Estas aquí =>

Paraguay no figura en lista de países que incumplen normas laborales

Afortunadamente, la Comisión de Aplicación de Normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sacó a nuestro país de la lista de países que no respetan convenios y libertades laborales en el marco de la 108ª Conferencia de la OIT.

La noticia fue bien recibida en nuestro país y principalmente por la ministra de Trabajo, Carla Bacigalupo quien resaltó el trabajo que viene realizando nuestro país permanentemente en materia de derechos laborales.

Este es un logro del tripartismo que viene trabajando de manera permanente para garantizar que los derechos laborales sean respetados y generar las condiciones para fortalecer el empleo digno y formal, mencionó la titular de la cartera.

El listado definitivo se conoció en medio de la Comisión de Aplicación de Normas de la Conferencia de la OIT, que funciona como un órgano tripartito, en el que hacen parte gobiernos, trabajadores y empleadores de los países miembros de la OIT.

Todos los años, la OIT publica un listado de países con sus respectivas observaciones sobre el incumplimiento de normas internacionales. La misma menciona además algunas recomendaciones a los respectivos gobiernos quienes a su vez deben actualizar a la organización constantemente sobre el cumplimiento de obligaciones como país en materia de derechos laborales.

En la última lista aparecen países como Nicaragua, Bolivia, Brasil, El Salvador, Honduras y Uruguay, además están Egipto, Fii, Laos, Serbia, India, Taijikistán, Bielorrusia, Argelia, Cabo Verde, Filipinas; Irak, Zimbabwe, Laos, Myanmar y Turquía.

Leer mas...

¿Advertencia? EE.UU publica la «lista negra» del círculo de poder de Putin

Es una advertencia. En respuesta a la injerencia rusa, la Casa Blanca ha hecho pública por mandato del Congreso la lista negra de 114 políticos y 96 oligarcas que forman el núcleo duro del régimen de Vladímir Putin. Aunque el señalamiento no acarrea sanciones, representa un aviso de que, en caso de hallarse más indicios contra el Kremlin, ese grupo será el blanco de la represalia estadounidense.

Están todos, menos Putin. La lista negra representa un nomenclator del poder ruso en los tiempos actuales. Figura el primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, los jefes de los servicios de inteligencia, los presidentes de las grandes empresas energéticas (Gazprom y Rosneft), los principales banqueros, magnates como Roman Abramovhic, dueño del Chelsea; Alisher Usmanov, con acciones en el Arsenal, Oleg Deripaska o Mikhail Prokhorov… Y, en general, todas las fortunas superiores a los mil millones de dólares.

Posiblemente ineficaz por su propio abultamiento, la lista surge de un mandato que el Congreso impuso en agosto al presidente Donald Trump. El objetivo era responder a la injerencia del Kremlin en las elecciones de 2016 y marcar con tinta oficial a quienes estaban en el punto de mira de Estados Unidos.

Fue una decisión que los parlamentarios estadounidenses adoptaron por 98 votos a favor y solo 2 en contra. En el paquete también incluyeron penalizaciones a Rusia por las crisis de Ucrania y Siria, a Irán por su apoyo a actividades terroristas y a Corea del Norte por sus pruebas con misiles. Pero del conjunto, sobresalía la represalia nominal al círculo de Putin por la campaña de intoxicación contra Hillary Clinton: justo el detonante de la investigación que tiene contra las cuerdas al presidente desde el inicio del mandato.

Prueba de fuego

Trump siempre se ha mostrado renuente a atacar al Kremlin por sus actividades de sabotaje durante la campaña electoral. Por el contrario, las ha minimizado hasta el punto de aceptar como buenos los desmentidos de Putin. El Congreso, basándose en los informes de las agencias de inteligencia, le puso entre la espada y la pared: firmaba las sanciones o abría una inmensa crisis institucional. El presidente cedió. Pero no sin señalar que la decisión favorecería el acercamiento de China, Rusia y Corea del Norte y que dificultaría la mejora las relaciones bilaterales.

“Aunque estoy a favor de medidas duras para castigar y disuadir el comportamiento agresivo y desestabilizador de Irán, Corea del Norte y Rusia, esta legislación es significativamente defectuosa. Traspasa de forma inapropiada el poder ejecutivo, pone en desventaja a compañías estadounidenses y daña los intereses de nuestros aliados europeos. Construí una gran compañía que vale muchos miles de millones de dólares. Esta es gran parte de la razón por la que fui elegido. Como presidente, puedo hacer mucho mejores acuerdos con países extranjeros que el Congreso”, afirmó Trump.

Sus quejas obviaban el principal punto de fricción: la trama rusa. Y enviaban una señal inequívoca a Putin. El presidente firmaba obligado. Y así lo reconoció el propio Gobierno ruso, estableciendo un puente directo con Trump por encima del ruido parlamentario.

El plazo para publicar la lista terminaba este lunes. La Casa Blanca apuró hasta la última hora y pasada la medianoche la liberó. La encargada fue la Secretaría del Tesoro, que intentó por todos los medios rebajar sus potenciales efectos. “No es una lista de sanciones y la inclusión de individuos o entidades no debe interpretarse como que se les va a castigar. Tampoco significa que el Gobierno de Estados Unidos tenga información sobre su participación en actividades malignas”, señaló el departamento.

El País España

 

Leer mas...