Estas aquí =>

Sin bases fuertes sobre crisis en Venezuela, finaliza Cumbre de las Américas

La Cumbre de las Américas terminó en Lima con un consenso unánime para luchar contra la corrupción y solo con un acuerdo parcial sobre Venezuela, alcanzado por fuera de la declaración final, en una crisis que se convirtió en el eje central del deslucido encuentro.

La mitad de los presentes en la capital peruana sí exigieron al gobierno chavista unas elecciones con las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático, sin presos políticos y participación de todos los actores políticos. Los 16 países, conformados por el Grupo de Lima más Bahamas y Estados Unidos, que se sumó por primera vez a una de sus conclusiones, descalificaron una vez más los comicios convocados para el 20 de mayo, que carecerán de legitimidad y credibilidad.

El presidente peruano, Martín Vizcarra, cuya diplomacia buscó sumar nuevos adeptos a la lucha por la democracia en Venezuela, reconoció ante los medios que no es fácil encontrar una solución. Todos sabemos cuál es el problema, pero es difícil encontrar una solución. Sobre todo cuando una sanción puede afectar al pueblo. En Venezuela se están alterando todos los principios democráticos, subrayó el sucesor de Pedro Pablo Kuczynski, uno de los principales impulsores del Grupo de Lima.

Los países que suscribieron el comunicado final fueron Perú, la Argentina, Colombia, Chile, Brasil, Canadá, Costa Rica, Paraguay, Panamá, Honduras, Guatemala, México, Guyana y Santa Lucía, que conforman el Grupo de Lima, más Estados Unidos y Bahamas.

Los firmantes exhortaron a la ONU y a la Organización de los Estados Americanos (OEA) a que coordinen de forma inmediata un programa de asistencia humanitaria para aliviar la situación de sufrimiento y escasez que padece el pueblo de Venezuela.

En total fueron siete puntos, entre los cuales también se insistió en el pleno respeto de las facultades constitucionales en materia económica y financiera de la Asamblea Nacional venezolana, dominada por la oposición. El gobierno de Nicolás Maduro se apoya en la ilegal Asamblea Nacional Constituyente para aprobar sus planes políticos y económicos.

El gobierno bolivariano no asistió a la VIII Cumbre de las Américas, pero Venezuela sí estuvo por todos lados hasta convertirse en el epicentro del cónclave, que terminó ayer. Fue un encuentro continental con sabor agridulce, porque los avances anticorrupción contenidos en la Declaración de Lima fueron mitigados por el peso de las ausencias (Donald Trump, Nicolás Maduro y Raúl Castro) y por el impacto del bombardeo en Siria. Como si el continente sintiera una vez más que los ojos del mundo desviaban su mirada hacia otras partes del planeta.

Nos sentimos muy satisfechos, resumió Vizcarra. Superamos el ámbito declarativo para pasar a la acción, para en el futuro rendir cuentas a los ciudadanos, añadió, luego de refrendar la tolerancia cero contra la corrupción.

Una plena unanimidad que no se alcanzó, como era de esperar, respecto al principal problema que hoy sufre el continente. La voz cantante la llevó el presidente de Colombia, el país que más está sufriendo la fuga de los venezolanos. Seremos implacables con el régimen represor, afirmó Juan Manuel Santos. Es un régimen que quiere perpetuarse con unas elecciones que debemos desconocer todos los aquí presentes, elecciones diseñadas para maquillar a un dictador, añadió.

Fueron palabras muy duras respaldadas por otros presidentes, como el chileno Sebastián Piñera, que resumió el sentir de este grupo de países: Venezuela es un problema de todos, allí no hay democracia ni respeto a los derechos humanos.

Es completamente inaceptable, añadió el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

El vicepresidente norteamericano, Mike Pence, fue el encargado de cerrar las intervenciones de la sesión plenaria con un alegato para justificar el bombardeo en Siria y con una declaración de culpabilidad contra Maduro, responsable del sufrimiento del pueblo venezolano. Trump cree que es hora de hacer más. Agradezco a todos los países por repudiar lo que sucede en Venezuela. Estados Unidos no se quedará mirando cómo Venezuela se derrumba, sentenció el enviado de Washington.

Las reacciones desde Caracas llegaron al instante. Pretendieron excluirme de la cumbre y lo que hicieron fue fracasar. Me siento un presidente del pueblo, curtido en tantas batallas libradas junto a ustedes, dijo Maduro ante simpatizantes con relación a la Cumbre que finalizó.

Leer mas...

Vizcarra dará inicio a la Cumbre de las Américas en Lima

Con una ceremonia que se llevará a cabo a las 6:00pm en el Gran Teatro Nacional de Lima, el presidente peruano Martín Vizcarra, inaugurará de forma oficial la VIII Cumbre de las Américas. Un encuentro que tendrá grandes ausentes como el presidente de Estados Unidos Donald Trump, así como los presidentes de Cuba, Raúl Castro y Nicaragua, Daniel Ortega, completando la lista Horacio Cartes de Paraguay, Lenín Moreno de Ecuador y los líderes de El Salvador y Guatemala.

La agenda de la cumbre marca un encuentro sobre las 8:00pm de Perú donde los líderes se reunirán en el Palacio de Gobierno para la cena del evento en la que comenzarán a discutir las temáticas más importantes del continente.

La cumbre tiene como temas principales la gobernabilidad y la lucha contra la corrupción, pero se espera que se discuta también la crisis de Venezuela y las relaciones comerciales.

Aunque en los días previos se han hecho sesiones con empresarios y uso de la tecnología para mejorar la eficiencia de los países, la sesión plenaria de la Cumbre se desarrollará este sábado. Iniciará con la presentación de un informe denominado “Perspectivas Económicas de América Latina 2018: repensando las instituciones para el desarrollo”.

Paralelo a ese evento habrá foros de la sociedad civil, de jóvenes y de empresarios. Estos van a desarrollar propuestas para presentar a las delegaciones de mandatarios para fortalecer la integración en el continente.

Leer mas...

Abril 2018, elecciones en Cuba

El Parlamento cubano decidió hoy convocar a elecciones generales en abril de 2018, para decidir sobre la primera magistratura, actualmente presidida por Raúl Castro, hermano del difunto Fidel.

La primera etapa del proceso electoral, los comicios municipales fijados para octubre, ya había sido pospuesta un mes por causa del huracán Irma, que había devastado el país, con perjuicios millonarios, afectando como siempre suele ser en estos casos, a los segmentos más vulnerables de la población.

De acuerdo a la Constitución cubana, una legislatura solo puede extenderse “por acuerdo de la propia Asamblea en caso de guerra o en virtud de otras circunstancias excepcionales que impidan la celebración normal de las elecciones y mientras subsistan tales circunstancias”.

Por decisión del máximo órgano colegiado, la vigencia de las actuales asambleas provinciales del Poder Popular también se extiende, en este caso hasta el 25 de marzo.

La próxima legislatura será la primera ocasión en seis décadas que la presidencia de Cuba no estará ocupada por un mandatario apellidado Castro, tras más de 40 años de Gobierno de Fidel Castro, sucedido en 2006 y hasta la fecha por su hermano menor, Raúl, de 86 años.

La ley electoral cubana establece que el presidente, junto con el vicepresidente y los restantes miembros del Consejo de Estado, se eligen a partir de una propuesta elaborada por una Comisión de Candidaturas integrada por diputados electos en los comicios generales, que es sometida a votación en el Parlamento.

De entre los delegados elegidos en ese primer proceso saldrá parte de los candidatos a diputados de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) en las elecciones generales, aún sin fecha, y el nuevo Parlamento que resulte electo ratificará el 19 de abril al nuevo presidente de Cuba. Aunque se prevé que el relevo de Raúl Castro sea el actual primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel.

Leer mas...

Cuba defiende su sistema electoral ante los comicios que marcan el relevo de Castro

La Habana, 10 jul (EFE).- Las autoridades electorales de Cuba, donde solo es legal el gobernante Partido Comunista, defendieron hoy la «democracia total» de su sistema de candidaturas, a tres meses de que se inicien los comicios que culminarán, en febrero del 2018, con la salida del poder del presidente Raúl Castro.

«Hay un gran desconocimiento del sistema electoral cubano (…). Puedo asegurar que nuestro sistema tiene más fortalezas y tiene funciones, principios como ningún otro, con mucha más validez, que logran que se desarrolle una democracia total», sostuvo en una rueda de prensa la presidenta de la Comisión Electoral Nacional, Alina Balseiro.

El Consejo de Estado de Cuba convocó el pasado 14 de junio las elecciones, un proceso que se abrirá el 22 de octubre con la primera vuelta para elegir a los delegados a las asambleas municipales (concejales) por un periodo de dos años y medio y a las que seguirán las provinciales y generales, aún sin fecha.

La funcionaria desgranó ante la prensa extranjera los detalles del sistema electoral cubano. Subrayó su apego a la legalidad y recalcó que «con ser cubano y cumplir los requisitos» establecidos en la Ley electoral, cualquiera puede ser candidato. Sin embargo, varias plataformas opositoras que quieren postular a candidatos independientes que no militan en el PCC ni en organizaciones sociales oficialistas han denunciado que esas personas sufren acoso, sobre todo mediante la imputación de supuestos delitos sin fundamento que les incapacitan para poder presentarse a las elecciones.

Respecto a esos candidatos independientes, Balseiro aseguró que «todo el que cumple los requisitos que establece la Ley puede ser candidato. Para mí todos son cubanos y electores, no conozco ni distingo de minorías. Yo conozco de cubanos y de los requisitos que establece la ley. Para mí es suficiente eso para que (un candidato) pueda ser nominado y en su día pueda ser delegado y electo», arguyó.

Entre las particularidades del sistema electoral de la isla figuran la ausencia de campañas y la prohibición de realizar «promesas electorales». Sólo se difunden la fotografía y biografía de los candidatos, en la que se resalta «la vida y mérito» de las personas.

A pesar del elevado número de cubanos que residen en otros países no existe el voto desde el extranjero, que solo se aplica en referendos. Tras la celebración de las municipales en octubre, serán elegidos en una fecha aún no anunciada los delegados a las asambleas provinciales para un mandato de cinco años y los diputados a la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral), integrada actualmente por 612 diputados que representan a los 168 municipios del país.

Será entonces cuando los diputados electos designen al nuevo presidente cubano, toda vez que Raúl Castro ha asegurado que dejará el cargo en febrero del 2018, tras una década al frente de la isla, desde que en 2006 su hermano, Fidel Castro, delegó en él el poder por una grave enfermedad intestinal.

Al explicar el sistema electoral, la presidenta de la Comisión Electoral también insistió en el proceso de base según el cual los ciudadanos se reúnen en asambleas por circunscripciones locales y eligen, a mano alzada, a los candidatos a delegados municipales.

«¿En qué país del mundo, más allá de un partido electoral, un pueblo en asambleas de vecinos puede proponer a un candidato?», cuestionó Balseiro.

Esas asambleas se celebran bajo el control de las llamadas «comisiones de circunscripción», integradas por ciudadanos designados por las comisiones electorales oficiales: «Es el pueblo investido en autoridad electoral», aseveró la funcionaria. Para estos comicios se han identificado 12.515 circunscripciones, y el total de ciudadanos que conformará las «comisiones de circunscripción» se eleva a 61.575 personas que recibirán una capacitación especializada durante los próximos dos meses. En estos comicios generales serán elegidos 12.515 delegados del Poder Popular entre los candidatos que serán nominados entre el 4 y el 30 de septiembre próximo.

Se trata de los primeros comicios que se celebran en Cuba tras la muerte del ex-presidente Fidel Castro, fallecido el pasado 25 de noviembre tras una década alejado del poder por problemas de salud.

Son también las primeras elecciones generales en la isla desde que en diciembre del 2014 se anunció la reanudación de las relaciones bilaterales con Estados Unidos, bajo la administración del presidente Barack Obama.

Leer mas...