Estas aquí =>

Kim Jong-un recibe carta de Donald Trump

El líder norcoreano, Kim Jong-un, recibió una carta personal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y analizará seriamente su contenido, dijo la agencia estatal de noticias norcoreana KCNA.

En un comunicado publicado el domingo en Asia, KCNA no dio detalles sobre la carta, pero dijo que Kim la describió como de excelente contenido. Kim Jong-un dijo que meditaría seriamente el contenido interesante, según el informe.

Representantes de la Casa Blanca no respondieron inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Las conversaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte se han estancado desde el fracaso de la cumbre de febrero entre Trump y el líder norcoreano en Hanói, Vietnam.

Un dirigente estadounidense dijo el miércoles que Washington no tenía condiciones previas para nuevas conversaciones, pero que el progreso requeriría medidas significativas y verificables de Corea del Norte para abandonar su programa de armas nucleares.

Trump visitará Corea del Sur la próxima semana para reunirse con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, tras participar en las reuniones del G20 en Japón.

Leer mas...

Putin y Kim Jong-un en buena sintonía y Trump mira precupado

Vladivostok.- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, exhibieron hoy una gran sintonía personal, a juzgar por las sonrisas y elogios que se dedicaron a lo largo de las tres horas que duró su primera cumbre.

Los dos mandatarios no se habían reunido nunca hasta ahora pero, en su primera cumbre, los dos mandatarios se prodigaron en sonrisas y elogios en una muestra de marcada afinidad.

Ello en contraste con la cumbre de Hanói entre Kim y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que terminó en un fracaso.

En el escenario de la cita entre Putin y Kim, la Universidad Federal del Lejano Oriente (UFLJ), el ambiente era bastante distendido y los dos líderes se mostraron relajados.

Las medidas de seguridad solo bloquearon el edificio «S», donde tuvieron lugar las conversaciones, pero en el resto del campus los estudiantes realizaban sus actividades habituales.

Putin llegó a la sede de la cumbre en helicóptero, ya que la ULFJ está en la isla Russki, a la que se puede acceder por carretera gracias a un gran puente atirantado. Su desplazamiento por tierra hubiera supuesto prácticamente paralizar la ciudad y desplegar un dispositivo de seguridad.

El sonido de las aspas y los motores de la aeronave presidencial alertó a la periodistas de la inminente llegada del jefe del Kremlin. Su limusina solo tuvo que hacer un breve recorrido, del helipuerto universitario a la sede de la cumbre.

Unos veinte minutos después hizo su aparición Kim. En su caso, el viaje fue aun más corto, pues había pernoctado en un complejo residencial de la universidad.

El primer apretón de manos de ambos líderes, visiblemente satisfechos, se produjo ante las cámaras sobre una alfombra roja que había sido recortada a golpe de tijera y a toda prisa minutos antes del histórico encuentro.

Ambos subieron charlando animadamente en unas escaleras mecánicas a la sala donde se reunieron y allí recordaron los lazos de amistad entre ambos países.

El líder ruso recordó que fue el padre del actual líder del país comunista, Kim Jong-il -con el que se había reunido en tres ocasiones (2000, 2001 y 2002)- el que impulsó la firma de un tratado de amistad con Rusia.

El mariscal norcoreano se mostró a su vez «muy contento» de visitar Rusia, a la que calificó de «amistosa» y «gran» vecino.

Gran parte del diálogo entre los dos se centró en el proceso de desnuclearización, pero el interés dentro y fuera de Rusia también estaba puesto en escrutar cada gesto entre ambos para ver el nivel de afinidad que podía existir.

Putin lo resumió con pocas palabras al término de la cumbre. En su opinión, Kim es un líder «abierto» y un interlocutor «interesante».

La importancia del encuentro merecía también una recepción por todo lo alto para Kim y su extensa delegación.

El presidente ruso le ofreció una cena a su huésped, en el que no podía faltar el brindis y platos tradicionales rusos, que había pedido expresamente Kim.

Los invitados degustaron borsch – una sopa de remolacha -, pelmenis con carne de reno (raviolis siberianos), ensalada de cangrejo del Pacífico, lomo de salmón con salsa de eneldo y carne de res horneada con berenjena.

Todo ello regado con dos tipos de caldos. De postre hubo helado de manzanas con caramelo y tarta de chocolate.

Tampoco faltaron los regalos: Putin regaló a Kim un sable ruso (shashka) y un servicio de té, según reveló el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El líder norcoreano a su vez entregó al jefe de Estado ruso una espada coreana, que «encarna la fuerza».

Putin entregó a Kim una moneda para «comprarle» simbólicamente la espada y evitar el mal augurio que según la tradición popular existe en que a uno le regalen un arma.

Putin acompañó finalmente al líder norcoreano hasta su limusina y ambos se despidieron calurosamente, como lo harían dos buenos amigos.

El líder norcoreano agitó su mano en gesto de despedida y, ya en su automóvil rompió el protocolo al bajar la ventanilla del coche para juntar las manos en un gesto de amistad, que mantuvo durante varios segundos, con la limusina alejándose. EFE

Leer mas...

Confirman posible encuentro entre Kim Jong Un y Vladimir Putin

El líder norcoreano, Kim Jong Un, visitará Rusia para una cumbre con el presidente Vladimir Putin, confirmó el martes la prensa estatal de Corea del Norte. El plan responde a la necesidad norcoreana de mayor apoyo de líderes mundiales para poder desarrollar económicamente a la zona norte de la península coreana.

La visita a Rusia parece ser un intento de Kim de conseguir apoyo extranjero para sus planes de desarrollo económico, debido a que el abrupto final de la segunda cumbre con Estados Unidos en febrero llevó a un estancamiento de las conversaciones con Washington sobre el alivio de las sanciones a Pyongyang.

La agencia de noticias estatal norcoreana KCNA dijo que la visita se realizará «pronto», pero no dio más detalles como ya es costumbre por el hermetismo que caracteriza al gobierno norcoreano.

Putin y Kim buscan reunirse a fines de abril, sostuvo el lunes por su parte el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

El asistente principal de Kim Jong Un, Kim Chang Son, fue visto el domingo en Vladivostok, según la agencia de noticias surcoreana Yonhap, lo que generó especulaciones de que la cumbre Putin-Kim se realizará en esa ciudad entre el 24 y el 25 de abril.

Leer mas...

Cumbre entre EE.UU. y Corea del Norte finaliza antes de tiempo

La cumbre nuclear entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, hoy jueves luego de que las partes no pudieron alcanzar un acuerdo por sus discrepancias en torno a las sanciones estadounidenses a la hermética nación, en un desalentador final para un encuentro de alto nivel que buscaba desactivar la amenaza global.

En una conferencia de prensa tras el abrupto y anticipado final de la reunión, Trump culpó del desenlace a la insistencia de Pyongyang en la retirada de todas las sanciones económicas impuestas por Washington sin comprometerse a eliminar su arsenal nuclear. Algunas veces hay que marcharse, explicó Trump agregando que él había propuesto un acuerdo que estaba listo para ser firmado.

Yo prefiero hacerlo bien antes que hacerlo rápido, dijo el presidente estadounidense. Estamos en posición de hacer algo muy especial.

Apenas unas horas después de que los dos países se mostrasen esperanzados sobre un acuerdo, las caravanas de Trump y Kim abandonaban el hotel del centro de Hanói en el que se celebró la cumbre con minutos de diferencia tras la cancelación del almuerzo y la ceremonia de firma del acuerdo. La Casa Blanca adelantó la conferencia de prensa de Trump, que partió de regreso a Washington más de dos horas antes lo previsto.

El final del entendimiento se produjo apenas horas después de que Trump y Kim pareciesen estar listos para avanzar hacia una normalización en la relación entre las dos naciones, que técnicamente siguen en guerra, mientras el líder estadounidense rebajaba las expectativas acerca de que el encuentro pudiese arrojar un pacto para que el Norte tomase medidas concretas para abandonar su programa nuclear.

En una especie de cambio de roles, Trump redujo deliberadamente parte de la presión sobre Pyongyang abandonando su dura retórica y declarando que no hay apuro. Solo queremos lograr el acuerdo correcto. Kim, por su parte, cuando fue preguntado por desnuclearización, dijo: Si no estuviera dispuesto a hacerlo no estaría aquí ahora.

El colapso del diálogo impidió que Trump se apuntase una victoria muy necesaria ante los problemas que enfrenta en su país, incluyendo la declaración de su exabogado personal, Michael Cohen, en el Congreso, donde esta semana dijo que el presidente era racista y un estafador y afirmó que conocía de antemano los esfuerzos de las potencias extranjeras para ayudar a que el republicano llegase a la Casa Blanca en 2016.

Trump insistió en que su relación con Kim seguía siendo buena, pero no se comprometió a la celebración de un tercer encuentro entre ellos, añadiendo que una posible nueva reunión puede que no sea en mucho tiempo. Aunque tanto él como su secretario de Estado, Mike Pompeo, dijeron que durante el encuentro de Hanói se realizaron avances significativos, las dos partes parecían a galaxias de distancia en lo relativo a un acuerdo que estuviese a la altura de los objetivos de Washington.

Básicamente, ellos querían el levantamiento de las sanciones en su totalidad, y nosotros no podemos hacer eso, dijo Trump a reporteros. Kim, según explicó, parecía dispuesto a cerrar la principal instalación nuclear del país, el Centro de Investigación Científica Nuclear de Yongbyon, si se retiraban los castigos. Pero según su propuesta seguiría en posesión de misiles, ojivas y sistemas de armas, apuntó Pompeo. Además, se sospecha que en la hermética nación habría centros secretos de producción de combustible nuclear.

La política estadounidense de larga data hacia Pyongyang indica que las sanciones no podrán levantarse hasta que el país se comprometa, o ejecute, una desnuclearización total, verificable e irreversible. Trump rechazó reafirmarse en esta meta el jueves, insistiendo en que quería flexibilidad de cara a los contactos con Kim. No quiero ponerme en esa posición desde el punto de vista de la negociación, dijo.

Los dos mandatarios parecían haber encontrado un terreno común cuando Kim, que respondió a periodistas estadounidenses por primera vez, fue preguntado por la posible apertura de una oficina de enlace estadounidense en el Norte. Trump declaró que no es una mala idea y su homólogo señaló que era bienvenida. Una oficina así supondría que Washington estaría presente por primera vez en el país.

Leer mas...

Trump y Kim se reúnen en Vietnam y se encaminan a bajar las tensiones

Hanói. El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un, se reúnen esta semana en Hanói con el reto de concretar la vaga declaración firmada en su histórica cumbre de junio en Singapur.

Aquel encuentro —el primero entre mandatarios de los dos países— dejó muchos interrogantes en lo que se refiere a la desnuclearización y los analistas consideran que es necesario que la cita en la capital vietnamita aporte respuestas más claras. En Singapur, Kim prometió “trabajar por la desnuclearización completa de la península coreana”, pero la ausencia de avances desde entonces ha generado críticas.

El representante especial de Estados Unidos para Corea del Norte, Stephen Biegun, reconoció en enero que Pyongyang y Washington no tenían una “visión compartida sobre lo que implica la desnuclearización”.

Estados Unidos ha pedido repetidamente que Corea del Norte abandone su arsenal nuclear de forma completa y verificable. Pyongyang tiene un concepto más amplio de la desnuclearización y busca el fin de las sanciones y de lo que considera amenazas estadounidenses —que en unas ocasiones incluyen la presencia militar estadounidense en el Sur y, en otras, en toda la región—.

“La ambigüedad y oscuridad del término ’desnuclearización’ exacerba el escepticismo sobre el compromiso de Estados Unidos y de Corea del Norte con la desnuclearización, escribió Shin Gi-wook, director del Programa Corea de la Universidad de Stanford.

Trump ha recurrido al palo y la zanahoria con Corea del Norte: elogió la “gran fuerza motriz económica” que representa, pero también aseguró que se mantendrán las duras sanciones hasta que el país dé un paso “significativo”.

En un acto el domingo en la Casa Blanca, dijo que las sanciones a Pyongyang por sus pruebas nucleares y de misiles permanecerán. “Las sanciones están activas. Todo está activo. Pero tenemos una corazonada especial, y creo que llevará a algo muy bueno. Quizás no”, dijo.

Pyongyang insiste en que ya ha tomado esas medidas, al llevar más de un año sin probar misiles balísticos ni armas nucleares y haber destruido las entradas a su sitio de ensayos atómicos. Pero al mismo tiempo, Corea del Norte dice que completó el desarrollo de su arsenal y que ya no necesita las instalaciones.

El peor escenario

Biegun y su par norcoreano, Kim Hyok Chol, podrían empezar a trabajar en la declaración conjunta desde la mañana del miércoles. Recientemente, la retórica de Washington ha insistido en la seguridad de los ciudadanos estadounidenses más que en que el Norte abandone su arsenal, lo que ha planteado dudas sobre si Trump estaría dispuesto a aceptar una Corea del Norte con el arma nuclear a cambio de que abandone los misiles balísticos intercontinentales, con los que puede alcanzar Norteamérica.

Así, tanto Corea del Sur como Japón, aliados de Estados Unidos, seguirían al alcance del arsenal del Norte, lo que un editorial del Korea Herald describió como “el peor escenario”.

Trump dijo la semana pasada que no tiene un “calendario apremiante” para convencer a Pyongyang de que abandone su arsenal nuclear mientras mantenga detenidos sus ensayos.

Para Scott Seaman, de Eurasia Group, el presidente estadounidense —quien tras la cumbre de Singapur dijo que ya no había una amenaza nuclear norcoreana— tiene la vista puesta en el Premio Nobel. “Trump probablemente se centrará más en reforzar la narrativa de que ha garantizado la paz que en presionar a Kim por la desnuclearización”.

Medidas simbólicas

El mejor escenario, según Kim Yong-hyun, de la Universidad de Dongguk, sería que Trump y Kim elaboren una hoja de ruta para la desnuclearización. Corea del Norte podría adoptar “medidas simbólicas y visibles”, como el cierre del complejo nuclear de Yongbyon y el desmantelamiento de los misiles balísticos intercontinentales.

Washington podría prometer garantías de seguridad, una declaración del fin de la Guerra de Corea (1950-1953), que terminó con un armisticio, pero sin tratado de paz; o la apertura de oficinas de representación. Sería la primera etapa de la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte, señala Go Myong-hyun, del Asan Institute of Policy Studies, y un “paso simbólico políticamente”.

“La expectativa de que (esta reunión) será un hito (…) probablemente es inapropiada”, dijo a la AFP. Pero Trump es imprevisible y podría intentar desviar la atención de los asuntos domésticos, en un momento en que su exabogado Michael Cohen debe declarar ante el Congreso, el 28 de febrero. “Trump podría decidir por impulso hacer concesiones significativas a Kim en Vietnam por interés propio”, señala el exanalista de la CIA Soo Kim.

Leer mas...

Kim Jong-un amenaza nuevamente a Trump

En medio de las conmemoraciones del aniversario de la muerte de Kim Jong-il, padre del actual líder norcoreano y del programa atómico del hermético país, Pyongyang criticó ayer al gobierno estadounidense por intensificar las sanciones y la presión sobre el país. Advirtió que el desarme nuclear podría bloquearse para siempre.

La dura respuesta del régimen comunista sigue al anuncio del lunes pasado de Estados Unidos de sanciones a tres funcionarios norcoreanos, incluido un alto asesor del líder Kim Jong-un , por supuestos abusos a los derechos humanos.

La desnuclearización de Corea del Norte avanzó poco desde que Kim Jong-un y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump , se reunieron en Singapur en junio en una cumbre histórica.

Las dos partes aún tienen que reprogramar conversaciones de trabajo entre el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y el alto funcionario norcoreano, Kim Yong Chol, que se cancelaron abruptamente en noviembre.

Si bien un comunicado de la cancillería agradeció la disposición de Trump para mejorar las relaciones con Corea del Norte, Pyongyang acusó al Departamento de Estado de inclinarse por llevar las relaciones a la situación en la que estaban el año pasado y que estaba signada por el intercambio de fuego.

Si el gobierno estadounidense cree que las sanciones y una mayor presión obligarán a Pyongyang a abandonar sus armas nucleares será su mayor error de cálculo y bloqueará el camino a la desnuclearización de la península de Corea para siempre, un resultado que nadie desea, dijo el comunicado de la dictadura norcoreana.

La declaración norcoreana también coincide con unas afirmaciones del viernes de Trump, en las que minimizó las expectativas de un acuerdo para persuadir a Corea del Norte de que abandone su arsenal nuclear.

Muchas personas nos han preguntado cómo nos está yendo en nuestras negociaciones con Corea del Norte. Siempre respondo que esas negociaciones no tienen urgencia, había dicho el jefe de la Casa Blanca.

También manifestó que la economía norcoreana tiene un potencial maravilloso y que su líder lo ve mejor que nadie y lo aprovechará plenamente para su gente.

La histórica cumbre entre Trump y Kim en junio en Singapur abrió un diálogo sobre la desnuclearización de la península de Corea después de las amenazas de todo tipo que se profirieron ambos países.

Se espera que se celebre una segunda cumbre en los primeros meses del próximo año, pero Trump enfrenta críticas debido a que Corea del Norte tomó pocas medidas concretas para abandonar sus programas nucleares y de misiles balísticos.

En otro orden, los norcoreanos conmemoraban ayer la muerte Kim Jong-il, quien murió hace siete años, con visitas a estatuas y juramentos de lealtad a su hijo y sucesor. Mientras ayer nevaba, decenas de miles de personas ofrecieron flores y presentaron sus respetos al fallecido líder en Mansu Hill, en el centro de Pyongyang, en donde se ubican las estatuas de bronce del «Querido líder» y el fundador nacional Kim Il-sung.

La muerte de Kim el 17 de diciembre de 2011 colocó a su hijo en el poder cuando todavía no cumplía los 30 años y era prácticamente desconocido afuera de Corea del Norte.

Leer mas...

Kim Jong Un invita al Papa Francisco para visitar Corea del Norte

El líder del régimen de Corea del Norte, Kim Jong Un, con intermediación de su homólogo de Corea del Sur Moon Jae-in, invitará al Papa Francisco para que visite Pionyang en algún momento, esto lo confirmaron portavoces oficiales de Corea del Sur.

El anuncio fue hecho en Seúl al darse a conocer la gira que emprenderá por Europa el presidente surcoreano, Moon Jae-in, que incluirá una parada en el Vaticano la semana próxima.

Según el portavoz presidencial surcoreano, Kim Eui-kyeom, Moon entregará la invitación del líder norcoreano cuando se entreviste con el papa.

El presidente Moon sugirió que el presidente Kim se reuniera con el papa, destacando que él estaba muy interesado en la paz en la península coreana, afirmó el portavoz en declaraciones reproducidas por medios locales.

Kim, según la fuente, dijo que brindará una cálida bienvenida al papa si visita Pionyang. Moon y Kim se han reunido tres veces en lo que va de año, la última ocasión, en Pionyang, en septiembre pasado.

El portavoz añadió que durante la entrevista con el papa, el presidente surcoreano buscará el apoyo del Vaticano en favor de la paz y la estabilidad en la península coreana.

El papa Francisco ha difundido previamente mensajes de apoyo al diálogo entre las dos Coreas y a la histórica cumbre que mantuvieron el 12 de junio pasado en Singapur el líder norcoreano y el presidente estadounidense, Donald Trump.

Leer mas...

Pompeo y Kim acuerdan nueva cumbre entre Norcorea y EEUU

El líder de Corea del Norte Kim Jong Un estuvo de acuerdo en mantener una segunda cumbre con el presidente de Estados Unidos Donald Trump lo antes posible, informó Seúl este domingo, tras la visita al Norte del secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.

Pompeo dijo que “él acordó con el dirigente Kim sostener una segunda cumbre entre EEUU y Corea del Norte cuanto antes”, informó en un comunicado la oficina de la presidencia surcoreana.

El secretario de Estado dio cuenta de “avances” tras un nuevo encuentro en Pyongyang con Kim Jong Un, cuyo objetivo era acelerar la desnuclearización de Corea del Norte.

Pompeo, que viajó luego a Seúl, lleva a cabo una gira asiática en la que ya estuvo en Tokio y en la también viajará a China.

“Buen viaje en Pyongyang, en el que me reuní con el líder Kim”, tuiteó Pompeo. “Seguimos avanzando en los acuerdos alcanzados en la cumbre de Singapur. Gracias por recibirnos a mí y a mi equipo”, añadió.

Esta es la cuarta visita del secretario de Estado al país, cuando va tomando forma un posible acuerdo entre Estados Unidos y Corea del Norte.

Kim, que habló a Pompeo a través de un intérprete, saludó “un buen encuentro”. “Este fue un buen día que promete un buen futuro (…) para los dos países”.

En julio, en un viaje de Pompeo, el secretario de Estado comentó que se avanzado pero Pyongyang en cambio condenó los “métodos de gánster” de Estados Unidos, acusándolo de exigir su desarme unilateral sin hacer concesiones.

Un responsable estadounidense declaró que esta nueva visita tuvo un “mejor” resultado que “la vez anterior”, agregando no obstante que “el camino será largo”.

“Enamorados”

No se conoce el contenido preciso del encuentro. Pompeo había escrito, no obstante en Twitter, que el objetivo era respetar “los compromisos” tomados por los dirigentes de Estados Unidos y de Corea del Norte.

En su vuelo hacia Tokio, Pompeo dijo a los periodistas que su objetivo era “crear una confianza suficiente” con Corea del Norte para avanzar hacia la paz, y anunció la organización de otra cumbre entre Kim y Trump, después de la que protagonizaron en junio en Singapur.

Pompeo minimizó, no obstante, las expectativas sobre el resultado de su encuentro con Kim. “Dudo que lo logremos todo, pero comenzamos a contemplar opciones sobre la localización y el momento para que el líder Kim vuelva a reunirse con el presidente” Trump.

“Quizás lleguemos más allá de eso”, añadió.

Ningún presidente estadounidense en activo ha viajado a Corea del Norte, uno de los países más represivos del mundo, según los defensores de los derechos humanos.

Con su visita a Tokio el sábado, el diplomático estadounidense buscaba, entre otras cosas, tranquilizar a su aliado japonés e incluirlo en el proceso de negociaciones sobre Corea del Norte.

Estados Unidos y Japón tienen “una visión totalmente coordinada y unida sobre la forma de proceder, lo cual será necesario si queremos conseguir desnuclearizar Corea del Norte”, declaró durante una entrevista con el primer ministro japonés, Shinzo Abe.

Para Pompeo, era importante que Washington y Tokio estuvieran sintonizados antes de su encuentro con Kim Jong Un.

Japón siempre ha defendido la necesidad de mostrarse firme ante Corea del Norte, que en varias ocasiones lanzó misiles que sobrevolaron el territorio nipón y amenazó con aniquilar el archipiélago.

Pero, aunque insiste en mantener la presión sobre el régimen de Kim, Abe se mostró dispuesto en septiembre a reunirse con el líder norcoreano.

Leer mas...

EE.UU solicita a Corea del Norte sepultar plan nuclear para el año 2021

En respuesta al anuncio del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un , que prometió desmantelar su principal complejo nuclear, Yongbyon, el jefe de la diplomacia norteamericana, Mike Pompeo, dijo ayer que su país quiere lograr la desnuclearización norcoreana para enero de 2021.

Kim realizó su anuncio luego de dos días de reuniones en Pyongyang con el presidente surcoreano, Moon Jae-in.

En una conferencia de prensa conjunta, Moon dijo que Kim se mostró además dispuesto a permitir el ingreso de inspectores atómicos internacionales para verificar el cierre del reactor de Yongbyon.

Además, Corea del Norte está dispuesta a desmantelar bajo supervisión de inspectores internacionales su instalación de pruebas de misiles en Sohae, así como la base de lanzamiento que se encuentra allí, señaló Moon.

Las dos Coreas acordaron eliminar todos los peligros que podrían causar guerras en la península, dijo Moon, quien añadió con optimismo: La desnuclearización completa se encuentra en un futuro no tan lejano.

Pompeo, saludó los importantes compromisos y dijo que Washington está listo para entablar inmediatamente negociaciones.

Leer mas...

Enemigos políticos pero amigos en el deporte, Coreas organizarían olimpiadas del 2032

Las reuniones bilaterales en Pyongyang entre los líderes de ambos países han generado varios acuerdos políticos. También habría un plan similar para el Mundial de 2030 quien también tiene como competidor a Paraguay en conjunto con Argentina y Uruguay. La tercera cumbre bilateral entre los líderes de Corea del Norte, Kim Jong-un, y Corea del Sur, Moon Jae In, arrojó un proyecto de gigantescas dimensiones simbólicas, geopolíticas, históricas, ideológicas y económicas; el epítome del espíritu olímpico y el paso más rotundo en el deshielo de las turbulentas relaciones entre dos países que técnicamente continúan en guerra desde 1953. 

Ambas naciones, divididas por el paralelo 38 norte y la zona desmilitarizada más vigilada del planeta, tienen la intención de organizar, en conjunto, los Juegos Olímpicos de 2032: Seúl y Pyongyang como sedes paralelas. Sería la primera ocasión en que la máxima justa deportiva a nivel mundial se realice en dos países a la vez. Aunado a lo inédito de la ocasión, el simbolismo de la propuesta abriría una nueva época en la política deportiva y un frente de consideración para el Comité Olímpico Internacional, que deberá lidiar con las reticencias que la candidatura podría conllevar.

El mandatario surcoreano difundió el acuerdo en el marco de las reuniones celebradas en Pyongyang, capital del Norte; un plan que fortalecerá aún más los vínculos entre ambas naciones, que han utilizado al deporte como una plataforma para amainar la creciente beligerancia en los últimos años: los ensayos nucleares de Corea del Norte, contrarios a las disposiciones internacionales y motivo de rotundas sanciones por parte de la ONU, y los ejercicios militares conjuntos entre Corea del Sur y Estados Unidos han regado la pólvora en la península.

La tensión rebajó a raíz de las reuniones bilaterales a finales de 2017 y las buenas intenciones se confirmaron con el desfile de una delegación coreana unificada durante la ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang, evento al que asistió una de las hermanas de Kim Jong-un, Kim Yo-jong, primera representante oficial en la historia de la hermética nación en su vecino sureño.

Una de las primeras reacciones al anuncio corrió por cuenta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien ha acompañado el proceso de deshielo coreano. «Muy emocionante», calificó el mandatario a través de un mensaje en su cuenta de Twitter en la que también saludó otros acuerdos saldados tras la cumbre de Pyongyang, como el desmantelamiento de la central atómica de Yongbyon y la admisión de inspectores internacionales para supervisarla.

Es decir, el proyecto nuclear norcoreano, sus lanzamientos de misiles y sus pruebas subterráneas, quedarán suspendidas entre tanto, lo que materializa la principal exigencia de la administración Trump: la desnuclearización de la península coreana.

Leer mas...