Estas aquí =>

Lula se siente víctima de una mentira en Brasil

El expresidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva se mostró combativo a una semana antes de iniciar un juicio crucial para su futuro político, al denunciar ante un auditorio de intelectuales en Río de Janeiro las mentiras de las que dice ser víctima.

Ya probé mi inocencia, desafío a los jueces a probar mi culpabilidad, lanzó el ícono de la izquierda brasileña en un teatro del coqueto barrio carioca de Leblon, donde fue aclamado al grito de «Olé, olé, olé ola, Lula, Lula».

La noción de golpe de Estado se ha sofisticado. Ya no se necesitan tanques, soldados, es suficiente contar mentiras que los medios reproducen como si se tratara de verdades. Unas mentiras que han anestesiado a la población, dijo tras una larga serie de discursos jalonados de intervenciones musicales y poéticas.

Este antiguo obrero metalúrgico que presidió el país entre 2003 y 2010 y encabeza los sondeos para las elecciones presidenciales de octubre, fue condenado en julio pasado a 9,5 años de prisión por el juez anticorrupción Sergio Moro.

Fue dejado en libertad a la espera del juicio de apelación, que tendrá lugar el 24 de enero en Porto Alegre, capital del Estado de Rio Grande do Sul, tras el cual podrá ser absuelto, detenido o autorizado a hacer campaña y poder volver a ser presidente.

De todas maneras, existe la posibilidad de que se planteen nuevas instancias judiciales. Lula, de 72 años, es acusado de haberse beneficiado de los favores de la constructora OAS, que le habría donado un apartamento tríplex a cambio de la obtención de contratos para la empresa pública petrolera Petrobras.

La policía federal mintió en sus investigaciones, la justicia mintió en sus acusaciones y el juez Moro mintió en su condena, dijo el expresidente mientras alzaba su puño para arengar a sus seguidores.

Cuando era niño conocí el hambre y nunca osé robar ni una manzana. ¿Cómo podría robar un apartamento?, cuestionó.

Lula estaba rodeado de intelectuales como el sociólogo Emir Sader y personalidades del mundo del arte como el humorista Gregorio Duvivier o la célebre cantante de samba Beth Carvalho, muy aplaudida al llegar al teatro en silla de ruedas.

El martes, la senadora Gleisi Hoffmann, presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), fundado por Lula en los años 80, afirmó que será necesario que maten personas para poder llevar a la cárcel al exmandatario.

El PT prevé enviar decenas de autobuses repletos de militantes el 24 de enero a Porto Alegre, y el alcalde de la ciudad reclamó la semana pasada el apoyo del ejército, al temer que se produzca una invasión y desmanes en la ciudad ubicada al sur de Brasil.

Leer mas...

Lula exige la salida de Temer y elecciones en Brasil

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva dijo este sábado que Michel Temer debe dejar su cargo «ya», pero consideró que su sustituto no debe elegirse mediante una elección indirecta del Congreso sino por elecciones generales.

Queremos que Temer salga ya, pero no queremos que un presidente sea electo indirectamente, dijo el líder de la izquierda en un acto del Partido de los Trabajadores (PT) en San Bernardo do Campo, Sao Paulo.

¡Lo que queremos es una elección directa!, proclamó Lula que, según todas las encuestas, era el favorito hace unas semanas para ganar los comicios presidenciales previstos para octubre de 2018, pese a estar acechado por varias investigaciones por corrupción.

Este es el primer pronunciamiento del expresidente (2003-2010) desde la grave crisis política desatada en Brasil a raíz de la difusión de una conversación comprometedora de Temer con un poderoso empresario, que lo grabó secretamente y entregó el audio a la justicia como parte de una declaración premiada.

El mandatario es investigado ahora por el Supremo Tribunal Federal (STF) y la Fiscalía lo acusó de obstrucción a la justicia para impedir el avance de la operación ‘Lava Jato’, que indaga el pago de sobornos en Petrobras.

Lula dijo que el golpe que acabó en 2016 con el mandato de su sucesora Dilma Rousseff, destituida por manipular las cuentas públicas, demostró haber sido una mentira y llevó al país a la crisis actual.

Después de invitar a los suyos a marchar masivamente el domingo en la Avenida Paulista para pedir elecciones directas, Lula dejó entrever por primera vez que quizás no pueda presentarse a la elección porque su candidatura va a depender de muchas cosas.

El exsindicalista, de 71 años, dijo que lo hará solo si la «justicia» y la «salud» se lo permiten.

La Constitución brasileña establece que, en caso de vacío en la Presidencia durante la segunda mitad de un mandato, el Congreso debe elegir un nombre para completarlo. Las elecciones directas sólo podrían celebrarse en caso de que se hiciera una enmienda constitucional.

Leer mas...