil de regresar al poder este año.

Durante un discurso del sábado desde la sede del sindicato que lo vio nacer como líder antes de su consagración como una de las figuras políticas más populares de Brasil, Lula señaló: Cuanto más me atacan, más cerca estoy del pueblo brasileño.

La historia va a probar que ellos estaban equivocados, ustedes van a ver que salgo fortalecido de esto y que soy inocente, dijo Lula frente a sus fieles seguidores, algunos de los cuales acamparon la noche del viernes en las afueras del edificio sindical para apoyar a su líder.

Poco después de dar su discurso, Lula sintió un malestar y fue asistido por un médico, pero luego se recuperó, según informó la actual líder de su Partido de los Trabajadores (PT).

Él ya está bien, fue el calor, dijo la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann. Previamente, en la mañana del sábado, el juez del Supremo Tribunal Federal de Brasil Edson Fachin rechazó el último intento del equipo legal de Lula para suspender la orden de arresto. La defensa ya había perdido el viernes un reclamo ante la principal corte de apelaciones del país vecino.

Leer mas...

Lula se siente víctima de una mentira en Brasil

El expresidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva se mostró combativo a una semana antes de iniciar un juicio crucial para su futuro político, al denunciar ante un auditorio de intelectuales en Río de Janeiro las mentiras de las que dice ser víctima.

Ya probé mi inocencia, desafío a los jueces a probar mi culpabilidad, lanzó el ícono de la izquierda brasileña en un teatro del coqueto barrio carioca de Leblon, donde fue aclamado al grito de “Olé, olé, olé ola, Lula, Lula”.

La noción de golpe de Estado se ha sofisticado. Ya no se necesitan tanques, soldados, es suficiente contar mentiras que los medios reproducen como si se tratara de verdades. Unas mentiras que han anestesiado a la población, dijo tras una larga serie de discursos jalonados de intervenciones musicales y poéticas.

Este antiguo obrero metalúrgico que presidió el país entre 2003 y 2010 y encabeza los sondeos para las elecciones presidenciales de octubre, fue condenado en julio pasado a 9,5 años de prisión por el juez anticorrupción Sergio Moro.

Fue dejado en libertad a la espera del juicio de apelación, que tendrá lugar el 24 de enero en Porto Alegre, capital del Estado de Rio Grande do Sul, tras el cual podrá ser absuelto, detenido o autorizado a hacer campaña y poder volver a ser presidente.

De todas maneras, existe la posibilidad de que se planteen nuevas instancias judiciales. Lula, de 72 años, es acusado de haberse beneficiado de los favores de la constructora OAS, que le habría donado un apartamento tríplex a cambio de la obtención de contratos para la empresa pública petrolera Petrobras.

La policía federal mintió en sus investigaciones, la justicia mintió en sus acusaciones y el juez Moro mintió en su condena, dijo el expresidente mientras alzaba su puño para arengar a sus seguidores.

Cuando era niño conocí el hambre y nunca osé robar ni una manzana. ¿Cómo podría robar un apartamento?, cuestionó.

Lula estaba rodeado de intelectuales como el sociólogo Emir Sader y personalidades del mundo del arte como el humorista Gregorio Duvivier o la célebre cantante de samba Beth Carvalho, muy aplaudida al llegar al teatro en silla de ruedas.

El martes, la senadora Gleisi Hoffmann, presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), fundado por Lula en los años 80, afirmó que será necesario que maten personas para poder llevar a la cárcel al exmandatario.

El PT prevé enviar decenas de autobuses repletos de militantes el 24 de enero a Porto Alegre, y el alcalde de la ciudad reclamó la semana pasada el apoyo del ejército, al temer que se produzca una invasión y desmanes en la ciudad ubicada al sur de Brasil.

Leer mas...