Estas aquí =>

Lava Jato en Brasil da inesperado giro con audios que comprometen a ministro Moro

El medio de investigación The Intercept Brasil publicó este domingo conversaciones privadas entre agentes públicos que participaron en la operación Lava Jato en Brasil y puso en tela de juicio la imparcialidad de la investigación, la cual condujo a prisión al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

The Intercept, dirigido por el periodista estadounidense Glenn Greenwald, a quien el ex analista de la CIA Edward Snowden reveló los programas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), tuvo acceso a las conversaciones mantenidas durante años entre fiscales y jueces.

El medio publica fragmentos de diálogos entre el fiscal Deltan Dallagnol y el ex magistrado Sergio Moro, actual ministro de Justicia del presidente Jair Bolsonaro y quien en 2017 condenó a Lula en primera instancia a nueve años y seis meses de prisión por recibir un apartamento en una playa de Sao Paulo a cambio de favores políticos a la constructora OAS.

Según The Intercept, las conversaciones privadas muestran que Moro sugirió a Dallagnol cambiar el orden de las fases de la operación Lava Jato, dio consejos y pistas a los fiscales encargados del caso, lo que está prohibido por ley.

Además, en otras conversaciones, fiscales del grupo que investigaba la Lava Jato en Curitiba, liderado por Dallagnol, discuten formas de frenar una entrevista que Lula, en prisión desde abril de 2018, había concedido al diario Folha de Sao Paulo porque podría beneficiar al Partido de los Trabajadores (PT) en las elecciones del pasado octubre.

En un comunicado, el Ministerio Público de Curitiba (MPF) subrayó que los procuradores están tranquilos en cuanto a la legitimidad de la actuación, pero expresaron su preocupación con la seguridad personal y con la fiscalización y manipulación del significado de los mensajes.

The Intercept subrayó que una fuente no identificada les contactó y les entregó el material, aunque no precisó cómo fue conseguido.

La acción vil del hacker invadió teléfonos y aplicaciones de fiscales usados para la comunicación privada y el interés del trabajo, habiendo incluso una sustracción de identidad de algunos de sus integrantes, señala un comunicado enviado por el Ministerio Público de Curitiba.

Tras el inicio de la operación Lava Jato, hace cinco años, el MPF acusó a Lula de ser el comandante máximo de una trama corrupta y de recibir un apartamento en el balneario paulista de Guarujá a cambio de favores a OAS, un proceso por el que fue condenado por Moro y encarcelado tras la pena ser ratificada en segunda instancia.

La defensa del ex mandatario subrayó que los documentos divulgados por The Intercept muestran que la actuación de los procuradores y del ex juez Sergio Moro tuvo un objetivo político.

Nadie puede tener dudas de que los procesos contra el ex presidente Lula están corrompidos por lo que hay de más grave en términos de violación a las garantías fundamentales y a la negativa de los derechos, señala el comunicado de los abogados del ex mandatario.

Leer mas...

Michel Temer volverá a la cárcel por orden judicial en Brasil

El expresidente brasileño Michel Temer, recibió el miércoles una orden de un juez federal para regresar a la cárcel mientras es investigado en varios casos de presunta corrupción. Las diferentes investigaciones por corrupción, aún no dejan al ex presidente y deberá seguir afrontando las causas que se posan sobre varios políticos del país vecino.

El abogado de Temer, Eduardo Carnelos, comentó a la televisora Globo que sólo podía lamentar la decisión del tribunal. Dijo que Temer se tendría que presentar ante las autoridades hoy jueves.

Considero que esto es una injusticia. Según tengo entendido, no hay ningún fundamento para su detención, expresó el defensor del ex mandatario brasileño.

Michel Temer, de 78 años, estuvo tras las rejas unos días en marzo, pero luego fue puesto en libertad. Está siendo investigado como parte de la “Operación Autolavado” (Lava jato en portugués), una pesquisa sobre corrupción en la que se han visto involucrados muchos políticos importantes y líderes empresariales de Brasil. El expresidente niega haber cometido alguna acción ilegal.

El mismo asumió la presidencia en 2016 luego de que la entonces mandataria Dilma Rousseff fue destituida por una presunta malversación de las finanzas federales.

Durante el mandato de Temer los fiscales lo acusaron de corrupción en tres ocasiones. Pero la cámara baja del Congreso nunca dio su consentimiento para retirarle la inmunidad para que fuera enjuiciado, la cual tienen todos los presidentes en funciones de Brasil.

Leer mas...

Sergio Moro acepta ser ministro de Justicia de Bolsonaro

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, celebró hoy jueves que el juez Sergio Moro, responsable de la Operación Lava Jato, aceptara su invitación para ser su ministro de Justicia y dijo que su agenda será el norte que guiará la lucha anticorrupción en el país.

Su agenda anticorrupción, anticrimen organizado, con respeto a la Constitución y a las leyes será nuestro norte, escribió el electo mandatario de Brasil en sus redes sociales.

Bolsonaro, vencedor de las elecciones el pasado domingo con un 55 % de los votos, se reunió hoy en su domicilio de Río de Janeiro con Moro, quien condenó al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y ordenó su ingresó en prisión, para ofrecerle la cartera del Ministerio de Justicia del Gobierno que asumirá el 1 de enero.

Moro, símbolo de la lucha anticorrupción para una gran parte de la población brasileña y responsable por las investigaciones del vasto escándalo de corrupción destapado en la petrolera estatal Petrobas, aceptó la invitación y abandonará la magistratura tras 22 años.

Según confirmó el candidato electo, en una entrevista a un noticiero, que pensaba en el magistrado para ser titular de la cartera de Justicia o para ocupar la próxima vacante que surgiese en la Corte Suprema, el máximo tribunal del país.

Moro, quien previamente le deseó un buen Gobierno, dijo sentirse honrado por las palabras del capitán de la reserva del Ejército y afirmó que la invitación sería objeto de su reflexión.

El juez trabaja en la decimotercera Corte Penal Federal de la ciudad de Curitiba, donde se concentran las investigaciones en primera instancia del caso de corrupción en Petrobras, que destapó los millonarios desvíos que operaron durante una década en la estatal.

El escándalo en la petrolera estatal llevó a prisión a importantes empresarios y políticos, entre ellos a Lula, a quien Moro condenó a nueve años y seis meses por corrupción pasiva y lavado de dinero.

Posteriormente, decretó su ingreso en prisión cuando la pena fue ratificada y ampliada hasta los doce años de cárcel en segunda instancia.

El nombre del juez llegó a ser incluido en varios sondeos de opinión para los comicios presidenciales, si bien siempre negó la posibilidad de entrar en la política hasta hoy.

Leer mas...

Lula da Silva, preso

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva se entregó ayer sábado a la policía para empezar a cumplir una pena de más de 12 años de cárcel por corrupción.

Lula, de 72 años, salió a pie del Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en el estado de Sao Paulo, donde estaba atrincherado desde hacía días, para subir a un vehículo de la Policía Federal, que partió escoltado por una caravana de otros coches, según mostraron imágenes aéreas de TV Globo.

El convoy se dirige hacia el aeropuerto de Congonhas; desde allí, Lula debería ser trasladado a Curitiba, a menos de una hora de vuelo, donde debe pasar su primera noche en una celda especial de 15 metros cuadrados, con baño privado.

Lula anunció su intención de entregarse unas horas antes, al final de una misa frente a la sede sindical en memoria de su esposa fallecida el año pasado.

El ex presidente fue condenado como beneficiario de un apartamento ofrecido por la constructora OAS a cambio de facilidades de contratos en Petrobras.

«Voy a cumplir la orden de cárcel (…) y cada uno de ustedes se transformará en un Lula», afirmó el ex mandatario de izquierda (2003-2010), que se proclama inocente, desencadenando un clamor unánime de «¡Soy Lula! ¡Soy Lula!».

«Moro mintió al decir que esa apartamento era mío», clamó, y atribuyó su condena al propósito de evitar el regreso de la izquierda al poder en las elecciones de octubre, para las que aparece como favorito en los sondeos.

«Hace mucho tiempo que soñé que era posible gobernar este país incluyendo a millones de personas pobres en la economía, en las universidades, creando millones de empleos», proclamó, antes de ser sacado en andas del camión de sonido sobre el cual se había improvisado una capilla.

«Ese es el crimen que cometí (…). Y si fuera por ese crimen, de colocar a negros en la universidad, de que los pobres puedan comprar un auto, viajar en avión, seguiré siendo un criminal», arengó desde la cima del camión, acompañado por dirigentes de partidos de izquierda y de Dilma Rousseff, su sucesora y heredera política, destituida en 2016 por el Congreso.

Relevo generacional de la izquierda

Lula trató de alentar a sus partidarios, rodeándose de jóvenes candidatos de otros partidos de izquierda y reafirmando un programa de defensa de los derechos sociales y de las empresas nacionales. Pero los ánimos no daban para ver demasiado lejos.

«Con Lula preso estamos todos presos», dijo Adriana Macedo, una profesora de 54 años de Campinas (Estado de Sao Paulo). «Siento mucha tristeza. Este es el fin de una era de conquistas sociales», comentó con los ojos humedecidos Renato Silva, un profesor de historia, de 30 años.

La detención de Lula es un nuevo capítulo de la crisis política brasileña, marcada por la destitución de Rousseff en 2016 y por una ola de acusaciones de la Operación Lava Jato, liderada por Moro, que destapó una gigantesca red de sobornos enquistada en el aparato estatal.

El actual presidente, Michel Temer, fue denunciado dos veces por la Fiscalía por corrupción y obstrucción a la justicia, pero la Cámara de Diputados, con decenas de legisladores investigados, bloqueó las investigaciones.

INFOBAE

Leer mas...

Entre huevos y balazos, Lula termina gira en Curitiba

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva termina este miércoles en Curitiba una caravana proselitista por el sur de Brasil marcada por la violencia, en la que dos autobuses de su comitiva inclusive fueron baleados. La presencia policial ha sido intensificada en la capital de Paraná, donde también confluirán grupos de derecha y adeptos del diputado ultraderechista Jair Bolsonaro.

Espero que tengamos seguridad, que la policía federal y la del estado, así como los servicios de inteligencia, puedan cumplir su papel para que podamos manifestarnos de forma pacífica y democrática como siempre lo hemos hecho, dijo la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), la senadora Gleisi Hoffmann, quien también es oriunda del Estado de Paraná.

La parlamentaria hizo esos comentarios después de los disparos efectuados en la noche del martes contra dos de los tres autobuses de la caravana, sin provocar heridos. Uno de los vehículos, que transportaba periodistas, recibió dos tiros y otro con invitados del PT fue impactado por una bala. Lula y Hoffmann viajaban en el único vehículo que salió indemne del ataque, indicó la legisladora.

Los adversarios del exmandatario (2003-2010) hostigaron a su comitiva a lo largo del trayecto de diez días por tres estados (Rio Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná). Las protestas fueron poco concurridas, pero no le dieron tregua.

Nuestra caravana está siendo perseguida por grupos fascistas. Ya lanzaron huevos, piedras. Hoy, hasta dispararon un tiro contra un autobús, había informado el propio Lula antes de que fuera detallado que habían sido tres los disparos.

Bolsonaro felicitó, antes de ese incidente, a los activistas que organizaron actos contra Lula, a quien calificó de «bandido».

El rico sur agrícola es una región hostil a Lula y, según medios de prensa, varios asesores le desaconsejaron emprender esa gira. El año pasado realizó una por su feudo electoral, el empobrecido noreste, donde comprobó y reforzó su popularidad.

Curitiba es la ciudad donde oficia el juez Sergio Moro, impulsor en la primera instancia de la Operación Lava Jato, que investiga un gigantesco esquema de corrupción con base en Petrobras. Esa megacausa llevó a la cárcel a empresarios poderosos y políticos de todas las tendencias, y está en la base de la condena de Lula.

El juez Edson Fachin, a cargo de los expedientes de Lava Jato en el STF, denunció el martes amenazas contra él y su familia. La violencia de tintes políticos demostró este mes que en Brasil puede ir más allá de las amenazas con el asesinato de la concejal de Río de Janeiro Marielle Franco, conocida por su lucha contra el racismo, las discriminaciones y las denuncias de los atropellos policiales en las favelas.

Leer mas...

Sobornos superan el PIB de 33 países

Los números de la corrupción brasileña son asombrosos: los sobornos pagadas por la constructora Odebrecht ascendieron a 3.370 millones de dólares, un monto que es superior al Producto Bruto de 33 países.

La firma constructora sistematizó el pago de coimas a través de un departamento al que denominó Operaciones Estructuradas, al frente del cual designó a Hilberto Mascarenhas, uno de los 77 exejutivos que se acogió a la «delación premiada» en la causa Lava Jato.

A partir de los archivos presentados por Mascarenhas a los investigadores, se comprobó que Odebrecht pagó 3.370 millones de dólares entre 2006 y 2014, publicó hoy el sitio de noticias UOL.

Esos 3.370 millones de dólares superan el Producto Bruto Interno de Guyana, que tiene 3.166 millones de dólares y Burundi, con 3.097 millones, según la lista del Fondo Monetario Internacional.

En ese ranking del Fondo, formado por 217 países, las coimas de Odebrecht ocuparían el lugar 185 según el artículo firmado por Janaína García. «Brasil perdió toda referencia» sobre la magnitud de la corrupción, declaró Gil Castello Branco, director de la ONG Cuentas Abiertas.

El especialista en gasto público Castello Branco sostuvo que esos 3.370 millones pagados por Odebrecht son la punta de un iceberg que corroe al país, porque el cálculo general debiera sumar lo pagado por Odebrecht en años anteriores.

El propio Emilio Odebrecht, patriarca de la constructora, reconoció ante los fiscales que los pagos irregulares comenzaron hace décadas y alcanzaron a prácticamente a todos los partidos.

Por otra parte, añadió Castello Branco, el modus operandi de Odebrecht es similar al de otras grandes constructoras, las que también fueron procesadas en la causa Lava Jato.

Leer mas...