Estas aquí =>

Paraguay carece de consultores para control de piezas de hidroeléctricas

En Paraguay no existen empresas consultoras con experiencias actualizadas en tecnologías vinculadas a usinas hidroeléctricas que respondan a la llamada a licitación de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) sobre control de ejecución turbinas y generadores. Sí ,existen empresas paraguayas como larga experiencia operando con tecnología de punta para la construcción de dichas importantes como delicadas partes de la usina previstas para la usina de Añakuá.

Este diario consultó diversas fuentes vinculadas a la generación de energía hidroeléctrica sobre la supuesta marginación de empresas paraguayas – consultoras – para participar en la llamada a licitación por un valor máximo a los 16 millones de dólares.

Los requeridos informaron que actualmente dichas consultoras no existirían en Paraguay y que las que existían se desvincularon, en este caso de Itaipú, en 1991 y que si esta, por decir, continúa operando es más probable que esté completamente desactualizada en toda tecnología requerida por las usinas modernas. En ese sentido, nuestras fuentes añadieron que las turbinas de Yacyretá como de Itaipú ya se encuentran en estado obsoleto.

Dicho trabajo de consultoría, pues, están a cargo de empresas norteamericanas (The Lloyd, por ejemplo), europeas, chinas, hindúes, rusas, que están participando incluso en países sudamericanos, como en Argentina. Son tareas delicadas y costosas.

Se puso de relieve al mismo tiempo que las consultoras no ocupan mucha mano de obras como sí ocupan las empresas paraguayas fabricantes de turbinas y generadores.  En este sentido, las binacionales, Itaipú y Yacyretá, priorizan a las industrias paraguayas.

Leer mas...

Empresarios se interesan por las energías renovables

Varios empresarios paraguayos se reunieron en Asunción para conocer las nuevas tendencias en energías renovables y analizar las oportunidades que representa para sus negocios y el impacto de la transición energética para el medio ambiente.

La situación de las energías renovables en Paraguay, es uno de los mayores productores de energía limpia con sus dos represas hidroeléctricas, y las opciones del sector privado fueron los dos temas centrales del seminario organizado por la Unión Industrial Paraguaya (UIP).

Su presidente, Gustavo Volpe, aseguró en la apertura de este encuentro que las energías renovables son absolutamente una necesidad en la actualidad. El mundo entero está exigiendo el cuidado del medio ambiente y para cuidar bien el medio ambiente tenemos que usar energías renovables, definitivamente, recalcó Volpe.

Una afirmación con la que coincidió el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Idelin Molinas, quien calificó las energías limpias como un tema vital para Paraguay.

Somos líderes como país en energía renovables pero tenemos que trabajar para que sea atractiva para el sector productivo, agregó.

Paraguay cuenta en su territorio con dos represas hidroeléctricas, la de Itaipú, compartida con Brasil, y la de Yacyretá, en la frontera con Argentina. A pesar de su producción, el país sigue recurriendo a la biomasa, como la leña, como principal fuente de energía.

El ingeniero Juan Pablo dos Santos, de la Universidad Paraguayo Alemana (UPA), señaló la inviabilidad temporal de estos recursos, por su propio agotamiento, e insistió en que las energías limpias son técnica y económicamente viables.

Por eso, pidió más voluntad política y, también, mayor implicación por parte del sector privado para impulsarlo.

Que el sector empresarial privado tenga un panorama más claro. No son solamente beneficiosas ambientalmente, sino que económicamente y son técnicamente son viables, manifestó.

Aunque Paraguay explota el agua como recurso limpio, Dos Santos planteó también la posibilidad de plantearse el sol, con la instalación de parques solares, si bien aclaró que los costos todavía no están estudiados en el país.

Leer mas...

Oportunidades de financiamiento “verde” es estudiado por Paraguay

Paraguay comienza a interesarse por las oportunidades de financiación que ofrecen los mercados financieros verdes, una alternativa sostenible al sistema financiero tradicional que representa interesantes opciones para una economía basada en la agricultura, la ganadería y la energía hidroeléctrica.

Las finanzas verdes, con instrumentos habituales como bonos, créditos o seguros pero destinados a proyectos sostenibles, todavía representan un mercado desconocido para inversores e instituciones, a pesar de que ya se han desarrollado iniciativas en todo el mundo, tanto desde el sector público como el privado, con un fuerte impulso en países como Reino Unido o China.

Paraguay cuenta desde 2012 con una Mesa de Finanzas Sostenibles, que agrupa al 90 % de los bancos que operan en el país, y la organización ambientalista WWF, por un lado, y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), por otro, están realizando sendas consultorías para analizar la implementación de los mercados financieros verdes.

El gerente de Finanzas Verdes de WWF, Aldo Cano, y el gerente de Mercados y Alimentos de la misma organización, Fernando Díaz de Vivar, comentaron que en nuestro país, la oferta de productos financieros verdes es prácticamente mínima, pero están convencidos de que en el futuro cada banco tendrá opción de hacer sus productos.

Por su parte, el responsable de Gestión de Riesgos Ambientales y Sociales de BBVA Paraguay, Hugo Martín Villalba, sostuvo que en el mercado financiero paraguayo no se dispone de productos verdes como tales, aunque esa entidad sí ha probado suerte con la financiación de proyectos en los que uno de sus componentes sea la adecuación ambiental.

También se refirió a otras iniciativas públicas que, en su opinión, promueven en el futuro los productos verdes, como la implementación de la ley de servicios ambientales, y otras que a su juicio no resultaron tan exitosas, como los créditos concesionales que el Banco Nacional de Fomento puso a disposición de productores forestales.

Para Martín Villalba, los bonos verdes tendrían cabida en el mercado nacional una vez que se vaya generando demanda y, sobre todo, conciencia y voluntad política por parte del Gobierno.

Los bonos verdes son iguales a cualquier otra obligación y cuentan con rentabilidad, vencimiento y calificación de riesgo.

Se diferencian de los bonos convencionales en que el dinero captado debe emplearse para financiar o refinanciar proyectos sostenibles, relacionados con las energías renovables, la eficiencia energética y el transporte limpio, entre otras iniciativas.

Cano y Díaz de Vivar añadieron que los instrumentos financieros verdes presentan atractivos desde el punto de vista comercial, con mejores condiciones de plazos y mejores tasas, pero también medioambiental y social.

Los bancos analizan componentes ambientales y sociales, como que el proyecto que se vaya a financiar no esté en un área protegida o en una zona indígena, explicaron y destacaron la figura del analista sociomedioambiental como complemento al analista de riesgos.

Esta última figura también aporta sus conocimientos a la hora de diseñar instrumentos verdes, puesto que no cumplir con las licencias medioambientales hace que se tenga que pagar una multa y no se podrá cumplir con los pagos (de los créditos o de la deuda), por lo que existe un riesgo real económico y financiero.

A pesar de que la oferta y la demanda en el mercado verde paraguayo todavía no mueven grandes cantidades de capital, el Banco Central del Paraguay (BCP) estudia una normativa que defina un marco legal para estas operaciones.

Esta determinación por parte del ente bancario, así como la escasa profundidad del mercado nacional hacen, que los expertos de WWF Paraguay descarten una burbuja a largo plazo.

Leer mas...