Estas aquí =>

Francia cobrará impuestos a Google y Facebook

El Senado de Francia aprobó este jueves un impuesto del 3 % sobre los ingresos que generen en su territorio gigantes tecnológicos como Google o Facebook, informa Bloomberg.

El proyecto de ley, que apunta a las compañías con al menos 750 millones de euros (845 millones de dólares) en ingresos mundiales y ventas digitales de al menos 25 millones de euros en el país galo, ha sido respaldado por la cámara pese a las amenazas de Washington de este miércoles de responder con contramedidas comerciales.

Mientras, París asegura que el tributo está conforme a las normas internacionales y ha advertido que no aceptará presiones externas en su contra.

Con la aprobación, Francia se convertirá en el primer país en la Unión Europea que imponga un impuesto de este tipo, mientras medidas semejantes están siendo estudiadas en Reino Unido y Alemania.

Este año, se planteó la introducción de un impuesto común europeo, pero la propuesta no consiguió el consenso necesario entre los países miembros del bloque comunitario.

La ley entrará en vigor retroactivamente el 1 de enero de 2019 y apunta a una treintena de empresas, en su mayoría estadounidenses, además de chinas, alemanas, británicas e incluso francesas, que se benefician de servicios digitales ofrecidos a los usuarios franceses.

El presidente Emmanuel Macron tiene ahora dos semanas para firmar o exigir cambios en la nueva norma. Los presidentes franceses han modificado leyes aprobadas por el Parlamento nacional solo en tres ocasiones a lo largo de los últimos 40 años.

Leer mas...

Inteligencia artificial: regular o no un campo en el que chocan el comercio y la ética

La inteligencia artificial (IA) se desarrolla en medio de preocupación por sus usos maliciosos, el daño accidental que pueden producir los prejuicios inscriptos en su diseño y otros problemas éticos. «Desde los gigantes como Google y Microsoft hasta las startups que se prueban, muchos están fijando principios corporativos para asegurar que sus sistemas se creen y se desplieguen de manera ética», presentó The New York Times el conflicto que afecta esta tecnología, en una edición especial sobre el tema.

Pero las empresas pueden cambiar su misión, sus objetivos, su administración; la presión financiera puede torcer los principios. Incluso algunas compañías consideran necesaria la regulación: «No queremos ver una carrera hacia el abismo», dijo al Times Brad Smith, director legal de Microsoft. «La ley es necesaria».

El artículo recordó el caso de la firma Clarifai, que trabajó con el Pentágono en el diseño de IA que analiza video tomado desde drones. Luego de una crítica de los trabajadores de la firma, Matt Zeiller, fundador y director ejecutivo, anunció que la administración garantizaría una definición de ética para todos los proyectos.

Eso nunca sucedió, agregó el texto. «A medida que esta startup de Nueva York avanzó en las aplicaciones y los servicios de reconocimiento facial para las fuerzas de seguridad, algunos empleados se preocuparon cada vez más por la posibilidad de que su trabajo terminase alimentando la guerra automatizada o la vigilancia masiva».

A finales de enero pidieron, mediante una carta colectiva, que Zeiler explicara hacia dónde se dirigía la empresa, cuyo producto reconoce objetos en fotos y videos. El CEO dijo que un día contribuirían a las armas autónomas.

«Esta y otras formas de IA que avanzan rápidamente pueden mejorar el transporte, el cuidado de la salud y la investigación científica. O pueden alimentar la vigilancia masiva, los ataques de phishing y la diseminación de noticias falsas», advirtió el Times. Sin contar con los problemas derivados de su diseño, como que identifican con mucha menos exactitud la cara de una mujer o de una persona afroamericana que la de un hombre blanco.

«Google trabajó en el mismo proyecto del Pentágono que Clarifai, y luego de una protesta de los empleados de la compañía, finalmente canceló su participación», señaló el artículo. «Pero como Clarifai, otras 20 empresas han trabajado en el proyecto sin ceder a las preocupaciones éticas».

Tras la polémica, Google estableció una serie de «principios sobre IA», como guía para proyectos futuros. Pero siguen siendo normas privadas que, además, deben ser interpretadas y aplicadas por ejecutivos que también deben cuidar los intereses financieros de la empresa. «En términos funcionales, hay situaciones en las que los zorros están vigilando el gallinero», dijo Liz Fong-Jones, quien dejó Google en 2018.

Google, Microsoft, Facebook y otras firmas han creado organizaciones de colaboración como Partnership on A.I., que apunta a guiar las prácticas de toda la industria. Pero los funcionamientos de esas entidades no es siquiera consultivo, mucho menos vinculante.

«El Pentágono ha dicho que la IA construida por empresas como Google y Clarifai no se han utilizado con fines de ataque. Y actualmente crea su propio conjunto de principios éticos, advirtiendo que necesita el apoyo de la industria, que se ha quedado con la mayoría de los principales investigadores de IA del mundo en los años recientes», agregó el Times.

Pero esos principios difícilmente puedan tener más influencia que los de las grandes corporaciones privadas. «En especial porque el Pentágono tiene que ir al compás de China, Rusia y otros rivales internacionales a medida que desarrollen tecnologías similares», destacó.

Sin embargo, la carta colectiva de los empleados de Clarifai no se inclinaba abiertamente por la legislación sobre IA. «La regulación demora el progreso, y nuestra especie necesita progresar para sobrevivir a las muchas amenazas que enfrentamos hoy», escribieron. «Tenemos que ser lo suficientemente éticos para que se nos confíe el desarrollo de esta tecnología por nosotros mismos, y le debemos al público definir nuestras éticas con claridad».

Y, como otra muestra de la complejidad del debate, Sam Altman —quien hasta hace pocos días, en el momento en que el Times lo invitó a un panel sobre el tema, era presidente de la incubadora de startups Y-Combinator— se opuso. «La idea de que estas empresas que no nos deben rendir cuentas y a la que no elegimos deberían decidir los nuevos dispositivos de seguridad de la sociedad no me parece la forma correcta de actuar».

Y Evan Spiegel, fundador de Snapchat, se manifestó «muy impresionado» por la legislación de la Unión Europea, cuyo enfoque le pareció «muy bien razonado, muy considerado» y que «realmente pone primero a los consumidores». En su opinión es necesario hablar del «otro lado del progreso económico, que puede ser la conservación de los valores que nos importan».

Leer mas...

Google Street View ya ofrece imágenes de calles de Asunción

La popular aplicación de la empresa Google que ofrece imágenes en 360°, comenzó desde principios del 2019 a ofrecer imágenes de algunas calles de Asunción, desde Mariano Roque Alonso hasta la Costanera de nuestra capital. Pasaron más de 11 años desde que la aplicación fue lanzada a nivel mundial y por vez primera, las calles asuncenas ya cuentan con registros en esta plataforma.

Google Street View es una prestación de Google Maps y de Google Earth que proporciona panorámicas a nivel de calle (360 grados de movimiento horizontal y 290 grados de movimiento vertical), permitiendo a los usuarios ver partes de las ciudades seleccionadas y sus áreas metropolitanas circundantes. Se introdujo, en primer lugar, en los Estados Unidos el día 25 de mayo de 2007. Cuando se lanzó el servicio, sólo cinco ciudades estadounidenses estaban incluidas.

Desde la página de mapas de Google, será posible ver las imágenes subidas de nuestra capital y que fueron tomadas recientemente, en noviembre de 2018, al parecer por iniciativa privada ya que, pese a largas promesas del gigante de internet, la plataforma nunca llegó a nuestro país para mapear los principales puntos, como sí lo tienen bien extendidos en países vecinos como Argentina y Brasil.

El viaje virtual de quienes utilizan esta herramienta, inicia en el campo de exposiciones “Don Juan Carlos Pereira” de la Asociación Rural del Paraguay, continúa por la Ruta 9 “Carlos Antonio López” y en la primera publicación se tiene como destino a la Costanera de Asunción, pasando por algunas calles del centro de Asunción. El diario El País Paraguay intentó sin éxito conversar con los responsables del emprendimiento que se realiza en Asunción.

Por una suerte de política interna de Google, las caras de las personas fotografiadas por las 15 cámaras que cierran el circuito de 360°, así como las chapas, algunos carteles, actos impúdicos y otras imágenes que por ventura se pudieran captar, son censuradas por la empresa antes de levantar a los ojos del mundo.

Muchos celulares ya traen de fábrica esta aplicación para dar paseos virtuales también desde los dispositivos móviles.

También en Ciudad del Este

Las imágenes en 360°, también están disponibles en el este del país, específicamente con imágenes de la Supercarretera de Itaipú en Hernandarias y zonas periféricas así como céntricas de la capital del Alto Paraná donde se puede observar parte del comercio de esta urbe.

Imágenes: Captura de Google.

Leer mas...

El «auto volador» del cofundador de Google realiza sus primeros vuelos de prueba

Los vuelos de prueba de los novatos fueron sobre el agua, con la velocidad máxima limitada a 32 kilómetros por hora y una altitud de no más de tres metros.

Un pequeño auto volador que cuenta con el respaldo del cofundador de Google Larry Page avanzó el miércoles hacia su lanzamiento, al presentar sus primeros vuelos de prueba y anunciar el registro de pedidos anticipados.

La compañía Kitty Hawk, creada el año pasado y financiada por Page, dio a conocer el dispositivo «Flyer», que ya fue testeado por varios novatos.

Las imágenes y los detalles del modelo están disponibles en el recién lanzado sitio web flyer.aero.

CNN publicó la cobertura de un periodista que voló un Flyer sobre un lago en un sitio de prueba cerca de Las Vegas. Según la cadena, el presidente ejecutivo de Kitty Hawk, Sebastian Thrun, dijo que pilotear un Flyer es tan fácil como jugar al «Minecraft».

«Que Flyer sea accesible, que es lo que hacemos en nuestras instalaciones de entrenamiento en Las Vegas, ayuda a más personas a experimentar la libertad y las posibilidades de los vehículos del futuro», dijo una portavoz de Kitty Hawk a la AFP.

«Nuestra prioridad inmediata es invitar a pequeños grupos de personas (clientes, personas influyentes, medios de comunicación y miembros de la comunidad) a experimentar» el vuelo, agregó.

El sitio web invitó a los interesados en comprar Flyers a registrarse para tal fin, aunque sin especificar ningún precio.

Los vuelos de prueba de los novatos fueron sobre el agua, con la velocidad máxima limitada a 32 kilómetros por hora y una altitud de no más de tres metros. La cabina del prototipo es descubierta y deja la cabeza asomando como en un go-kart.

«Flyer está diseñado para ser fácil de volar», señaló el sitio web, agregando que es «el primer vehículo volador personal de Kitty Hawk y el primer paso para hacer que volar sea parte de la vida cotidiana».

Page, quien cofundó Google en 1998, sigue siendo el director ejecutivo de Google-Parent Alphabet, pero el proyecto Kitty Hawk es una actividad personal, no parte de las operaciones del gigante tecnológico.

Leer mas...

Autos de Google ya circulan por las calles sin chofer

Los vehículos de la empresa Waymo, subsidiaria del gigante tecnológico, iniciaron pruebas en modo totalmente autónomo en Chandler, Arizona.

La empresa Waymo comenzó con las pruebas de vehículos sin piloto en modo completamente autónomo en las calles públicas en la ciudad estadounidense de Chandler, Arizona. El área de prueba está limitada a unos 260 kilómetros cuadrados, pero ya existen planes para expandirla.

En los próximos meses un grupo de voluntarios participará en pruebas que incluyan sus rutinas diarias, como ir a trabajar o a buscar a los chicos de la escuela.

Hasta este momento, sus autos operaban en forma automática pero con un conductor de respaldo sentado detrás del volante. Sin embargo, por razones de seguridad, incluso en esta etapa un ingeniero viajará en la parte de atrás para intervenir en una situación de emergencia (sólo podrán presionar un botón especial que hará que el auto se estacione).

Waymo es una compañía independiente creada por Google exclusivamente para desarrollar su proyecto de autos sin pilotos. La heredera del «Google driverless car» cuenta con un mayor margen de maniobra a nivel operativo, así buscan atraer más capitales dispuestos a invertir en el nuevo sector. Su nombre proviene de la frase «A new way forward in mobility» (Un nuevo camino en movilidad).

Los autos sin piloto comenzaron a desarrollarse hace ocho años y en la actualidad varias empresas compiten por ser las primeras en lanzar el servicio al mercado. Tesla, Uber y Lyft, entre otras decenas de compañías, también están realizando testeos por su cuenta.

 

Leer mas...

A fin de facilitar actualizaciones, Google cambiará Android

Luego del maremoto digital que trajo la difusión del ransomware WanaCrypt0r por todo el mundo, Google avisó de un cambio fundamental que traerá Android O, la próxima versión de su sistema operativo para dispositivos móviles (y de la que sabremos más el miércoles, cuando comience Google I/O, el encuentro anual que hace la compañía para desarrolladores).

Android O es un nuevo intento por resolver uno de los problemas eternos de Android: la disponibilidad de una actualización del sistema operativo para dispositivos antiguos.

Para muestra, un botón: la compañía tendrá listo Android O en septiembre, pero la versión anterior (Nougat) está apenas en un 7 por ciento de los equipos en el mercado.

Tener una nueva versión del sistema operativo es importante, porque incluye funciones nuevas, tanto las que son visibles para el usuario como las que habilitan a los desarrolladores a aprovecharlas y crear mejores aplicaciones.

Según publicó Google en su página para desarrolladores, la razón por la que la mayoría de los fabricantes tarda tanto tiempo en ofrecer una actualización para un teléfono o tableta es que el proceso es muy complejo y costoso. Y por eso Android O trae un diseño modular, parte de lo que la compañía llama Proyecto Treble: la idea es que Google pueda actualizar los componentes del sistema operativo sin que esto afecte a la capa de personalización que algunos fabricantes (Samsung, LG, Huawei) agregan sobre ella. Otros (Motorola es el caso más conspicuo) logran actualizaciones más veloces precisamente porque incluyen menos modificaciones en el sistema operativo.

Google dio un primer paso en este punto con los Nexus, los Píxel y los AndroidOne (en los que la compañía tiene una injerencia directa en la actualización, más allá de quién fabrica el dispositivo).

Y un segundo paso cuando separó sus aplicaciones del sistema operativo, para poder actualizarlas (el cliente de correo, el navegador, la tienda, el reloj, el calendario, etcétera).

Este es otro; Google separa en Android el código que hacen los fabricantes de hardware para hacer que Android funcione en sus componentes (los procesadores de Qualcomm o Samsung, los chips gráficos, etcétera; va más allá de los drivers), del que hace Google en sí (el sistema operativo y sus funciones) y del que agregan los fabricantes de teléfonos (cambios cosméticos, herramientas adicionales que suman Samsung, LG, Huawei, HTC, Xiaomi, Lenovo, etcétera).

En teoría, todos deben seguir una serie de reglas y definiciones que impone Google, y que aseguran la compatibilidad: así, Google sólo tiene que crear una versión de su parte de Android, y ésta correrá en todos los equipos; y una marca puede ofrecerla a sus clientes sin tener que esperar a que el fabricante de hardware la adapte. Se parece más a como es Windows, aunque éste es más caótico (los drivers a veces se actualizan, a veces no, pero el sistema operativo intenta funcionar igual).

Si lo logrará o no es otro tema. Los usuarios hoy asumen (con razón) que las actualizaciones deben estar disponibles para todos los dispositivos compatibles (como en iOS, en Windows o como era en BlackBerry o Windows Phone), porque mejoran su experiencia. Y algunos eligen un dispositivo en base a esto, aunque son la minoría.

Pero a diferencia de los verticales como Apple (que ganan con el hardware, la venta de aplicaciones y servicios asociados), el incentivo para actualizar un smartphone con Android es muy bajo: un equipo que se actualiza es uno cuya vida útil se extiende, y es una renovación de hardware que se pospone.

Como sea, ojalá que el Proyecto Treble prospere, y que el número de dispositivos Android que se actualizan con frecuencia (a partir de Android O; no incluye a los anteriores) aumente.

 

Leer mas...