Estas aquí =>

Claves de una buena alimentación para mejorar la hipertensión

En la actualidad, muchas personas en Paraguay tienen hipertensión y algunas de ellas están sin diagnosticar. Aunque es una enfermedad tratable y que se puede controlar, si no se siguen las recomendaciones del médico, el paciente puede llegar a tener complicaciones graves, como un infarto.

Una de las principales medidas que se pueden seguir para vigilar y mantener bajo control esta patología es cuidar la alimentación, tal y como indica la Licenciada Lorena Chaves, quien  indica que la dieta del paciente hipertenso debe ser variada, rica en frutas y verduras, lácteos bajos en grasa y pobre en sal.

La presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre a su cuerpo. Hipertensión es el término que se utiliza para describir la presión arterial alta, según explicó la licenciada.

¿Cuáles serían los valores que indicarían una presión arterial alta?

Una medición de la presión que arrojase como resultado:
-Presión Arterial Sistólica: 130 a 139 y Presión Arterial Diastólica: 85 a 89 (13/8) ya indicaría
una prehipertensión o presión arterial normal alta.
-Presión Arterial Sistólica: 140 a 159 y Presión Arterial Diastólica: 90 a 99 (14/9) ya indicaría
una Hipertensión Grado 1 (Leve).
-Presión Arterial Sistólica: 160 a 179 y Presión Arterial Diastólica: 100 a 109 (16/10) ya
indicaría una Hipertensión de Grado 2 (Moderada).
-Presión Arterial Sistólica: mayor o igual a 180 y Presión Arterial Diastólica: mayor o igual a 110
(18/11) ya indicaría Hipertensión grado 3 (Grave).

¿Presenta algún tipo de síntoma adicional?

La hipertensión maligna es una forma peligrosa de presión arterial muy alta. Los síntomas incluyen: Dolor de cabeza fuerte; Náuseas o vómitos; Confusión; Cambios en la visión; Sangrado nasal.

¿Qué alimentos se debe evitar  ?

Evitar las aguas mineralizadas en general y en especial las que provengan de zonas montañosas. Limitar el consumo de leche y yogur que también contienen sodio. Evitar los quesos muy maduros y su consumo excesivo, incluso los que dicen no contener sal, contiene el sodio de la leche.

Limitar el consumo de manteca y margarina, preferir las que no contengan sal. No consumir fiambres, embutidos, chacinados y todos los productos en conserva o enlatados, todos tienen cantidades elevadísimas de sal como conservante. Entre las hortalizas evitar el apio, escarola, acelga y espinaca, la remolacha y todas las hortalizas enlatadas. Los panificados en general contienen mucho sodio para ayudar a su conservación, por lo tanto se deben evitar, salvo que la etiqueta indique “sin sal”. Evitar las frutas enlatadas, los jugos de frutas envasados o concentrados o los néctares que contienen citratos de sodio. No se permiten bebidas alcohólicas. Evitar el café.

¿Cuál es su relación con la diabetes?

Con el tiempo, el nivel alto de glucosa en la sangre que resulta de la diabetes puede dañar los vasos sanguíneos y los nervios que controlan el corazón y los vasos sanguíneos. La presión arterial alta o el colesterol alto son factores independientes que junto con la diabetes aumentan la posibilidad de tener una enfermedad del corazón o un ataque cerebral.

¿Qué alimentos son recomendados?

El Arroz, la manzana, café descafeinado, infusiones claras (manzanilla, boldo, anís), 1 a 2 huevos por día, 1 taza de leche descremada, 1 yogur descremado pequeño, preferir los quesos blancos y frescos, agua mineral baja en sodio, jugo de limón, edulcorantes 100% ka´a he´e y sucralosa (líquidos), panificados hechos en el hogar sin adición de sal.

¿En qué medida favorece al paciente una dieta baja en sal?

La dieta baja en sal tiene un efecto “hipotensor” y el efecto de la reducción de sodio sobre la presión arterial, es mayor en hipertensos, diabéticos, pacientes con enfermedad renal y en la raza negra.

¿Existe la sensibilidad a la sal? 

Si, la sensibilidad a la sal se define como la respuesta en los individuos normotensos o hipertensos, de un ascenso tensional mayor a las 10 mmHg. Sólo aproximadamente un 40% a 50% de los casos de hipertensión, son considerados “sodio-sensibles”, dándose esta prevalencia especialmente en las personas de mayor edad. En los normotensos se observa una sensibilidad a la sal en aproximadamente el 26% de los casos.

 ¿Existe una relación directa entre obesidad o hipertensión?
La obesidad es una enfermedad crónica, considerada un factor de riesgo importante en el desarrollo de enfermedad coronaria, hipertensión, insuficiencia y fallo renal.

El 70% de los casos de hipertensión (HTA) en el hombre y 61% en mujeres, son atribuibles a exceso de adiposidad, con aumento promedio de presión sistólica de 4,5 mmHg por cada 5 kg de aumento de peso, según el estudio Framingham.

El exceso de grasa abdominal, es decir de la grasa en el vientre o alrededor de la cintura, puede aumentar su probabilidad de tener enfermedades del corazón y se relaciona con concentraciones de insulina altas en ayunas y con aumento en la incidencia de DM tipo 2.
Tiene un exceso de grasa abdominal si su cintura mide:
– más de 102 cm si es hombre
–  más de 88 cm si es mujer

 ¿Cómo afecta el hábito de fumar a la presión arterial?

Fumar produce un aumento transitorio, durante 15 minutos, de la tensión arterial, probablemente por estimulación simpática central, con aumento de catecolaminas. También se deberá evitar el tabaquismo pasivo (estar cerca de un fumador, respirar el humo) dado que aumenta el riesgo coronario y otras enfermedades vinculadas.

¿Qué condimentos son los que se debe evitar?

Principalmente la sal de mesa, cubitos de caldo comunes, mayonesa, salsa golf, kétchup, mostaza preparada, salsa de tomate envasada, sal de ajo, apio, cebolla, extracto de carne, salsa de soja, sacarina sódica (en los edulcorantes), aceitunas, palmitos (todo lo que sea envasado).

¿Existe una cantidad de porcentaje de sodio que puede consumir el paciente por día?

Hay un mínimo de sal que puede indicarse, porque en general el organismo logra regular su propio balance, con 1 gr de sal común (400 mg de sodio) se logra mantener el equilibrio y se permite mayor elasticidad en la selección de alimentos y una alimentación más apetecible.

El nivel de restricción sódica debe figurar en la prescripción dietética y dependerá del estado y de la gravedad del paciente recordando que muchos alimentos contienen sodio además de la sal de mesa.

La dieta DASH para la hipertensión arterial, ¿de qué se trata?

La dieta Dash representa una alimentación saludable, basada en frutas, verduras, cereales, lácteos descremados, ácidos grasos mono-insaturados, pescado, aves, nueces, y es por ende pobre en grasas saturadas, carnes rojas, bebidas azucaradas y dulces. Tienen un efecto antihipertensivo independiente del consumo de sodio y del descenso de peso. Produce un descenso promedio de la PAS/PAD de 5,5/3,5 mmHg desde las dos semanas de su
implementación.

Con fuerte evidencia se ha demostrado que su implementación con dieta hiposódica aumenta el efecto antihipertensivo.

Recomendación:

  • Su proveedor de atención médica puede remitirlo a un nutricionista, quien puede ayudarlo a crear un plan de comidas saludables.
  • Pregunte cuál debe ser su presión arterial ideal.

 

 

Leer mas...

Lactancia Materna: la alimentación del niño luego de los 6 meses

Dar el pecho o amamantar a un bebé siempre despierta ciertas dudas y preguntas a las madres, que van encontrando sus respuestas según vayan conociendo más a su bebé, pero la incertidumbre surge cuando el niño debe recibir otro tipo de alimentación.

¿Hasta cuándo dar el pecho o amamantar al bebé? ¿Cuándo ha de iniciarse la alimentación complementaria? Son tantas las dudas que en unas ocasiones las resuelven el sentido común de cada madre, o los consejos de la abuela. En esta ocasión te presentamos una guía acerca del cambio que se somete el niño en cuanto a la alimentación.

Durante los primeros 6 meses de vida del bebé, la alimentación ideal es la leche materna en forma exclusiva, es decir pecho y solamente pecho. Al llegar a los 6 meses, se iniciará la introducción de las primeras papillas.

Para informarnos mas acerca de este tema, nos pusimos en comunicación con la Licenciada en nutrición Lorena Chaves, quien dio algunos consejos y recomendaciones para las madres que deben iniciar un cambio en la alimentación del niño.

 

 

 

¿Como mínimo hasta los cuántos meses debería mamar el recién nacido?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de nacido, cumplido ese plazo, el/la bebé puede ser destetado. La lactancia materna puede extenderse hasta los 2 años de nacido.

¿Cuáles son los métodos para un destete adecuado?

No existe un método que pudiera considerarse correcto o incorrecto para el destete; se recomienda cumplir con la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, a partir de ahí, comenzar con la introducción de alimentos complementarios y seguir con la lactancia hasta los 9 meses idealmente, pudiendo extenderse hasta los 2 años, todo depende de la voluntad de la madre, y del interés del bebé, que puede disminuir a medida que adquiera más autonomía.

¿Qué hacer cuando la lactancia debe ser interrumpida?

En estos casos se encuentra disponible en el mercado una amplia variedad de fórmulas lácteas denominadas maternizadas, debido a que son elaboradas respondiendo a una composición de nutrientes semejantes a la leche humana. Este tipo de fórmulas constituye la alternativa de elección para reemplazar la lactancia materna.

¿Por qué no debe administrarse agua al bebé con lactancia exclusiva hasta los 6 meses, incluso en países con mucho calor como el nuestro?

La leche materna tiene más de 80% de agua, especialmente la primera leche que el bebé consume en cada mamada. Por tanto, si la madre siente que su bebé está sediento, ella debe amamantarlo para así calmar la sed. Los bebés no necesitan agua adicional, ni siquiera en climas calientes. Esta es una de las razones por las que la OMS recomienda que niños y niñas reciban lactancia materna exclusiva en los primeros 6 meses de vida.

¿Cuáles son las sustancias que alteran la leche materna y pueden provocar
cólicos en el bebé?

Algunos alimentos de la dieta materna han sido relacionados con este síntoma, especialmente cebolla, repollo, brócoli, coliflor, leche de vaca, chocolate, cítricos, por lo que se recomienda eliminarlos de la dieta, cuando los cólicos en el bebé están presentes.

¿Qué alimentos aumentan la producción de leche materna?

Ningún tipo de alimento aumenta la producción de leche materna. Esta depende exclusivamente de la voluntad de la madre, del reflejo de succión del bebé que estimula la producción de leche y del consumo adecuado de líquidos.
Se aconseja tomar 800 ml extra de 2 a 3 litros de líquidos aconsejados durante esta etapa, idealmente de agua mineral antes durante y después de dar de mamar.

¿Qué consecuencias tiene la lactancia materna para la salud de la madre?

La lactancia materna favorece la salud de la madre en el periodo inmediatamente posterior al parto, porque ayuda a que el útero se contraiga más rápidamente, y así reduce las pérdidas de sangre. En el corto plazo, la lactancia materna retrasa el retorno de la fertilidad, mientras que a largo plazo disminuye los riesgos de contraer cáncer de mamas, de útero y de ovario. Una vez que la lactancia se ha establecido, las mujeres con frecuencia se sienten muy bien anímicamente, ya que tienen mayores niveles de prolactina (una hormona relajante) y de oxitocina (hormona que estimula la subida de la leche e induce efectos anti-estrés). También la lactancia ayuda a estilizar la silueta (utilizando la grasa de reserva posparto para producir leche) y lo más importante es que favorece el vínculo madre-hijo.

¿Cuáles son las recomendaciones para la primera comida del bebé?

La OMS recomienda que los lactantes empiecen a recibir alimentos complementarios a los 6 meses, primero unas dos o tres veces al día entre los 6 y los 8 meses, y después, entre los 9 a 11 meses y los 12 a 24 meses, unas tres o cuatro veces al día, añadiéndoles aperitivos nutritivos una o dos veces al día, según se desee. Los alimentos deben incorporarse en forma gradual, en primera instancia se sugieren los cereales sin gluten (evitar el trigo y sus derivados), luego las verduras y frutas seguidas por las carnes y por último los huevos. Es deseable que se continúe con la lactancia durante la incorporación de alimentos sólidos, al menos hasta los 9 meses de edad.

¿Que alimentos son necesarios para después de la lactancia materna?

Como se indica en las Guías Alimentarias del Paraguay para Niñas y Niños menores de 2 años, en el libro parte 2, este proceso de consumir alimentos  distintos de la leche materna se conoce como alimentación complementaria. En
esta etapa los bebés deben comenzar comiendo alimentos de los distintos grupos que conocemos. De los vegetales y tubérculos se incluyen la papa, mandioca, zapallo, batata, espinaca, acelga y zanahoria. Entre los cereales se incluyen arroz, harina de maíz y fécula de maíz (maicena) y se recomienda comenzar con el trigo y sus derivados (harina) a partir de los 8 meses. Entre las frutas se recomienda banana, aguacate, manzana y pera y entre las carnes la vacuna y la de pollo. Aceite vegetal de maíz, soja y girasol. No olvidar incluir sal yodada en pequeña cantidad en las comidas.

¿Recibirá igual el bebé los nutrientes que necesita?

Se estima que a los 6 meses el niño presenta una capacidad similar a la del adulto para digerir y absorber los nutrientes, por lo tanto obtendrá los necesarios mediante una buena alimentación complementaria.

¿Se puede dar leche de vaca al bebé como sustituto de la leche materna?

Durante el primer año de vida del bebé se desaconseja la utilización de la leche de vaca para la alimentación del lactante. Su consumo está asociado a pérdida de pequeñas cantidades de sangre en las heces debido a que el intestino aún no se encuentra preparado para digerir la proteína de la leche.

Leer mas...