Estas aquí =>

Paraguay está libre pero 2 millones de personas aún padecen malaria en el mundo

La lucha mundial contra la malaria sigue estancada y pese a una ligera mejora en la tasa de mortalidad, dos millones más de personas contrajeron la enfermedad en 2017, así lo informó hoy lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esos datos figuran en el informe anual de la OMS sobre la lucha contra el paludismo, que se refiere al año pasado y fue presentado hoy en Maputo.

Nadie debería morir de malaria. Pero el mundo enfrenta una nueva realidad: a medida que el progreso se estanca, corremos el riesgo de desperdiciar años de trabajo, inversión y éxito en la reducción del número de personas que padecen la enfermedad, afirmó el director general OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en el informe.

En 2017, se registraron un total de 219 millones de casos de malaria, frente a los 217 millones de hace un año, mientras que unas 435.000 personas perdieron la vida, en comparación con las 451.000 muertes estimadas en 2016.

El continente más castigado fue una vez más África, donde diez países junto a la India, en el undécimo puesto aglutinan el 70 % del total de casos de malaria, unos 151 millones.

De ellos, Nigeria, Madagascar y la República Democrática del Congo (RDC) son las naciones en las que se produjo el aumento más alto, todos con más de más de medio millón de nuevos casos cada una. En contraste, la India reportó 3 millones menos de enfermos, una disminución del 24 % en comparación con el mismo periodo de 2016.

Claramente, debemos cambiar el rumbo y mejorar cómo luchamos contra la malaria, particularmente en aquellos países que soportan la mayor carga, subrayó Tedros en el documento.

La nueva estrategia contra la malaria, anunciada en mayo pasado por la OMS con el apoyo de la “Alianza para Hacer Retroceder el Paludismo”, enfatiza la necesidad de redirigir la voluntad política -tanto nacional como mundial-, mejorar la distribución de recursos y aumentar la financiación, sobre todo, de fondos nacionales.

Pese a este relativo retroceso en la lucha contra la enfermedad, el informe destaca también algunos avances positivos.

La OMS no reportó en 2017 ninguna transmisión local de malaria en China o El Salvador, naciones en las que este mal ha sido endémico mucho tiempo, y el número de países que caminan hacia su erradicación, con menos de 10.000 casos pese a que aumentó hasta los 46, dos más que en 2016.

Paraguay consiguió en 2018 el certificado de país libre de malaria, siendo el primer país de América en recibir este estatus desde que lo hiciera Cuba hace 45 años y Argentina, está en proceso de obtenerlo, ya que no registra casos desde hace 3 años.

Leer mas...

Aguayo asegura que Paraguay está preparado ante casos importados de malaria

El director general del Servicio Nacional de Erradicación del Paludismo (Senepa), Nicolás Aguayo, aseguró hoy que Paraguay, declarado país libre de malaria, está preparado para hacer diagnósticos rápidos y un control inmediato sobre los casos importados de la enfermedad como los registrados esta semana en San Ignacio, Misiones.

El Ministerio de Salud Pública confirmó la existencia de dos casos de malaria en dos personas que habían pasado una temporada en África, después de que el mes pasado la Organización Mundial de la Salud (OMS) otorgara a Paraguay el certificado de país libre de malaria.

En ese sentido, y durante un acto en homenaje a la lucha contra esa enfermedad de los funcionarios del Senepa, Aguayo puntualizó que el reconocimiento de la OMS es a los casos autóctonos, mientras que los dos nuevos son importados.

Añadió que en el reconocimiento de la OMS, el organismo valoró muy positivamente nuestra capacidad de respuesta rápida, un diagnóstico inmediato antes de las 24 horas y los tratamientos antes de los 3 días.

En base a ello, Aguayo aseguró que en absoluto los dos casos detectados suponen un riesgo.

Por su parte, el ministro de Salud, Carlos Morínigo, tuvo palabras de elogio para los funcionarios del Senepa homenajeados, a quienes se entregó un certificado de reconocimiento. El ministro anunció además su compromiso de integrar en el Senepa, ente fundado en 1957, a 786 empleados interinos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que colaboran desde hace cuatro años con el programa de erradicación de la malaria.

Para ello, el Ministerio de Salud ha pedido al de Hacienda una ampliación presupuestaria muy importante en palabras de Morínigo, para hacer funcionarios a esos trabajadores del PNUD, que terminan su contrato en agosto.

La OMS declaró a mediados de junio a Paraguay libre de malaria, el primer país de las Américas que logra esa certificación después de Cuba, en 1973.

La OMS identificó en 2016 a Paraguay como uno de los 21 países con el potencial de eliminar la malaria para 2020 mediante la “iniciativa E-2020”, en la que también participan Belice, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México y Surinam.

De acuerdo con la OMS, desde 1950 a 2011 se elaboraron políticas y programas para controlar y eliminar la malaria en Paraguay, donde en la década de los cuarenta se registraron unos 80.000 casos.

Leer mas...

Duró poco la certificación ya que confirman caso positivo de malaria en Misiones

Paraguay, declarado hace pocos días como país libre de casos autóctonos de malaria, activó su sistema de vigilancia epidemiológica tras registrarse un caso importado en la persona de un ciudadano procedente de África, informó el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social.

Las autoridades sanitarias confirmaron ese caso, registrado en la zona de la ciudad de San Ignacio, en el departamento de Misiones, a la vez que esperan el diagnóstico de una segunda persona que también presentó síntomas de la enfermedad.

Los casos de malaria son muy frecuentes en África y Centroamérica. Ante la sospecha, realizamos la prueba y el diagnóstico de casos importados, teniendo en cuenta que Paraguay es un país libre de malaria. En este caso, se activó la vigilancia epidemiológica y se lleva adelante el tratamiento in situ, dijo el director de la Octava Región Sanitaria, Pedro Pérez.

Añadió que se ha aplicado el bloqueo epidemiológico en esa área al tiempo que se ha comenzado a fortalecer el sistema de vigilancia.

Paraguay fue declarado país libre de la enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el pasado junio.

En 2016, la OMS identificó a Paraguay como uno de los 21 países con el potencial de eliminar la malaria para 2020 mediante la “iniciativa E-2020”, en la que también participan Belice, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México y Surinam.

Leer mas...

Luego de erradicar la malaria ahora se viene el fin del chagas

El Ministro de Salud, Carlos Morínigo, tras el acto oficial de entrega a las autoridades de Salud del certificado de país libre de malaria emitido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el pasado 11 de junio, anunció que el país está próximo a recibir otra nueva certificación. Esta vez, será la que certificaría a Paraguay como país libre del “Mal de chagas”

En su discurso, el ministro puso a Paraguay como ejemplo para otras naciones y recordó el “arduo trabajo” realizado y los esfuerzos del Gobierno para ir dotando a las distintas dependencias involucradas (en la lucha contra la malaria) de una mayor infraestructura física y de recursos humanos cualificados.

Por su parte, el representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Luis Roberto Escoto, aseguró que el equipo de evaluación (del certificado) quedó altamente impresionado y  felicitó al país por el trabajo excelente llevado a cabo y por implementar las estrategias además de las capacidades necesarias para prevenir la introducción de la malaria en el país. Felicitación que compartió la directora de la OPS, Carissa Etienne, a través de un mensaje grabado y emitido en la conferencia.

A su tiempo, el representante del Fondo Mundial para la lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria (GFATM, por sus siglas en inglés), Filippo Iarrea, advirtió que no se puede bajar la guardia.

Es imperativo que Paraguay siga invirtiendo en su lucha contra la malaria, no para eliminarla sino para mantenerla eliminada ya que se invierte no solo para salvar vidas sino también para apoyar el proceso de crecimiento económico y desarrollo social del país, aseveró.

Larrea explicó que el fondo financió con 3 millones de dólares la última etapa en la que el país ha tenido que integrar el programa de lucha contra la malaria en el sistema nacional de salud.

El director general del Servicio Nacional de Erradicación del Paludismo (Senepa), Nicolás Aguayo, celebró la certificación y recordó el trabajo de su institución durante seis décadas en la lucha contra la malaria.

El último caso de malaria autóctono en Paraguay se produjo en 2011, y en 2016 la OMS identificó como uno de los 21 países con el potencial de eliminar la malaria para 2020 mediante la iniciativa E-2020, en la que también participan Belice, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México y Surinam.

Dos años después, se convierte en el primer país de América que lo consigue después de Cuba, que obtuvo el certificado en 1973.

Leer mas...

Paraguay da el primer paso a la declaración de “país libre de malaria”

Un grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó declarar a Paraguay como “país libre de malaria” después de verificar la situación de esa enfermedad sobre el terreno durante dos semanas, informó hoy el Ministerio de Salud Pública.

La cartera sanitaria explicó a través de un comunicado que los expertos de la OMS comprobaron que en el país suramericano que no se registran casos de transmisión local de malaria en los últimos años y que el sistema sanitario puede prevenir eventuales casos de esta enfermedad.

Esta recomendación cierra el esfuerzo del sistema sanitario paraguayo en los últimos seis años, que desde 2012 no registra casos autóctonos de la enfermedad.

Este gran logro nacional posibilita que Paraguay hoy esté en el privilegiado sitial de primer país sudamericano en erradicar la enfermedad, indicaron desde el Ministerio de Salud Pública.

La malaria pasó a la historia de los registros médicos del país en 2011, con el último caso registrado en Paraguay, según datos del Servicio Nacional de Erradicación del Paludismo (Senepa) presentados en septiembre de 2017.

El Senepa se fundó a raíz del brote de malaria que sufrió Paraguay en 1957, cuando unas 90.000 personas en el 90 % del territorio del país contrajeran la enfermedad.

El paludismo o malaria es una enfermedad letal causada por parásitos del género plasmodium, que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos infectados.

El paludismo se mantiene todavía presente en 91 países concentrados en África, Asia y América, y se calcula que en 2016 hubo 445.000 fallecidos en todo el mundo y 216 millones de casos, según datos de la OMS.

Leer mas...

En medio de la crisis avanza la malaria en Venezuela

Eduardo Santamaría, un soldador de 31 años, ha perdido la cuenta de cuántas veces ha debido acudir en busca de tratamiento contra la malaria. Su madre, su esposa y sus tres pequeños hijos han sufrido en los últimos meses la enfermedad, que avanza en Venezuela como un síntoma de su profunda crisis sanitaria.

Está demasiado débil y ya el acetaminofén no le baja la fiebre, afirmó Santamaría a la entrada de un centro de salud en el sureño estado de Bolívar, junto a su hija Sarai.

A sus cinco años, la niña está infectada por el parásito que se transmite con la picadura de los mosquitos hembra del género Anopheles, que produce altas fiebres y dolores y mata a medio millón de personas al año en el mundo, en su mayoría niños.

Junto a Santamaría y su hija, unas 500 personas hacían fila bajo el sol ardiente para recibir el tratamiento en un desvencijado ambulatorio de un poblado humilde del sur del país, zona en la que, según especialistas consultados por Reuters, se origina un 20 por ciento de los casos nacionales.

Allí, los pacientes se acuestan en el piso para resistir los dolores y se tapan con sábanas para combatir los escalofríos. Esto es como un campo de guerra, dijo Maury Villarroel, mientras abrazaba a su hija enferma de 11 años.

Los casos de malaria o paludismo crecieron un 76 por ciento en 2016, según los últimos datos oficiales disponibles, que reflejan cómo la aguda crisis económica del país ha golpeado la salud de la población. Y estimaciones privadas proyectan que el mal podría haber seguido avanzando rápidamente este año.

El caso de Venezuela fue mostrado en noviembre en el foro Malaria en las Américas 2017, convocado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En el evento, desarrollado en Washington, especialistas advirtieron que se espera que el país contribuya con la mitad de los casos de malaria de la región este año. En el 2000, el aporte era de apenas el 2,5 por ciento de los reportes del continente.

Organismos no gubernamentales como la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología Nacional registraron hasta octubre un salto con respecto al 2016 de un 42 por ciento en los casos del estado Bolívar, propenso al mosquito por ser una zona selvática, minera e industrial.

Venezuela, que tiene una de las mayores reservas petroleras del mundo, atraviesa ahora una aguda crisis con recesión, escasez de alimentos y medicinas, precios que suben cada semana y un parque industrial demasiado desmantelado como para asumir la fabricación de antipalúdicos y repelentes.

Críticos del presidente Nicolás Maduro dicen que el gobierno socialista ha asfixiado la economía con rígidos controles de cambio y precios, pero el mandatario alega que sus enemigos políticos sabotean la economía.

Leer mas...

Científicos estudian una manera de lucha contra la malaria usando transgénicos

Un equipo de investigación dirigido por investigadores del Centro de Investigación en Agrigenómica de Cataluña (CRAG) en España, junto a las universidades Linnaeus (Suecia) y Shanghai Jiao Tong (China), y la empresa Sequentia Biotech, ha logrado plantas de artemisia annua que producen hasta el doble de artemisinina con la que se combate la malaria, según un comunicado del centro.

Los hallazgos de este estudio para combatir la enfermedad transmitida por el mosquito del género Anopheles fueron publicados recientemente en el portal científico The Plant Journal en un artículo titulado AaMYB1 and its orthologue AtMYB61 affect terpene metabolism and trichome development in Artemisia annua and Arabidopsis thaliana. Los científicos identificaron un gen implicado en la formación de pelos microscópicos (pelos vegetales) en la planta llamada tricomas y en la síntesis de terpenos (compuestos orgánicos), tales como artemisinina.

La investigadora del centro español Soraya Pelaz, Ph.D, explicó que han descubierto que el gen AaMYB1 tiene una doble función: en la hoja promueve que se formen tricomas, y dentro del tricoma promueve la síntesis de artemisinina. Con la manipulación de este gen, los investigadores han conseguido hacer crecer plantas que contienen mucha más cantidad de artemisinina, lo que previsiblemente ayudará a reducir el costo de producción de este fármaco contra la malaria.

El autor principal del trabajo publicado es el investigador Luis Matías Hernández, que empezó a estudiar la formación de tricomas en la planta Arabidopsis thaliana cuando era investigador postdoctoral en el grupo dirigido por Soraya Pelaz, Ph.D. El gen AaMYB1 fue identificado por los investigadores catalanes gracias a una colaboración con el investigador de la Universidad Linnaeus de Suecia Peter E. Brodelius, añaden en su comunicado.

En el CRAG, los investigadores crearon plantas transgénicas que sobre expresaban ese gen y comprobaron que las plantas acumulaban cantidades mayores de artemisinina que las no modificadas genéticamente. Para confirmar el rol de ese gen en la formación de los tricomas de las plantas, los investigadores buscaron genes similares en la planta modelo Arabidopsis thaliana, identificando el gen AtMYB61, que también produjo una cantidad más elevada de tricomas en sus hojas.

Soraya Pelaz explicó que además del papel que desempeña en Artemisia, la identificación de este gen también puede ser útil para otras plantas en cuyos tricomas se produzcan sustancias de interés, como hacen el mentol y el timol en los tricomas de la menta y del tomillo, respectivamente.

Los fármacos antipalúdicos eficaces son fundamentales para controlar las infecciones y la transmisión de la malaria. Los compuestos derivados de las plantas para combatir la enfermedad parasitaria han sido terapias integrales durante siglos; por ejemplo, la quinina, aislada de la corteza de la planta de cinchona, y la artemisinina, extraída del ajenjo dulce (Artemisia annua).

Estas prácticas junto a investigaciones más recientes muestran que plantas genéticamente modificadas podrían ayudar en la lucha contra la malaria.

De hecho, en 2015, el científico chino Youyou Tu fue galardonado con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina por el descubrimiento de la artemisinina y su aplicación en terapias contra la malaria. Mientras que los beneficios de la artemisinina para tratar otras enfermedades como el cáncer siguen aumentando, el uso continuado de este compuesto ha encontrado un problema: el bajo contenido que produce la planta y el alto costo de su síntesis química. Estos dos factores convierten a la artemisinina en un medicamento escaso y caro.

Leer mas...