Estas aquí =>

Para crecer sanos, los niños tienen que pasar menos tiempo sentados y jugar más

Para crecer sanos, los niños menores de cinco años deben pasar menos tiempo sentados mirando pantallas o sujetos en carritos y asientos, dormir mejor y tener más tiempo para jugar activamente, según las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Lograr la salud para todos significa hacer lo mejor para la salud desde el inicio de la vida de las personas», dice el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS. «La primera infancia es un período de rápido desarrollo y una época en la que los modos de vida familiar pueden adaptarse para mejorar la salud».

Las nuevas directrices sobre actividad física, sedentarismo y sueño para niños menores de 5 años fueron elaboradas por un comité de expertos de la OMS. Estos evaluaron los efectos que tienen en los niños pequeños un sueño inadecuado y el tiempo que pasan sentados mirando pantallas o sujetos en sillas y carritos.

También examinaron las pruebas de los beneficios del aumento de los niveles de actividad.

«Aumentar la actividad física, reducir el sedentarismo y garantizar un sueño de calidad para los niños pequeños mejorará su salud física y mental y su bienestar, y ayudará a prevenir la obesidad infantil y las enfermedades asociadas a ella en etapas posteriores de la vida», dice la doctora Fiona Bull, directora del programa de la OMS de vigilancia y prevención poblacionales de enfermedades no transmisibles.

Mencionaron que el objetivo real es  promover que los niños vuelvan a jugar,  Pretenden potenciar el tiempo de juego en detrimento del tiempo dedicado a actividades sedentarias, protegiendo al mismo el sueño.

El patrón de actividad general a lo largo de las 24 horas del día es clave: hay que reemplazar los periodos prolongados en que los niños pequeños permanecen sujetos o dedicados a actividades sedentarias frente a una pantalla por juegos más activos, velando al mismo tiempo por que tengan un sueño suficiente de buena calidad. El tiempo dedicado a actividades sedentarias que conlleven la interacción con un cuidador y no supongan la exposición a pantallas, como leer, contar cuentos, cantar y hacer puzles, es muy importante para el desarrollo del niño.

La aplicación de las recomendaciones contenidas en estas directrices durante los primeros cinco años de vida contribuirá al desarrollo motor y cognitivo de los niños y a su salud a lo largo de toda la vida.

• Los lactantes (menores de un año):

Deben estar físicamente activos varias veces al día de diferentes formas, especialmente mediante el juego interactivo en el suelo; cuanto más mejor. Para aquellos que todavía no se mueven, esto incluye al menos 30 minutos en posición prona (boca abajo) repartidos a lo largo del día mientras estén despiertos.

No deben permanecer sujetos durante más de una hora seguida.

No se recomienda que pasen tiempo frente a pantallas. En momentos de inactividad, se recomienda que un cuidador les lea o cuente cuentos.

Deben tener de 14 a 17 horas (0 a 3 meses de edad) o de 12 a 16 horas (4 a 11 meses de edad) de sueño de buena calidad, incluidas las siestas.

• Los niños de 1 a 2 años:

Deben pasar al menos 180 minutos realizando diversos tipos de actividad física de cualquier intensidad, incluida la actividad física de intensidad moderada a elevada, distribuidos a lo largo del día; cuanto más mejor.

No deben permanecer sujetos durante más de una hora seguida, ni permanecer sentados durante periodos largos de tiempo.

Con respecto a los niños de 1 año, no se recomienda que pasen tiempo en actividades sedentarias ante una pantalla (como ver la televisión o videos o jugar a juegos en la computadora).

Para los niños de 2 años, el tiempo dedicado a actividades sedentarias frente a una pantalla no debe exceder de una hora; cuanto menos mejor. En momentos de inactividad, se recomienda que el cuidador les lea o cuente cuentos.

Deben tener de 11 a 14 horas de sueño de buena calidad, incluidas las siestas, con horarios regulares para dormirse y despertarse.

• Niños de 3 a 4 años:

Deben pasar al menos 180 minutos realizando diversos tipos de actividad física de cualquier intensidad, incluidos al menos 60 minutos de actividad física de intensidad moderada a elevada, distribuidos a lo largo del día; cuanto más mejor.

No deben permanecer sujetos durante más de una hora seguida (por ejemplo, en carritos o sillitas) ni permanecer sentados durante periodos largos de tiempo. El tiempo dedicado a actividades sedentarias frente a una pantalla no debe exceder de una hora; cuanto menos mejor. En momentos de inactividad, se recomienda que el cuidador les lea o cuente cuentos.

Deben tener de 10 a 13 horas de sueño de buena calidad, que pueden incluir una siesta, con horarios regulares para dormirse y despertarse.

Leer mas...

La inmunización salva millones de vidas por año en el mundo

Con el lema: Protegidos colectivamente: ¡las vacunas funcionan!, inició la Semana Mundial de la Inmunización, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene por objetivo principal sensibilizar acerca de la importancia de lograr una inmunización completa a lo largo de la vida.

La inmunización es reconocida como una de las intervenciones de salud más efectivas. Se calcula que mediante la vacunación se pueden prevenir de 2 a 3 millones de muertes anuales. Sin embargo, sigue habiendo en el mundo cerca de 20 millones de niños no vacunados o vacunados de forma incompleta. Si se mejorara la cobertura vacunal mundial se podrían evitar otros 1,5 millones más de muertes.

Las vacunas no solamente protegen a quien se vacuna sino también a las personas que la rodean. Cuantas más personas estén vacunadas, menos probabilidades habrá de que una enfermedad se propague.

Gracias a la vacunación, la viruela se declaró erradicada en 1980 tras una campaña llevada a cabo por la OMS y actualmente el mundo se encuentra muy cerca de erradicar la poliomielitis. Además, desde el surgimiento de las vacunas, la esperanza de vida ha incrementado entre 15 y 25 años y se espera que esta tendencia siga al alza.

El mundo se enfrenta a múltiples problemas de salud como los brotes de enfermedades prevenibles mediante vacunación, como el sarampión. Para hacer frente a estas y otras amenazas, la Organización Mundial de la Salud ha puesto en marcha en 2019 su nuevo plan estratégico quinquenal.

Entre las diez cuestiones de salud que la OMS abordará este año, se encuentran la pandemia mundial de gripe y la reticencia a vacunarse, una amenaza que frena los progresos realizados en la lucha contra las enfermedades prevenibles mediante vacunación.

Asimismo, hoy se celebra el Día Mundial de la Meningitis. La meningitis meningocócica es una enfermedad devastadora debido a su alta letalidad y capacidad de causar epidemias.

La bacteria se transmite de persona a persona a través de las secreciones respiratorias o de la garganta y por el contacto estrecho y prolongado (besos, estornudos, tos, dormitorios colectivos, vajillas y cubiertos compartidos) con una persona infectada.

La vacunación es la mejor medida para proteger contra enfermedad meningocócica.

 

Leer mas...

Lactancia Materna: la alimentación del niño luego de los 6 meses

Dar el pecho o amamantar a un bebé siempre despierta ciertas dudas y preguntas a las madres, que van encontrando sus respuestas según vayan conociendo más a su bebé, pero la incertidumbre surge cuando el niño debe recibir otro tipo de alimentación.

¿Hasta cuándo dar el pecho o amamantar al bebé? ¿Cuándo ha de iniciarse la alimentación complementaria? Son tantas las dudas que en unas ocasiones las resuelven el sentido común de cada madre, o los consejos de la abuela. En esta ocasión te presentamos una guía acerca del cambio que se somete el niño en cuanto a la alimentación.

Durante los primeros 6 meses de vida del bebé, la alimentación ideal es la leche materna en forma exclusiva, es decir pecho y solamente pecho. Al llegar a los 6 meses, se iniciará la introducción de las primeras papillas.

Para informarnos mas acerca de este tema, nos pusimos en comunicación con la Licenciada en nutrición Lorena Chaves, quien dio algunos consejos y recomendaciones para las madres que deben iniciar un cambio en la alimentación del niño.

 

 

 

¿Como mínimo hasta los cuántos meses debería mamar el recién nacido?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de nacido, cumplido ese plazo, el/la bebé puede ser destetado. La lactancia materna puede extenderse hasta los 2 años de nacido.

¿Cuáles son los métodos para un destete adecuado?

No existe un método que pudiera considerarse correcto o incorrecto para el destete; se recomienda cumplir con la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, a partir de ahí, comenzar con la introducción de alimentos complementarios y seguir con la lactancia hasta los 9 meses idealmente, pudiendo extenderse hasta los 2 años, todo depende de la voluntad de la madre, y del interés del bebé, que puede disminuir a medida que adquiera más autonomía.

¿Qué hacer cuando la lactancia debe ser interrumpida?

En estos casos se encuentra disponible en el mercado una amplia variedad de fórmulas lácteas denominadas maternizadas, debido a que son elaboradas respondiendo a una composición de nutrientes semejantes a la leche humana. Este tipo de fórmulas constituye la alternativa de elección para reemplazar la lactancia materna.

¿Por qué no debe administrarse agua al bebé con lactancia exclusiva hasta los 6 meses, incluso en países con mucho calor como el nuestro?

La leche materna tiene más de 80% de agua, especialmente la primera leche que el bebé consume en cada mamada. Por tanto, si la madre siente que su bebé está sediento, ella debe amamantarlo para así calmar la sed. Los bebés no necesitan agua adicional, ni siquiera en climas calientes. Esta es una de las razones por las que la OMS recomienda que niños y niñas reciban lactancia materna exclusiva en los primeros 6 meses de vida.

¿Cuáles son las sustancias que alteran la leche materna y pueden provocar
cólicos en el bebé?

Algunos alimentos de la dieta materna han sido relacionados con este síntoma, especialmente cebolla, repollo, brócoli, coliflor, leche de vaca, chocolate, cítricos, por lo que se recomienda eliminarlos de la dieta, cuando los cólicos en el bebé están presentes.

¿Qué alimentos aumentan la producción de leche materna?

Ningún tipo de alimento aumenta la producción de leche materna. Esta depende exclusivamente de la voluntad de la madre, del reflejo de succión del bebé que estimula la producción de leche y del consumo adecuado de líquidos.
Se aconseja tomar 800 ml extra de 2 a 3 litros de líquidos aconsejados durante esta etapa, idealmente de agua mineral antes durante y después de dar de mamar.

¿Qué consecuencias tiene la lactancia materna para la salud de la madre?

La lactancia materna favorece la salud de la madre en el periodo inmediatamente posterior al parto, porque ayuda a que el útero se contraiga más rápidamente, y así reduce las pérdidas de sangre. En el corto plazo, la lactancia materna retrasa el retorno de la fertilidad, mientras que a largo plazo disminuye los riesgos de contraer cáncer de mamas, de útero y de ovario. Una vez que la lactancia se ha establecido, las mujeres con frecuencia se sienten muy bien anímicamente, ya que tienen mayores niveles de prolactina (una hormona relajante) y de oxitocina (hormona que estimula la subida de la leche e induce efectos anti-estrés). También la lactancia ayuda a estilizar la silueta (utilizando la grasa de reserva posparto para producir leche) y lo más importante es que favorece el vínculo madre-hijo.

¿Cuáles son las recomendaciones para la primera comida del bebé?

La OMS recomienda que los lactantes empiecen a recibir alimentos complementarios a los 6 meses, primero unas dos o tres veces al día entre los 6 y los 8 meses, y después, entre los 9 a 11 meses y los 12 a 24 meses, unas tres o cuatro veces al día, añadiéndoles aperitivos nutritivos una o dos veces al día, según se desee. Los alimentos deben incorporarse en forma gradual, en primera instancia se sugieren los cereales sin gluten (evitar el trigo y sus derivados), luego las verduras y frutas seguidas por las carnes y por último los huevos. Es deseable que se continúe con la lactancia durante la incorporación de alimentos sólidos, al menos hasta los 9 meses de edad.

¿Que alimentos son necesarios para después de la lactancia materna?

Como se indica en las Guías Alimentarias del Paraguay para Niñas y Niños menores de 2 años, en el libro parte 2, este proceso de consumir alimentos  distintos de la leche materna se conoce como alimentación complementaria. En
esta etapa los bebés deben comenzar comiendo alimentos de los distintos grupos que conocemos. De los vegetales y tubérculos se incluyen la papa, mandioca, zapallo, batata, espinaca, acelga y zanahoria. Entre los cereales se incluyen arroz, harina de maíz y fécula de maíz (maicena) y se recomienda comenzar con el trigo y sus derivados (harina) a partir de los 8 meses. Entre las frutas se recomienda banana, aguacate, manzana y pera y entre las carnes la vacuna y la de pollo. Aceite vegetal de maíz, soja y girasol. No olvidar incluir sal yodada en pequeña cantidad en las comidas.

¿Recibirá igual el bebé los nutrientes que necesita?

Se estima que a los 6 meses el niño presenta una capacidad similar a la del adulto para digerir y absorber los nutrientes, por lo tanto obtendrá los necesarios mediante una buena alimentación complementaria.

¿Se puede dar leche de vaca al bebé como sustituto de la leche materna?

Durante el primer año de vida del bebé se desaconseja la utilización de la leche de vaca para la alimentación del lactante. Su consumo está asociado a pérdida de pequeñas cantidades de sangre en las heces debido a que el intestino aún no se encuentra preparado para digerir la proteína de la leche.

Leer mas...

Brasil: Psicólogos recurren fallo que sugiere que homosexualidad tiene cura

El colegio de psicólogos de Brasil presentó un recurso contra la sentencia de un juez que autorizó a miembros de esa asociación a ofrecerle terapia a homosexuales que quieran revertir su opción sexual. La decisión generó una gran polémica por sugerir que existe una “cura” para la homosexualidad.

El recurso fue presentado ayer viernes por la dirección del Consejo Federal de Psicología, el colegiado que reglamenta la profesión de los psicólogos y que ya había vetado a sus miembros ofrecerle terapias de cura a los homosexuales.

La decisión de los psicólogos coincidió con la protesta protagonizada por grupos de defensa de los derechos de los homosexuales, que se concentraron en la céntrica Avenida Paulista de Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, para manifestarse contra la decisión judicial y sus implicaciones.

La polémica surgió la semana pasada cuando el juez decimocuarto del Distrito Federal de Brasilia, Waldemar Claudio de Carvalho, autorizó que los psicólogos puedan ofrecerle terapia a eventuales pacientes que busquen cura a su opción sexual.

El juez atendió de esa forma la petición de tres psicólogos que exigen la revocación de una resolución del Consejo Federal de Psicología de 1999 que prohíbe a los profesionales del ramo que ofrezcan cualquier servicio que acepte la homosexualidad como una patología.

La resolución cuestionada, basada en la decisión de 1992 en que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dejó de considerar la homosexualidad como una enfermedad, niega que la homosexualidad pueda ser considerada una patología y, por lo mismo, prohíbe a los psicólogos ofrecer terapias que prometan revertir la opción sexual de un paciente.

En el recurso que presentaron ante un tribunal de segunda instancia en Brasilia, el Consejo de Psicología alega que la decisión judicial abre un peligroso precedente por permitirle a psicólogos que traten la homosexualidad como patología.

Los psicólogos que desean ofrecerle terapia a los homosexuales alegan que se les viola su principio de libertad científica.

Leer mas...