Estas aquí =>

Pacto sobre migración: Castiglioni presentó denuncia penal innominada

El canciller Luis Alberto Castiglioni, presentó ayer una denuncia penal por difamación y calumnia por las agresiones que recibió a través de las redes sociales. Solicitó a la Policía Especializada, investigar a través de los protocolos de Internet, para saber el origen de las agresiones. Indicó que la campaña en su contra y en rechazo al Pacto Mundial para Migraciones podrían ser por xenofobia o por manipulaciones de ciertos sectores políticos que intentan perjudicar al Gobierno.

El canciller nacional, Luis Alberto Castiglioni, realizó hoy una conferencia de prensa en la que desmintió las “mentiras y desinformaciones calumniosas” difundidas en contra del Pacto Global para las Migraciones al cual se adhirió Paraguay recientemente.

“Ningún párrafo del pacto obliga a ningún país a recibir migrantes, no se establece ninguna cuota de cuántos migrantes debe recibir cada país, Paraguay y todos los Estados seguirán siendo libres y soberanos de decidir quién entra, quién no entra y quién permanece en su territorio, de conformidad con nuestras propias leyes”, afirmó el canciller en la conferencia de prensa.

Con estas aclaraciones, Castiglioni salió al paso de la campaña difundida, fundamentalmente por las redes sociales, en la que se esparcieron desinformaciones, informaciones calumniosas, mentiras y manipulaciones hasta perversas, según afirmó.

El ministro recalcó que la adhesión de Paraguay al pacto responde más que nada al compromiso moral para el “respeto irrestricto a los derechos humanos que tenemos como paraguayos”.

“Más que nada se refiere a la necesidad de luchar para que los derechos humanos de nuestros compatriotas que han tenido que salir del país sean respetados. Quisimos estar en la conferencia para decir que el Paraguay se ocupa de los paraguayos y paraguayas que están en todas partes del mundo, porque no queremos que los exploten, no queremos que los esclavicen, de ninguna manera a ningún ciudadano paraguayo que hayan tenido que abandonar el país”, dijo.

Castiglioni también aclaró que el pacto no obliga a brindar ningún servicio o atención extraordinaria a los migrantes y refugiados y tampoco compromete recursos financieros del Estado paraguayo.

“El pacto global no es un tratado, no es un convenio, no es un acuerdo y por ende no se firma, ni se firmó ni se va a firmar, no tiene impacto directo en nuestra legislación, no obliga a la adopción de una nueva legislación ni se vincula jurídicamente con nuestro sistema legal”, añadió.

Aclaró finalmente que fue adoptado como un marco para la cooperación internacional, articulado sobre la base de un proceso intergubenamental negociado, ejecutado de buena fe, que recuerda específicamente el principio de soberanía, incluido el derecho soberano de los Estados a determinar su propia política migratoria nacional y la prerrogativa para regular la migración dentro de su territorio.

“El Paraguay ha sido libre y soberano y seguirá siendo libre y soberano en decidir y determinar su política migratoria y en definitiva quiénes van a entrar y quiénes no van a entrar en el Paraguay”, concluyó.

Leer mas...

Paraguay adoptará Pacto Mundial sobre Migración, aseguró canciller

Por lo aceptado por el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Alberto Castiglioni, que se encuentra en Marrakech, Marruecos, para exponer la posición de nuestro país en el marco de la Conferencia Intergubernamental para el Pacto Mundial sobre Migración, nuestro país firmará el documento que actualmente causa una gran polémica por las redes sociales en el Paraguay y mantiene divididas las opiniones en la población.

Por lo aclarado en el sitio de la Cancillería, esta adopción del pacto se efectúa, de conformidad al artículo 143 de la Constitución Nacional, que reza en su parte pertinente: «La República del Paraguay, en sus relaciones internacionales, acepta el derecho internacional y se ajusta a los siguientes principios: la solidaridad y la cooperación internacional». Aclararon que se trata de un instrumento de carácter no vinculante.

La presencia del canciller Castiglioni en Marrakech, en nombre del Gobierno paraguayo, obedece al interés del país en demostrar que el Paraguay se suma a aquellos países que quieren la promoción de reglas claras a las migraciones y la protección de los derechos humanos de quienes se ven obligados por distintas circunstancias a abandonar su tierra, ya que tradicionalmente el Paraguay ha sido un país emisor de migrantes.

En la actualidad, más de un millón de compatriotas residen en el exterior. Es, por tanto, nuestra obligación moral apoyar posiciones en la arena internacional que sean propicias para el bienestar de los connacionales en el extranjero y el de sus familias, con el fin de evitar que sean sometidos a tratos denigrantes o a situaciones de irrespeto a sus derechos fundamentales, por la mera condición de ser migrantes, mencionaron en parte del comunicado oficial del Gobierno.

Continúan diciendo  que no quieren que la mujer paraguaya, pilar de la familia y de la sociedad, aquella que levantó el país tras la Guerra Grande, sea desatendida al cruzar una frontera, ni sometida a maltratos cuando está guardando otra vida en su vientre, ni reducida a esclavitud, trata de personas o abusos por el solo hecho de ser migrante

Aclaran que Paraguay se encuentra muy avanzado en todos estos campos, por lo que la adopción de este instrumento no traerá cambios en este sentido. Sin embargo, el mismo puede contribuir a instar a otros países que son destino de la migración paraguaya, a que adecúen su ordenamiento en la materia para así proteger mejor a nuestros compatriotas migrantes.

Enfatizaron que la implementación interna de los compromisos asumidos en virtud de este Pacto, en lo que hubiere lugar, se efectuará estrictamente según la Constitución Nacional y el marco jurídico vigente de la República del Paraguay, no quedando comprometida ni socavada en modo alguno la soberanía nacional, al no tratarse de un acuerdo vinculante para los Estados, según destacaron.

Se resume, a renglón seguido, los principales aspectos de la posición nacional que fueron recogidos en el Pacto:

-La protección de los derechos humanos de los migrantes debe darse en todo momento, independientemente de su estatus legal.

-El reconocimiento del aporte sustantivo y positivo de los movimientos migratorios a los países de destino y origen.
-El rechazo a políticas o medidas que busquen criminalizar los movimientos migratorios.
-La necesidad de crear canales seguros y dignos para la movilidad humana.
-La promoción de la regularización de los migrantes.
-La asunción del compromiso de nunca detener a niños migrantes con el objetivo de definir su estatus migratorio.
-La condena de la xenofobia, racismo, discriminación y otras formas conexas de intolerancia en materia migratoria.
-La importancia de la inclusión e integración de migrantes en los países de destino.
-El reconocimiento de la responsabilidad común y compartida para el manejo de grandes movimientos de migrantes.

Especifican a su vez que en concordancia con la posición de la Santa Sede, el Paraguay se guarda el derecho de hacer las reservas pertinentes al Pacto en lo que se refiera al uso de una terminología, principios y directrices que no contienen un lenguaje acordado en la comunidad internacional, ni están en línea con los principios y valores contemplados en la Constitución Nacional, la legislación vigente y nuestra cultura.

En otra parte menciona que el pacto no es vinculante, sino de carácter moral. No constituye un tratado ni un acuerdo internacional. En otras palabras, no obliga a los Estados a recibir migrantes ni a darles nada fuera de lo contemplado en sus propias leyes. Tampoco da a la Organización de las Naciones Unidas la potestad de determinar qué reglas ha de aplicar cada país a los migrantes, ni a establecer obligaciones en cuanto a la recepción de extranjeros.

El Pacto reafirma el derecho soberano de los Estados a determinar su política nacional de migración y su prerrogativa para gobernar la migración dentro de su jurisdicción, teniendo en cuenta las diferentes realidades nacionales, capacidades y niveles de desarrollo.

En conversación con el canal 4 de televisión, Castiglioni lamentó en la mañana de hoy domingo que ciertos sectores traten de tergiversar esta posición que tomará el país, remarcó que no nos obliga en ningún sentido a recibir a nadie porque no establece ninguna vinculación específica sobre nuestro sistema legal. Aclaró que no estamos obligados a recibir ningún contingente. Es una mentira que se está haciendo correr un tanto para aprovechar el temor que implica el radicalismo islámico, dijo.

El mayor diplomático paraguayo aclaró que nosotros seguiremos decidiendo quien entra o no al país, eso será decisión del Estado y no como se hace correr que la ONU va a obligar a que tengamos que aceptar. Es una mentira escandalosa que está auspiciada por la extrema derecha que llegaron al Paraguay auspiciada por videos filmados en otros países que, aprovechándose de la falta de conocimiento de nuestra población, tratan de desarrollar conceptos inclusive xenofóbicos y desarrollando conceptos diferentes a lo que percibe nuestro país de manera descarada, según opinó Castiglioni.

Leer mas...